Es algo ya sabido que las recomendaciones que realizan los analistas profesionales muestran cierta parcialidad hacia no hacer recomendaciones negativas sobre las compañías. Los datos son claros, a finales del mes de octubre no había ninguna compañía del S&P 500 donde la recomendación media de los analistas fuera la de vender. En los últimos 10 años, sólo el 0,3% de las compañías han recibido en algún mes en concreto una recomendación media de Vender.

Teniendo este sesgo hacía no dar recomendaciones negativas claro, las otras dos clasificaciones posibles que puede dar un analista a parte de la de vender que son la de mantenerse Neutral en un valor o por el contrario Sobreponderar recomendando su compra tampoco son de gran utilidad.

De hecho en los últimos años, las empresas que han recibido una recomendación media de Neutral o Mantener han tenido un comportamiento bursátil mejor que las que recibieron una recomendación media de Sobreponderar o Comprar. De hecho estas últimas han tenido un comportamiento inferior en un 13,3% a la evolución del S&P500.

Sin embargo si hay un factor que nos puede dar un pista. Aunque la recomendación media que recibe una acción por parte de los analistas pueda ser incluso contraproducente fijarse en ella, aislando sólo en número de recomendaciones de venta de la media si parece que da una información valiosa para los inversores.

Aquellas acciones que reciben un menor porcentaje de recomendaciones de venta o de infraponderar durante 10 años (su porcentaje de recomendaciones de venta era inferior al 4% de las recomendaciones emitidas), han tenido un rendimiento 15,9% superior al del S&P500 mientras aquellas que han recibido un porcentaje más alto de recomendaciones de venta (de media el 14% de sus recomendaciones recibidas eran vender o infraponderar) han obtenido una rentabilidad un 25,7% inferior al rendimiento del S&P500.

Es decir si os queréis fijaros en las recomendaciones de los analistas fijaros sólo en el  peso que tienen las recomendaciones de venta o infraponderar en lugar de en las recomendaciones de compra.

Vía Factset

  1. Este artículo está muy bien pero no se puede extrapolar siempre como norma general, hay clamorosa excepciones. Como excepción citar el sector retail de Estados Unidos. Lo daban por muerto todos los brókers y agencias de inversión hace apenas unos meses atrás y están resurgiendo como un Ave Fénix (p.ej: Abercrombie & Fitch etc…)

  2. Me parece que en este caso el timing también es algo fundamental, en la segunda gráfica si en vez de 10 años coges los dos últimos años el resultado es justo el contrario.
    Vamos que muy interesante pero completamente inservible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…