Ofrecido por

GurusBlog

¿Qué le está pasando al oro y la plata?

some_text

Siguiendo con lo que ya adelantamos en nuestro anterior artículo “La Bestia se está despertando…”, tratemos de arrojar algo de luz al sorprendente comportamiento del mercado de los metales preciosos. La demanda física de monedas y lingotes de oro y sobre todo plata se está disparando semana a semana.

Y es muy significativo que, por primera vez en la Historia, la cotización de los futuros, ETFs y demás instrumentos de inversión no ligados de forma muy directa con la posesión física de oro y plata, se está negociando con descuento sobre los lingotes y monedas reales. Si eso no es desconfianza en los Mercados de metales y en las políticas de impresión de dinero fiduciario (fiat money), que baje Dios y lo vea. Y lo que es peor, difícilmente se puede revertir el dopaje del quantitative easing que suministra la FED y del BCE, sin llevarse por delante la incipiente recuperación norteamericana y/o hacer estallar la Eurozona en al menos dos pedazos.

Cada vez son más las voces que denuncian este desajuste entre el papel y el metal físico, y cada día se publican más y más artículos corroborando lo que ya nos dijo Eric Sprott cuando tuvo la amabilidad de recibirnos en sus oficinas de Toronto hace unas semanas. Veamos algunos ejemplos:

Hebba Investments: If investor physical demand stays at current levels, we think that the silver market can provide investors with a spectacular opportunity because the supply and demand picture is so bullish for silver. The fact that all U.S. and Canadian silver mine production will go to solely satisfy domestic demand for government issued coins (and supply will still be 25 million ounces short), should make investors turn their heads.

Otros advierten que las inversiones que multiplican la riqueza y que ocurren una sola vez en la vida, suelen producirse precisamente cuando aparece un mayor desinterés por ese activo, al más puro estilo contrarian. Y eso ocurrió con el desplome del precio de dichos metales hace un par de meses. Pero no debemos olvidar que los metales carecen de Valor intrínseco, a diferencia de las acciones de una empresa que tenga un negocio potente y saneado, en el que, cuanto más caiga ese negocio, más irresistible es recomprar más y más acciones. En cambio, en lo que se refiere a los metales preciosos, su valor se ha encontrado en las últimas décadas esencialmente en la especulación de quienes buscan en él un refugio ante la ausencia de valor del dinero electrónico. Sin embargo, las aplicaciones industriales de la plata, o las de joyería del oro con una demanda creciente en el mundo emergente, junto con el desplome de los descubrimientos de nuevos yacimientos, hacen que algunos vean ya un cierto Valor más allá de la mera especulación.

Alec Gimurtu de ResourceInvestor.com: I think the big price action that’s happened in gold over the last six weeks or so is a big revelation. It has revealed the character of the modern gold market, which has developed into a West versus East or paper gold versus real gold market. In the West, there are speculators who invest in the future exchanges primarily. They are more concerned about the short-term direction for gold and the other precious metals. The future exchanges are really nothing more than an opinion poll on the price of gold. It’s not really a place where real metal gets bought and sold but, rather, the futures market is a place to trade derivatives. In a real sense, it is fractional reserve investing.

In mid-April, when we had the big smackdown in gold, over 400 tons sold on the Comex. In a matter of an hour or two the amount of metal sold exceeded, by over 100 tons, the amount of gold in the Comex warehouse. The Comex trading on that day had no relation to the physical markets. Conversely, the price drop resulting from that selloff spurred physical demand throughout the world, but particularly in price-sensitive markets in Asia.

One of the things people looked at throughout all of this was the big drawdown in the exchange-traded funds (ETFs) of physical gold. Since the beginning of the year, the remarkable drawdown in the ETFs amounted to around 370 tonnes of gold. Over that same timeframe, I estimate that more than 600 tonnes of gold have been consumed in China alone. And that doesn’t include the huge demand in India or the rest of Asia. It also doesn’t include the surging physical demand for gold in the Western markets or the renewed central bank demand. If you add it all up, I think that price smash in April did nothing but increase global gold demand.

El mismo Eric Sprott insiste por todos los medios en advertir de que estamos a punto de ver cómo la demanda de oro y plata física comenzará a determinar el despegue de sus respectivas cotizaciones, hoy ancladas aún en el mercado de derivados financieros: “…the physical is going to dominate the COMEX price as determined by a bunch of guys trading paper … I would encourage everyone to, one, hold tight, two, if they can, increase their position.”

Sólo el tiempo dirá, pero lo que parece innegable es que, a pesar de la baja inflación existente (que siempre ha sido un factor favorable al incremento del precio del oro y la plata), el abuso del fiat money debería centrar la atención en los metales como valor refugio. Y que su carácter tradicionalmente especulativo se puede ver moderado por el uso industrial y una oferta limitada, sobre todo de la plata, que además está históricamente devaluada respecto al precio actual del oro. De hecho Mr. Sprott confía más aún en el potencial de la plata que en el del oro. Pero ojo, porque hoy (y quién sabe si nunca más),  ya no es lo mismo un ETF que un fondo con entrega física.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR