Ya he comentado alguna vez que para mí el dividendo es algo muy importante a la hora de invertir. Me fijo mucho en él, en la capacidad que podrá tener la empresa para poder mantener dicho dividendo en el futuro y en si podrá aumentarlo.

Mucha gente piensa que si una empresa tiene proyectos atractivos en los que invertir es mejor que no reparta nada y que utilice la caja que tiene para invertir en dichos proyectos. En parte le daría la razón. Estos proyectos justifican que no se repartan dividendos ya que la rentabilidad esperada será mayor y dará más a los accionistas que lo que puedan conseguir a través del dividendo. Pero como en todo, para gustos los colores. Yo prefiero que haya un equilibrio en la política de dividendos y que no varíe mucho de año a año. Prefiero que se reparta parte de la caja generada por el empresa y que otra parte se destine a proyectos atractivos. Por dar unas cifras y por poner un ejemplo genérico, repartir el 50% de la caja generada y utilizar el otro 50% para proyectos en los que invertir, podría ser una buena estrategia.

De todas formas, el dividendo no es lo único en lo que creo que debamos fijarnos a la hora de invertir. Además, también creo que en ocasiones y en determinadas empresas es mejor que no se paguen dividendos. Es decir, que aunque en general prefiero empresas con unas buenas cuentas y que repartan un dividendo del 3, 4 ó 5% (si es más, mejor) tampoco diría que no invertiría en empresas que no pagan dividendos. Otra política buena que creo que pueden utilizar las empresas para retribuir al accionista son las “recompras de acciones”. Además, es que invertir en este tipo de empresas (las que no reparten dividendos) deben tener un atractivo mayor en cuanto a la subida esperada de la cotización de la acción.

En definitiva, es normal que existan muchas cosas en las que fijarse y muchas combinaciones posibles a la hora de invertir. Por tanto, creo que nunca debemos tener normas estancas o mejor dicho poco flexibles a la hora de invertir.

Ahora en lo que me quería centrar son en las empresas tecnológicas, sobre todo en empresas tipo Google, Apple o Cisco. Este tipo de compañías no reparten dividendos y veo bien que no lo hagan. Deben estar “a la última” en tecnología, se mueven en un mercado muy complicado y muy volátil como es el tecnológico en el que si te despistas en un año (o menos) puedes perder mucha cuota de mercado y mucha generación de caja.

Las tres empresas que he puesto (Apple, Google y Cisco) tienen una posición de tesorería espectacular. Podrían plantearse dar cierta parte de esta caja a los accionistas pero no lo hacen.

  • Apple tiene una tesorería de 34.000 millones de euros
  • Cisco tiene una tesorería de 35.000 millones de euros
  • Google tiene una tesorería de 22.000 millones de euros

Si estas empresas reparten una parte importante de la tesorería que tienen, podrían quedarse en muy poco tiempo “indefensas” y no tendrían caja para hacer frente a una mala racha.

Un ejemplo muy claro de la difícil situación en la que se puede encontrar una tecnológica es con por ejemplo la aparición de una nueva tecnología o un nuevo producto como ha sido el anunciado por Google y su nuevo GPS (gratuito). Las acciones de compañías como Tom Tom o Garmin han sufrido un fuerte revés en el día del anuncio ya que las previsiones de ventas (y por tanto la generación de caja) para estas empresas de un día para otro han caído espectacularmente. Este tipo de consecuencias en empresas como Coca Cola es muy difícil que se produzcan, sobre todo en un espacio de tiempo tan reducido. Le podrá salir un competidor o un nuevo producto en la competencia que pueda hacerle perder cuota de mercado, pero de un día para otro, las ventas de Coca Cola no caerán espectacularmente. Con el tiempo podrán caer, pero en este tipo de empresas (Coca Cola, empresas eléctricas, etc) este proceso de caída de ventas es mucho menor que el que se puede producir en empresas tecnológicas.

Como conclusión diría que una buena política de dividendos es fundamental para todas las compañías. Pero una buena política de dividendos no quiere decir que se tenga que repartir dividendos ni lo contrario.

En ocasiones repartir dividendos hace ver a los inversores que dicha compañía no tiene proyectos interesantes en los que invertir y que por tanto reparte parte de la caja que tienen en vez de invertirla en proyectos atractivos. No lo veo al 100% así pero tampoco veo que si una empresa no reparte dividendos es porque vaya a invertir en proyectos muy buenos. Además, es que si utiliza toda la caja para invertir en proyectos, los cuales deben responder en el futuro a las expectativas, creo que podría estar asumiendo un riesgo demasiado elevado el cual podría ser un arma de doble filo. Creo que en la mayor parte de los casos, esta estrategia podrá perjudicarle más que beneficiarle.

Por lo tanto, pienso que no debemos ver mal que una empresa pague o no pague dividendos a sus accionistas si un análisis profundo de la situación. Todo “depende” (como en la canción). Cada compañía es un mundo y cada estrategia y política de dividendos podrá ser buena o mala dependiendo del momento, la situación de la compañía, la situación del sector y la situación del mercado.

  1. Coincido en gran parte de las apreciaciones del post. Yo también soy un fan de los divis, me gusta saber que si tengo que ver como la cotización cae, al menos algo me volverá al bolsillo. Otra cosa es en qué emplearlo. Quizá los divis de una compañía no me resulte hoy interesante meterlos en ella misma, o sea preferible ponerlos en otra. O hacer bolsillo.

    En lo que no estoy tan de acuerdo es en que compañias con tanta caja como las que menciona el autor no puedan (deban incluso) repartir algo, aunque fuese poco. Entiendo que sin dinero baja el I+D, y que éste es el alma mater de dichas empresas, pero entonces, ¿no sería mejor hacerle caso al abuelete y no invertir jamás en ellas? Conste que son empresas estupendas, pero… Corren el peligro de convertirse en lo que son la mayoría de automovilísticas cuando maduren: un gran pozo sin fondo.

    Más que una crítica, es una duda que tengo. 🙂

    Salud.

  2. Midnight, es cierto que podrían repartir algo, pero creo si reparten deberían repartir poco (como comentas). Por eso pongo “si reparten una parte IMPORTANTE de la tesorería que tienen, podrían quedarse en muy poco tiempo “indefensas” y no tendrían caja para hacer frente a una mala racha.”
    Por poner cifras podrían repartir un 20% o hasta un máximo de un 30% de la caja que generan en vez de repartir un 60% ó un 70% de la caja como lo hacen otras empresas más “tradicionales”.
    Es decir, que veo “lógico” que no repartan dividendos pero si reparten un 20% aprox. tampoco sería “terrible” 🙂

  3. stay hungry, stay foolish….

    “Si estas empresas reparten una parte importante de la tesorería que tienen, podrían quedarse en muy poco tiempo “indefensas” y no tendrían caja para hacer frente a una mala racha”

    vaya ejemplos de empresas levantadas al amparo de la gran inversión y sustentadas (ahora) en sus grandes colchones !

    ¿o era de ideas geniales de lo que se trataba?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

Uber prepara su salida a Bolsa perdiendo más dinero que nunca

Las pérdidas de UBER siguen aumentando perdiendo en el tercer trimestre cerca de -$939 millones versus los -$680 millones que perdió en el segundo trimestre de 2018.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.