José Ignacio, un peñón solitario a unos treinta kilómetros de Punta del Este, ha pasado de ser una apacible aldea de 100 habitantes a transformarse, dos semanas cada año, en el punto de encuentro de las grandes fortunas del planeta. Más allá de sus playas desiertas y el encanto de sus caminos de tierra, el verdadero atractivo está en las barreras de entrada: la cantidad restringida de hoteles -apenas una decena en la región- y la limitada oferta inmobiliaria para el alquiler durante la llamada temporada de Reveillon -del 26 de diciembre al 6 de enero-.

Los días entre Navidades y Noche Vieja, desde Cessnas hasta Gulfstreams provenientes de Argentina, Brasil, Paraguay, Venezuela y Estados Unidos llegan a los aeropuertos de Punta del Este y El Jagüel, una pista únicamente para vuelos privados. Sus pasajeros vienen a la República Oriental del Uruguay con tres destinos: Punta del Este y sus rascacielos de lujo, las reclusas fincas de la región de Maldonado o José Ignacio. Es a las puertas de este pueblo, de apenas dos kilómetros de largo y 800 metros de ancho, donde Sotheby´s y Christie´s tienen sus agencias inmobiliarias. Y, a primera línea de playa, las mansiones decoradas ex profeso con vastas colecciones de arte latinoamericano.

El boom de José Ignacio es único en América del Sur. Una casa de dos habitaciones que en 2001 costó 55.000 dólares hoy roza el millón de dólares. Las plazas hoteleras comienzan en los mil dólares la noche y los alquileres llegan a los 6.000 dólares por día. Lejos del mundanal ruido de Punta del Este, ministros y banqueros, jugadores de futbol y ganadores del Oscar se codean con la tranquilidad de ser parte de esa élite que puede acceder al pueblo.

Chef Fernando Trocca

Entre los personajes que hacen que José Ignacio sea José Ignacio está el chef argentino Fernando Trocca. Estrella de la televisión latinoamericana hace más de quince años, es también autor de dos libros (Trocca Cocinero y Santa Teresita, que editorial Planeta lanza este 1 de noviembre). Abrió hace cinco años Santa Teresita, una cantina sobre un camino de tierra a tres calles del mar. Esta antigua despensa de buñuelos de algas, fundada en 1973, se ha convertido en un comedor comunal en el que los ricos y famosos se sirven de la barra y comparten mesa.

Para los que visiten en los meses del verano sudamericano, Trocca recomienda Santa Teresita en los horarios de desayuno y almuerzo. También propone comer en la playa en La Susana y sushi en la barra de La Huella, el mítico restaurante de Martín Pittaluga. Sobre la playa del pueblo, el parador La Huella fue el mejor restaurante de Uurguay en 2017. (Se recomienda ir con reserva para evitar las dos horas de cola que se registran en temporada alta).

Restaurante Santa Teresita en José Ignacio (Uruguay)

A la hora de la cena, Trocca propone también La Huella (sobre todo, pescados regionales a la brasa) como Marismo, un restaurante al aire libre en el bosque de Arenas de José Ignacio. “Y el Cuatro Mares en Punta del Este”, dice. “Es un restaurante mucho más informal pero de muy buena cocina.” Para la tarde sugiere la panadería La Linda, en la Barra de Maldonado, donde se puede tomar el té. Trocca también recomienda pasar un día completo de playa en el Parador La Caracola – “con reserva, únicamente”, aclara. Y el hotel Fasano, “una experiencia única para ir a ver el atardecer.”

Hotel Fasano las Piedras

Fasano Las Piedras, el hotel más exclusivo de Uruguay, viene con playa privada y helipuerto. Con paquetes de estadía mínima de siete días alrededor de los 1.500 dólares la noche, está completo esta navidad. Fasano es propiedad del grupo JHSF, el holding inmobiliario número uno de Brasil. Además de la cadena hotelera y restaurantes premium en San Pablo y Rio de Janeiro, JHSF es propietario de Cidade Jardim, el centro comercial paulista de marcas de lujo.

Este verano sudamericano, Fasano y JHSP estrenan su Summer Mall, un mini centro comercial con seis marcas de lujo (entre las que están Audemars Piguet, Cartier y CH Carolina Herrera). Evidentemente, ha llegado la hora de rentabilizar el tráfico de alto lujo hasta en los rincones más escondidos del continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Populismo, mentiras y banca

El resultado obvio del nuevo real decreto ley, por mucho de que nos digan lo contrario, será que ahora no seremos conscientes de estar pagando el impuesto del AJD aunque lo pagaremos con un encarecimiento de las hipotecas pasando el AJD a engrosar las filas de tasas e impuestos invisibles para el ciudadano