Pues espero que si, la verdad es que si hacemos el sí­mil con un modelo de negocio empresarial, salvo por las fuertes barreras de entrada, la polí­tica serí­a un sector en el que serí­a perfectamente posible que un nuevo entrante, con un modelo de negocio diferente se convirtiese en el lí­der del sector y se llevase una importante cuota de mercado. Falta de transparencia, autocomplacencia, no saber lo que quieren sus clientes (ciudadanes) ni cuales son sus necesidades, ni importarles, engañarlos, mentirles. Vaya que tenemos una especie de monopolio de 4 o 5 partidos polí­ticos dónde lo único que se pretende es mantener su status.

El último y patético ejemplo lo tenemos en Cataluña. En plena discusión parlamentaria sobre el hundimiento del Carmel, el presidente de la Generalitat acusa al principal partido de la oposición de corrupción generalizada, este lo chantajea con no participar en la elaboración del Estatut y el señor Maragall acto seguido se retracta. Mientras los vecinos del Carmel afectados por el hundimiento aún están esperando que alguien les explique porque se hundieron sus casas. Si queréi­s más información os recomiendo la lectura de este interesante post ” “CATETALUNYA” O UN LAMENTABLE ESPERPENTO ” del blog Voto en Blanco.

Pido a gritos uno o dos nuevos entrantes…. vaya una especie de Linux , Google, o un Dell, pero en clave polí­tica. Sólo deberá procurar aportar valor para sus clientes, cuidar las necesidades de los ciudadanos antes que las suyas, ser TRANSPARENTE y sobretodo que envie a nuestros actuales partidos donde se merecen…. a la quiebra…polí­tica. El sistema de partidos que tenemos hoy en dí­a es un modelo obsoleto que no satisface las necesidades de sus ciudadanos, lo que deja un claro espacio para un cambio.

  1. Totalmente de acuerdo.

    Pero creo que hay una brecha difícil de salvar, y es el descreimiento político de la sociedad. Cifras de abstención tan elevadas como las vividas en el último referendum, o incluso la “creencia” de los que iban a votar (esa señora diciendo “¿entonces esto es todo para Zapatero o para mi partido?”) hacen difícil que la solución sea un “nuevo entrante”. Por no hablar de las barreras de entrada que no son en absoluto despreciables (medios de comunicación, fundamentalmente).

    Yo creo que lo que fracasa no son los “players”, sino el propio sistema de “democracia de partidos”. Pero claro, cambiar eso sí que requiere un esfuerzo titánico que a ver quién es el guapo que lo emprende… desde luego, los principales “afectados”, menos que nadie.

  2. Comprarto las relfexiones del Consultor Anónimo. Cuando me refiero a un nuevo entrante pensaba a alguien no sujeto al esquema de partidos. En cuanto a las barreras de entrada reconozco que son enormes y la labor titánica, pero también lo eran para DELL o otras múltiples empresas que han dinamitado la inercia de su sector. Vaya, que intento no perder la esperanza…..

  3. ¿Qué ocurre si la demanda desaparece o se hace residual?
    La política no es un mercado porque unas elecciones con el 60% de abstención dan una asignación de recursos idéntica a otra de 90% de participación.

    Otra cosa podría plantearse si el mercado lo vemos como el de toma de decisiones sobre lo público. En este caso ya podríamos hablar de un mercado, el mercado de los lobbyes. Un mercado en expansión (¿intervenido?) y cuya “seguridad” ha quedado demostrada con el souflé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

¿Qué países europeos son los más arrogantes?

Interesante encuesta elaborada por el Pew Research Center survey  entre 56 mil personas…

Solución al conflicto en Cataluña. El Referéndum del referéndum

Tenemos una horquilla en las encuestas de entre el 41,7% y el 47% de los españoles a favor de que Cataluña celebre un referéndum de independencia.

Y el perdedor de las elecciones andaluzas es… Tezanos y su CIS

Tezanos daba una cómoda victoria a Susana Díaz con 47 escaños, repitiendo el resultado de 2015,  la realidad la ha dejado con 33 escaños. Trece escaños menos, una diferencia nunca vista.