pitch idea

En 150 milisegundos un posible comprador ya te habrá clasificado en uno de los siete posibles estereotipos de persona, de los cuales sólo tres de ellos te permitirán venderle a este comprador tu idea brillante.

pitch idea

El estudio ha sido realizado por Kimberly Elsbach “How To Pitch a Brillant Idea” , observando el comportamiento de los gerentes en la industria del cine o en el sector del venture capital. En estos entornos, sólo entre 1-3% de las ideas superan el discurso inicial de presentación.

Estos son los 7 estereotipos en los que solemos clasificar a una persona que no conocemos cuando nos esta presentando por primera vez una idea de inversión.

  • Showrunner (Productor Ejecutivo): Se aproxima con un track record de éxito, ofrece la idea interactuando con el comprador de forma que este se compromete con ella.
  • Artista: Muestra una gran pasión por la idea, pero su presentación no es tan pulida como la del Productor Ejecutivo, tiende a ser tímido y socialmente torpe en el sentido que está viviendo en su mundo interior.
  • Neófito: Es lo apuesto al director ejecutivo, sabe que necesita ayuda y apoyo, y se presenta cómo un alumno ávido de aprender (pero nunca pareciendo desesperado).
  • Pushover (Chupado): Parece más bien estar soltando una idea que explicando una idea propia que quiere gestionar.
  • Robot: La presentación se ciñe a un guión preestablecido que parece que haya sido memorizado de una guía de “como hacer”
  • Vendedor de Coches de segunda mano: Discurso argumentativo y un poco aborrecible (clásico en el mundo de la consultoría o de los departamentos de ventas de las grandes corporaciones). Falla al tratar al comprador de la idea como a un socio, y convierte la venta en un proceso colaborativo. Arrogante.
  • Caso de Caridad: Necesitado. Tan pronto como tiene la sensación que la idea ha sido rechazada empieza pidiendo al “comprador” que sólo necesita una pequeña venta. En realidad no está vendiendo una idea sino buscando un autoempleo.

Los únicos esterotipos que tienen una oportunidad que el “comprador” se interese por la idea, son los tres primeros. Si no consigues la presentación visual y audible que permitan que un potencial comprador te clasifique en alguno de estos tres estereotipos no conseguiras que te compre la idea.

Vía Conor Neill

Más información en http://twitter.com/gurusblog
También puedes unirte a nuestra red social en Facebook y a nuestra red profesional en Linkedin

  1. Hubiese estado bien que se hubiesen explayado un poco más en las definiciones y que hubiesen ampliado el número de casos, o incluso hubiesen hecho combinaciones ya que me vienen a la cabeza artistas necesitados de caridad o neófitos llevados al extremo que consiguen cualquier cosa menos convencer a nadie, pero son muy buenas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda