GurusBlog

Lección para explicar a un niño qué son los privilegios

Yo personalmente no creo en las sociedades en las que se pretende que todos seamos iguales. Pero si me gustaría poder aspirar a vivir en una sociedad en donde todos tuviéramos o partiéramos de una verdadera igualdad de oportunidades algo de lo que aún estamos muy lejos de poder alcanzar. De por medio tenemos los privilegios con los que algunos nacemos y nada mejor para entender que son los privilegios que intentar reproducir cómo un profesor podría explicar con un simple ejercicio a sus alumnos e que son los privilegios y que consecuencias tienen. Vámonos a esa imaginaria aula.

El profesor les da a cada uno de los alumnos un  papel en blanco y les pide que lo conviertan en una bola.

.
privilegios1-compressor

 

Una vez todos los alumnos han convertido su hoja de papel en una bola el profesor pone la papelera en el centro de la pizarra.
privilegios2-compressor
A continuación les explica el juego: El juego es muy sencillo, esta clase representa la población de vuestro país y todos en este país vais a tener la oportunidad de prosperar y ser ricos.
rpivilegios-3-compressor

Para prosperar y formar parte de la clase alta lo único que tenéis que hacer es desde el sitio donde estáis sentados tirar la bola de papel y meterla en la papelera.

privilegios-4-compressor
Obviamente los alumnos que estaban sentados al final de la clase protestaron de inmediato ¡Esto es injusta! desde las filas de atrás estaban viendo que a los que estaban sentados en la primera y segunda fila les iba  a ser mucho más fácil e iban a tener más probabilidades poder meter la bola de papel en el cubo de basura.
privilegios5-compressor

 

Finalmente todos acabaron tirando sus bolas de papel. Cómo era esperable, los alumnos que estaban sentados en las primeras filas tuvieron un porcentaje de aciertos muy superior a los que estaban sentados en las últimas filas.

privilegios6-compressor

 

En todos los casos se requería tener cierta habilidad y cierta suerte, no importa cuál sea  la distancia para poder meter la pelota de papel en el cubo de basura. Pero claramente los que estaban sentados en las primeras filas iban a tener una dificultad muy inferior para lograrlo. Eran unos privilegiados.

privilegios7-compressor

 

Incluso para los que estaban en la primera fila, meter la pelota requería de cierta habilidad, y una pizca de suerte, es decir a pesar de ser unos privilegiados todo estaba en sus manos y algunos no acertaron. Si embargo para los que estaban sentados en las últimas filas lograr meter la pelota en el cubo de basura tenia una dificultad mucho mayor, tan grande que muchos lo vieron casi como un imposible y desmotivados acabaron lanzando la pelota sin ponerle mucha atención.

privilegios8-compressor

 

Nuestro objetivo cómo sociedad debería ser intentar que todos pudiéramos tener la oportunidad de lanzar la pelota desde las primeras filas y que fuera sólo la habilidad, la pericia y la atención que le pusiera cada uno la que marcara la diferencia y no dejarla en manos de las distancias que marcan los privilegios. La educación sin lugar a dudas es una de las claves para poder facilitar la igualdad de oportunidades en una sociedad, la sanidad probablemente sea otra.

Nathan W. Pyle / Viabuzzfeed.com

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

24 comentarios

  1.    Responder

    Hoy en día vemos como la mayoría de los jóvenes tienen acceso a una carrera universitaria.
    Pretender que el resultado es que ahora la educación no te garantiza un buen trabajo, cosa que es cierta, no es más que una visión simplista de la realidad.
    El que la mayor parte de la población de un país tenga estudios redunda en la riqueza individual y en la colectiva, y siempre es una ventaja.
    Los privilegios para una parte de la población sólo generan conflicto y pobreza al conjunto de la sociedad. Nada más.

  2.    Responder

    Basta con mirar las estadísticas, veréis que entre la gente que consigue terminar una carrera hay más que provienen de familias ricas que pobres y viceversa entre los que se ponen a trabajar más jóvenes (y esto pasa cada vez más), que queréis decir, los que opináis que los privilegios no tienen nada que ver en todo esto? que la gente pobre tiene una genética defectuosa? que son unos vagos por naturaleza para los estudios? alguien me puede explicar porque sucede?

  3.    Responder

    Estas rompiendo la naturaleza misma de la jerarquia.

    Si todo el mundo encestase la bola, no habria clases altas, nisiquiera riqueza ya que seria imposible repartirla y mantener la riqueza con lo cual aunque todos estuvieran en primera linea y la encestaran el resultado seria la destruccion de dicha jerarquia y a consecuencia se conseguiria exactamente lo opuesto de lo que se busca una sociedad donde todo el mundo es igualitariamente pobre, porque la naturaleza de la riqueza no es repartirse sino deja de ser riqueza.

    Por otro lado, el darwinismo social se encarga por si mismo de eliminar los elementos mas inutiles del sistema, tan solo hay que dejarlo trabajar y aquellos que alcanzaron su puesto con fortuna seran eliminados y aquellos que lo hicieron con habilidad o tambien con fortuna se quedan.

    Por otro lado, ¿quien dice que los que estan en posiciones altas tiene mas facilidad necesariamente? Aqui en españa ya hemos demostrado que hay mas habilidades que las puramente “utiles” la labia y el saber manejar relaciones permite a simples obreros alcanzar las partes mas altas de la jerarquia social.

    O incluso ¿porque todos tienen que desear encestar? No todo el mundo es feliz a traves de la riqueza o la posicion o como ya he dicho arriba pueden considerar que ser de la clase alta no es precisamente la mejor forma.

    Nota: Esto me suena un poco(aunque a costumbre a base de escucharlo todos los dias) a los “privilegios blancos” de estados unidos(el racismo alli es campante pero su naturaleza es opuesta al supremacismo).

  4.    Responder

    También es cierto que puedes ir a Oxford ,si puedes ,pero si no te esfuerzas y tu trabajo no es razonable no avanzaras mucho por muchos enchufes que tengas, tienes que ser un poco canalla o servirte de la picaresca , osea ser un poco bribón …sino tampoco llegaras a ningún sitio…o una cosa o la otra.

  5.    Responder

    Al principio hablas de que siempre hace falta algo de suerte pero en la conclusion final se te olvida mencionarla. Quizas hablar de habilidad, pericia y atención suene mas romantico, pero tambien hace falta suerte como bien decias al principio, ¿o no?

  6.    Responder

    Aprvecho el post para compartir una dinámica de grupo que versa sobre
    el mismo tema. En éste caso para abrir el debate entre paises ricos y
    pobres.

    1. se hacen dos grupos homogéneos y se da a cada grupo una cantidad
    igual de botes cerrados y precintados con un objeto dentro(los botes
    pueden ser de carretes de foto precintados con cinta americana y se mete
    dentro una avellana)

    2. A un grupo se dan herramientas (unas simples tijeras) y al otro no.

    3. Se explica que el grupo que termine antes de abrir los botes gana y
    además, si un grupo termina de abrir todos sus botes puede coger los
    botes del otro grupo y adueñarse de ellos si aún no han sido abiertos.

    Al dar la orden de salida, es evidente que el grupo que tiene
    herramientas terminará antes y además se hará con un buen número de
    botes del equipo que no las tiene. La indignación y el cólera se
    apoderan del grupo que no tenía herramientas. El resto del debate ya lo
    podeis imaginar.

    Es una dinámica sencilla y provoca un sentimiento tal de impotencia
    vivenciado en primera persona que lleva a una fácil explicación y
    comprensión de lo que supone vivir en un país lleno de recursos y no
    poder acceder a ellos a falta de desarrollo industrial, de como los
    paises ricos se adueñan de éstos recursos sin miramientos y de la
    conveniencia de que el desarrollo continúe sin llegar a éstos paises.

    Un Saludo

    1.    Responder

      Yo trabajo en una universidad Pública en México, la cuota al año son 150.00, y en la actualidad existen infinidad de becas que cualquier alumno al que se le ha formado desde pequeño para esforzarse y mejorar sus oportunidades las sabe aprovechar y me toca ver como alumnos que según pudieran tener muchos privilegios natos, a la hora de desenvolverse y mostrar que tan competentes son en el campo laboral, el gusto les tarda muy poco, por eso creo que esta sencilla dinámica en los pequeños puede ser de mucha utilidad para su vida.

  7.    Responder

    La realidad no es así: en la realidad, si alguno de atrás mete la bola llega uno de la primera fila y le saca la pelota de la papelera y encima le da una torta al de atrás por encestar. Y si protesta, llama a su padre, que un fascista del PP, y se lo llevan a comisaría para allí hacerle ver que en este país mandan los hijitos de papá.

    1.    Responder

      Totalmente de acuerdo, tocayo

  8.    Responder

    Y como hacerle entender a alguien que ha crecido con esos privilegios, como algo suyo por derecho, que está equivocado? Ese es el verdadero reto de la sociedad, llevar la teoría a la práctica, y conseguir cambios.
    Mi opinión personal, eso solo llegará cuando un problema global nos afecte a todos por igual, y elimine esos privilegios…

    1.    Responder

      Me hace mucha gracia este debate sobre los privilegios y frases como la tuya, Zar, cuando dices “hacerle entender a alguien que ha crecido con esos privilegios, como algo suyo por derecho, que está equivocado”. Entiendo que tú debes creerte en posesión de la verdad y la razón absolutas para afirmar algo así. Y que tú no estás equivocado al creerte con derecho a que papá Estado te ponga al nivel de los que más han arriesgado y más méritos han hecho. Yo no puedo estar más en desacuerdo.

      Imaginemos que yo monto una empresa, me va muy bien (y, ojo, gracias a que me va muy bien creo puestos de trabajo y pago impuestos sustanciales por el camino. ¿Puedes tú decir lo mismo?). ¿Realmente os parece mal que luego mis hijos puedan estudiar en las mejores universidades y tener ciertas comodidades? Yo creo en la meritocracia, y si quiero compartir los frutos de mis éxitos -ganados a pulso- con mis hijos, ¿quiénes sois vosotros para negarme el derecho a disponer libremente de ellos? Seguro que no os quejáis tanto de que vuestros hijos tengan más oportunidades que los niños de Sierra Leona, ¿verdad? Porque las tienen, eso es innegable, y no necesariamente por méritos vuestros.

      En fin, qué pena ver cómo piensa la mayoría de la gente en este país.

      1.    Responder

        ¿Y quién es quién para negarle ese mismo derecho a otros? No sé por qué dirá lo que dirá @Zar, pero yo pienso que la educación no debería ser un privilegio y el error está en pensar que sí puede serlo.

        1.    Responder

          Nunca he dicho que la educación deba ser un privilegio. Y no se puede decir que sea así, ya que en España el que no estudia es porque no quiere. Yo estudié en una universidad pública y, créeme, la matrícula la puede pagar cualquiera que dedique una cuantas horas al mes a trabajar en algo. Otra cosa es que haya quienes no quieran trabajar mientras estudian, pero claro, están en “su derecho”, ¿verdad? Que trabajen otros para que ellos puedan estudiar…

          La educación y la sanidad públicas que tenemos en España son de primer nivel, así que hablar de privilegios y de falta de oportunidades me parece, cuanto menos, bastante demagógico.

          En mi opinión no hay mayor derecho que aquello que uno se gana a pulso, con su esfuerzo, y eso es lo que defiendo. Donde algunos ven/veis privilegios, yo veo meritocracia.

          1.    Responder

            Pero esos privilegios existen. Es más, hay privilegios que se miden a lo largo del tiempo. En el momento en el que yo accedí a una Universidad pública conseguir beca era cuestión de esfuerzo. O cambia algo de forma absolutamente radical o en breve, al paso de este subdesarrollo vertigionoso de España en todos los sentidos, beca, universidad pública, hospital público, libertad de expresión, I+D español, aconfesionalidad en España, serán palabras que solo podamos leer en los libros de historia de las Universidades privadas-católicas del futuro…

          2.    Responder

            Cuando hablo de privilegios, hablo de mejores y peores centros educativos como tú has dicho antes. Es bastante utópico que hayan las mismas condiciones en unas universidades que en otras, pero yo me refería a eso. Aquí nadie ha dicho que se nieguen oportunidades a nadie.
            Y otra cosa, lo de que se puede pagar una matrícula trabajando a la vez, me hace pensar que hace mucho que estudiaste tú en una pública, porque ahora mismo es bastante difícil pagarte la matrícula entera.

            1.   

              Bueno, yo me refería a centros privados, de pago. No digo que sean mejores que los públicos, de hecho creo que generalmente no lo son, pero está claro que sólo están al alcance de las personas de mayor poder adquisitivo. Y me parece bien que existan, por muchos motivos en los que no voy a entrar para no extenderme en exceso.

              Respecto al coste de la educación pública, yo terminé la carrera hace 4 años y pagaba de matrícula unos 600 € al año por una doble licenciatura. Eso implica ganar/pagar 50 € al mes…Y eso en Madrid, que será de lo más caro de España, y sin contar con becas, que las hay para quienes más se lo curran. ¿En serio os parece algo prohibitivo? Eso sí, que a nadie le falte su iPhone ni sus copas de fin de semana. En fin…

    2.    Responder

      Hay una forma simple. Usar datos.

      Por ejemplo, representar la relación entre la mediana de los ingresos futuros y los resultado académicos. Dado que el resultado académico es una buena medida de la inteligencia, la disciplina y la capacidad de trabajo de la persona (no hay privilegios a la hora de enfrentarse a un papel en blanco y un sistema de ecuaciones), si este no encaja con los ingresos futuros, es el mejor indicador de que hay unos privilegios y que las cosas no son iguales para todos.

      Problema… los datos no ayudan. Los ingresos y los resultados académicos suelen correlar bastante bien, independientemente de razas o grupos sociales. Así que… ¿como le haces entender a alguien que está equivocado cuando resulta que los datos le dan la razón?. Dificil.

      Así que lo mejor es olvidarse de los datos, o tirar de estadísticas que no sean representativas del problema, y dedicarse a hacer articulitos sobre niños tirando bolitas de papel. Por supuesto, no convencerá a quien está informado, pero es suficiente para convencer a quien quiere ser convencido.

      1.    Responder

        Discúlpeme, tertuliano televisivo Greboada, pero está completamente demostrado que la pertenencia a una clase social elevada te promociona hacia arriba. Y no solo educativamente: la esperanza de vida también aumenta, los ingresos medios, oportunidades, etc. En la edad media los nobles se creían tocados por el dedo de dios. Su inteligencia (ingenuos) venía dada por su capacidad, no por su cuna. Y como vuelve la edad media así nos luce al pelo.
        Mas ciencia y menos televisión.
        PS: la tierra da vueltas alrededor del sol y no es plana, niegue quien lo niegue

        1.    Responder

          La cuestión es que lo que se debate aquí no es si la pertenencia a una clase social elevada te promociona hacia arriba, sino SI LO HACE A TRAVÉS DE PRIVILEGIOS.

          Más comprensión lectora y menos televisión.

      2.    Responder

        Si los datos le dan a uno la razón, entonces uno no está equivocado.

        El problema es que usted no está tomando los datos adecuados y no los está analizando bien. Claro que hay una correlación entre resultados académicos e ingresos futuros, pero existen más variables que observar. Pruebe a correlacionar resultados académicos con clase social ( y verá la pobreza como condicionante del “fracaso escolar”). Haga regresiones (por muy simples que sean) de ingresos/resultados académicos en grupos divididos por clase social de los padres y vea si los coeficientes son los mismos (y verá que, aunque haya correlación en general, el poder de la relación es mayor para los ricos). Tome una muestra de graduados universitarios recientes y vea la proporción de los que tienen empleo en función de su clase social y verá la importancia de tener “enchufe”.

        Los privilegios existen y los datos lo confirman.

        1.    Responder

          De acuerdo. Correle esos datos.

          ¿A que conclusión llegamos?. Los alumnos de una clase social más alta obtienen mejores resulados académicos, lo que significa que dedican mayor tiempo al estudio.

          ¿Desde cuando en un sistema donde todos tienen educación (otra cosa es si hubiera trabajo infantil) el hecho de hincar codos no es considerado “esfuerzo” sino “privilegio”?

          ¿Bajo que prisma un chaval que se pasa la tarde estudiando es considerado un “privilegiado” y quien se la pasa tocándose los huevos es un “oprimido”?

          ¿Y si buena parte del problema de la mobilidad social proviene del hecho de que al chaval que se está tocando los huevos, en vez de decirle “estudia, ostias, que así no vas a llegar a nada”, ahora se le dice “oh, pobre, eres una víctima, un joven oprimido por la sociedad, un no-privilegiado”?.

          1.    Responder

            “¿A que conclusión llegamos?. Los alumnos de una clase social más alta obtienen mejores resulados académicos, lo que significa que dedican mayor tiempo al estudio.”

            Tras leer esto no me queda claro si simplemente intentas trolear o realmente eres fruto de la parte de la población que cree que sus oportunidades en la vida se las dan sus méritos y no sus privilegios (y esto está más que demostrados en diversos experimentos psicológicos)

            Aparte de que tu afirmación es una falacia de tipo Cum hoc ergo propter hoc de libro implica una visión de la sociedad tan clasista como falsa, ya que equiparas entornos y situaciones totalmente opuestas como iguales para luego alimentarla con populismo del fácil.

            “¿Y si buena parte del problema de la mobilidad social proviene del hecho de que al chaval que se está tocando los huevos, en vez de decirle “estudia, ostias, que así no vas a llegar a nada”, ahora se le dice “oh, pobre, eres una víctima, un joven oprimido por la sociedad, un no-privilegiado”?.”

            No defenderé ni defiendo que la cultura del mínimo esfuerzo deba ser mantenida, no que este sistema educativo basado en almacenes de torsos donde hacinar masas de carne en forma de jóvenes con la mera intención de arrastrarlos inexorablemente a través de una serie de “cursos” con el mero hecho de poder darle un papel donde diga felicidades has obtenido lo mismo que obtiene todo el mundo porque es lo que hay que tener, no porque te merezcas dicho título.

            dicho esto ultimo paso a comentar un ejemplo bastante real en el que al final veremos hasta donde es cierta tu aseveración.

            Asumamos una clase de cierto colegio privado donde para tener a un hijo una familia de clase media debería cuanto menos hipotecarse, donde la media de alumnos por clase esta por debajo de 20 y además no hay muchas restricciones respecto a temarios, metodologías y horarios para cada asignatura. Además no vamos a negar que en este tipo de entorno por norma general los profesores tienden (y en muchas ocasiones por ordenes directas) a hinchar las notas de sus pupilos, faltaría mas que el hijo de Don A, el cual paga religiosamente la generosa cuota mensual, suspendiera en matemáticas o incluso en su media final apareciera un mediocre 5. (esto es una realidad y el que no quiera verlo que se quite las vendas de los ojos y vea la muchas de las universidades privadas).

            Aparte nuestro querido Don A junior, tiene de amigos a los hijos de Don C y Don D, dueño de un conocido banco y alto cargo de cierta formación política, por lo que en esta España de trafico de influencias y Nicolasadas significa conexiones importantes en un futuro próximo que de entrada te brindarán unas oportunidades laborales/empresariales muy difíciles para otros.

            (Es importante notar hasta que hasta aquí nada de lo arriba expuesto es directamente fruto del esfuerzo de nuestro querido estudiante sino única y exclusivamente de la posición social de nuestro querido Don A)

            A todo esto, debemos sumar que nuestro querido estudiante al llegar a su casa muy probablemente su única responsabilidad aparte del estudio sea decidir en que quiere perder el tiempo (si es que quiere hacerlo) y aquí y solo lo que haga aquí sera fruto de su esfuerzo.

            Ahora nos moveremos a las antipodas del ejemplo de arriba.

            Un alumno con buena o mala voluntad, no nos influye en una escuela publica de cualquier barrio poco favorecido de cualquier ciudad, donde los profesores a veces están saturados por el numero de alumnos por clase (a veces mas de 30) y donde la media de desidia y baja de los profesores es por norma más alta que en el primer colegio. Aun así nuestros profesores son unos Magníficos docentes y mejores educadores (que gracias a Dios si que los hay) así que no abordaremos ese problema aquí.

            Nuestro alumno no disfruta de toda la atención que pudiera necesitar por parte del profesorado porque es fisicamente imposible atender correctamente a grupos tan grandes, los planes estan diseñados bastante mal y son muy cambiantes tras cada modificación a la ley de educación. Probablemente tenga algún libro heredado de hace 2 años que casualmente la editorial ha reeditado y el contenido no se corresponde exactamente con el que se da este año pero aun así sirve bastante bien (como si fuera necesario cambiar los libros de historia cada año, o las leyes de la física se reescribieran cada día).

            No contento con esto, nuestro segundo estudiante comparte clase con más de una persona que no calificaríamos como “la mejor influencia del mundo”, ni siquiera como “la mejor compañía para el desarrollo de las clases del mundo”.

            Y por último asumamos que este alumno al llegar a su casa deba, preparar/calentar comida y cuidar de algún posible hermano y algo de la casa, ya que sus padres, aunque buenos trabajan bastante y las jornadas laborales a hoy día suelen sobrepasar en alguna hora lo que marca el contrato. El tiempo que le queda decidirá emplearlo en lo que quiera ya sea rascarse la barriga o estudiar como nuestro primer alumno.

            Ambos ejemplos son bastante reales e ilustrativos de a lo que nos referimos con privilegios. Según algunos comentaristas solo existe los resultados y si un alumno saca mejores notas que otro es simplemente fruto de su esfuerzo… lo cual claramente no es cierto.

            También he leído por aquí: “si yo he ganado una fortuna porque mis hijos no van a acceder a una educación mejor”, lo cual me parece toda una aberración hacia el concepto de sociedad e igualdad de oportunidades que considero correcto ya que jamás avanzaremos como sociedad/país/ciudad/barrio/persona si no proporcionamos la mejor educación y oportunidades posibles a las siguientes generaciones independientemente de su alcurnia y dinero.

            y perdón con el macrotochaco.

  9.    Responder

    Plas, plas, plas.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR