Finalmente, el Protocolo de Kyoto, suscrito a comienzos de los años 90, se pondrá en marcha en febrero de 2005. La adhesión a última hora de Rusia, considerado uno de los paí­ses industrializados que más contaminan el medio ambiente en el mundo (17,4% de las emisiones totales), fue comunicada a la Organización de Naciones Unidas en Nairobi, lo que ha permitido salvar el protocolo después de la espantada ya conocida de los EEUU.

Day after Tomorrow, a parte , creo que este párrafo que encontramos en U.N. sobre el calentamiento global debería ser suficiente como para concienciarnos sobre la importancia del paso dado…

The average temperature of the earth’s surface has risen by 0.6 degrees C since the late 1800s. It is expected to increase by another 1.4 to 5.8 degrees C by the year 2100 — a rapid and profound change. Even if the minimum predicted increase takes place, it will be larger than any century-long trend in the last 10,000 years.

The principal reason for the mounting thermometer is a century and a half of industrialization: the burning of ever-greater quantities of oil, gasoline, and coal, the cutting of forests, and certain farming methods.

El convenio sobre cambio climático firmado en 2002 por la Unión Europea, tiene como objetivo que los paí­ses industrializados reduzcan sus emisiones un ocho por ciento por debajo del volumen de 1990, meta para la que el Ejecutivo comunitario ha diseñado un plan de reducción gradual., y que a todas luces a día de hoy parece de difícil cumplimiento en nuestro paí­s.

Con la adhesión de Moscú, que emite el 17.4 por ciento de dichos gases, queda superado el mí­nimo, pues los 126 Estados que lo han aprobado suman 44.2 por ciento de la emisión mundial.

Sobre el protocolo de Kyoto hay diversas opiniones…. algunas como la de Xavier Sala que nos indica en su artí­culo “Mandamientos de la Ley de Dios” que debido a la relación coste/beneficio en la aplicación del protocolo, este parece no tener mucho sentido.

“si no hacemos nada la temperatura media en la tierra subirá en 2,53 grados en el año 2100, y que si aplicamos Kyoto, el aumento de temperaturas será de 2,49 grados: una ganancia ridí­cula si la comparamos con los enormes costes económicos que comportará la reducción de emisiones prevista por el tratado. Esas ganancias son todaví­a menores si en lugar de aplicarse a nivel mundial, sólo lo hacemos los europeos (según las directrices de la UE) y éstas sólo afectan a una pequeña parte de las industrias emisoras ,básicamente la industria de la electricidad. “

No sé si, la reducción de emisiones es claramente insuficiente, pero si que me parece una iniciativa loable, que ha puesto en línea a una gran cantidad de paí­ses ( tarea que no es sencilla) y que espero sea el primer paso, para tomar medidas más valientes y decididas, ante un problema que afecta al bienestar de todos y cuyo coste deberí­a ser asumido por los paí­ses más ricos. Un primer paso para empezar a mimar la salud de nuestro planeta.

Pd: Hemos recibido un comentario de Miguel A.Rodríquez del Blog Upfront, que nos hace referencia a un post suyo titulado ” Gestionar la huella ecológica”, del que recomendamos su lectura a todos los que os interese conocer una buena reflexión sobre el tema.

  1. No puedo suscribir tampoco la postura de X. Sala, por cuanto esa cifra de temperatura a tan largo plazo puede tener importantes desviaciones ( ya sabemos lo que son las proyecciones -eso, sólo proyecciones – ) y sólo ya por ello pienso que merece la pena intentarlo. Además, habría que ahondar en los costes de tener esos grados más de temperatura, y desde luego, el reparto de esos costes y beneficios: perjudicar a algo que es de todos para menores cargas de algunos que externalizan sus ineficiencias ecológicas. Permitidme que haga referencia a un post propio de hace algunas semanas en el que abordaba el tema de los derechos de emisión y su uso y transferencia: http://marodriguez.blogspot.com/ en el post “Gestionar la huella ecológica”.

  2. la conciencia de cuidar nuestro planeta tiene que ir de la mano de las innovaciones, de hecho excluír la conservación del medio ambiente de el ámbito del desarrollo es una contradicción que sin embargo se da en la realidad. En cuanto a la postura de Xavier sala que no es el único que difiere, me atrevo a decir que no está en contra de las políticas ecológicas sino que no está de acuerdo con las medidas. por otro lado agrago que la firma de un tratado desafortunadamente no es ninguna garantía de que se cumpla, de hecho la mayoría de buenas intenciones se quedan sobre el papel, hace poco en un programa de la tv de catalunya se demostró que tal vez el único país europeo que ha cumplido con las expectativas aún superándolas es Alemania. España en cambio, las incumple. En cuanto a los Estados Unidos, han dicho que no lo firman porque no están dispuestos a cumplirlo y para mí es preferible eso que firmarlo y después no hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

¿Qué países europeos son los más arrogantes?

Interesante encuesta elaborada por el Pew Research Center survey  entre 56 mil personas…

Solución al conflicto en Cataluña. El Referéndum del referéndum

Tenemos una horquilla en las encuestas de entre el 41,7% y el 47% de los españoles a favor de que Cataluña celebre un referéndum de independencia.

Y el perdedor de las elecciones andaluzas es… Tezanos y su CIS

Tezanos daba una cómoda victoria a Susana Díaz con 47 escaños, repitiendo el resultado de 2015,  la realidad la ha dejado con 33 escaños. Trece escaños menos, una diferencia nunca vista.