El perfil de los representantes sindicales y empresariales sufrirá, de forma forzosa, un sustancial cambio durante los próximo años debido a la necesidad de tener en cuenta a gente de cierto tipo en el diálogo social. La pura transformación del mercado laboral hará que el futuro de las relaciones entre patronal y sindicatos se realice con nuevos protagonistas que entrarán en el juego.

Los nuevos perfiles, que darán el salto a corto plazo al mundo de las relaciones laborales, son:

Los mayores de 60 años:

La posibilidad de que las personas más senior se conviertan en un nuevo agente social clave en las relaciones laborales toma fuerza debido al retraso de la edad de jubilación a los 67 años. El futuro de las relaciones sociola-laborales tendrá que tener en cuenta, por tanto, la situación de muchos de ellos en algunas empresas.

Muchas de las empresas que acojan a este tipo de trabajadores tendrán que contar y basar su puestos de trabajo en actividades no ligadas al esfuerzo físico, contando con ellos para laborales altamente interesantes como el traspaso de los valores corporativos a las nuevas oleadas de trabajadores, o su experiencia.

Los autónomos:

Los expertos pronostican que en España cada vez será más complicado que los trabajadores se queden fijos en un mismo puesto más de cinco años. Asistiremos, durante los próximos años, a nuevos modelos profesionales en donde la colaboración freelance, para varios proyectos en distintas empresas, se conviertan en algo habitual. Su lucha tendrá que estar representada, por tanto, con agentes sociales que defiendan esos nuevos modelos de contratación, tributación, etc.

La mujer:

Caminamos hacia un mercado laboral abierto, tecnológicamente muy potente y en donde los prejuicios laborales hacia las mujeres deberían ser inexistentes. Las previsiones, basadas en el mercado estadounidense, apuntan a que las tasas de empleo femenino a nivel mundial podrían, saliendo de estas crisis y por primera vez en la historia, superar las tasas del masculino. Un altavoz social potente que, sin caer en feminismos perjudiciales para todo el sistema laboral, sepa defender los intereses de las mujeres será parte del futuro de las relaciones laborales también, conciliar la vida personal y familiar será uno de éstos intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?

Factores en contra de la competitividad de la economía española en 2018

-Gestión del talento: La primera y principal razón de la pérdida de…