Todos pendientes del recuentos en Ohio de los denominados Provisional Ballots ( o voletas provisionales), ¿Pero que son los Provisional Ballots que tanto pueden dar que hablar en los próximos días?

Estas voletas provisionales, se entregan a aquellos electores que se han presentado en el colegio electoral adecuado pero sin embargo no estaban incluidos en el listado electoral, bien porqué se hubiesen mudado o bien por errores de contabilización. Estos votos son separados del resto en sobres sellados y contados y validados aparte junto con las voletas de abstención. Recordar que en las elecciones del 2000 el 90% de los provisional ballots fueron dados como válidos. Esta vez, con un ejército de abogados tratando de validar cada voto el proceso de podría alargar bastante.

Se están manejando cifras según las cuales los provisional ballots estarían entre los 175.000 y los 250.000, si tenemos en cuenta que Bush lleva una ventaja de unos 137.000 votos, si entre un 11% y un 35% de estos votos provisionales se decantarán por Bush, la victoria sería para él. Juzguen ustedes mismos las probabilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

¿Qué países europeos son los más arrogantes?

Interesante encuesta elaborada por el Pew Research Center survey  entre 56 mil personas…

Solución al conflicto en Cataluña. El Referéndum del referéndum

Tenemos una horquilla en las encuestas de entre el 41,7% y el 47% de los españoles a favor de que Cataluña celebre un referéndum de independencia.

Y el perdedor de las elecciones andaluzas es… Tezanos y su CIS

Tezanos daba una cómoda victoria a Susana Díaz con 47 escaños, repitiendo el resultado de 2015,  la realidad la ha dejado con 33 escaños. Trece escaños menos, una diferencia nunca vista.