GurusBlog

¿Quieres el éxito? Aplica el poder de ir sumando mejoras marginales. El caso Sky Team

Dave Brailsford

Nunca un ciclista británico había logrado  ganar un Tour de Francia, pero está misión imposible es la que se le pidió a Dave Brailsford cuando lo nombraron Director General del equipo ciclista Sky Team.

Para intentar ganar el Tour,  Braisford empezó a aplicar un concepto en el que creía firmemente. La agregación de las mejoras marginales. Es decir mejorar en un 1% el rendimiento de todas las cosas que haces. Su teoría era muy simple, si lograba mejorar el rendimiento todas y cada una de las áreas relacionadas con el ciclismo en un 1%, entonces todas estas múltiples pero pequeñas mejoras fáciles de lograr por separado iban a producir en su conjunto una mejora remarcable en el rendimiento.

Así que aplicando su teoría Dave Brailsford se puso a optimizar el rendimiento de todo lo que se le pasaba por la cabeza. Nutrición de los ciclistas, programa de entrenamiento, ergonomía del sillín de la bicicleta, peso de las ruedas, gel de masaje más efectivo, mejor forma de lavarse las manos para que los ciclistas evitaran infecciones, mejor cojín para dormir. Mejor dicho Brailsford  no dejó de buscar mejoras del rendimiento del 1% en cualquier cosa que se le pasaba por la cabeza.

Brailsford creía que ejecutando su estrategia de pequeñas pero múltiples mejoras acabaría teniendo éxito y que en un plazo de unos 5 años el Team Sky estaría en posición de poder ganar el Tour de Francia. Sin embargo Brailsford se equivocó en sus cálculos. El Team Sky consiguió alzarse con el triunfo en sólo tres años. Ese mismo año Brailsford fue el encargado de dirigir al equipo de ciclismo del Reino Unido en los juegos Olímpicos y logró alzarse con el 70% de las medallas de oro. Y al año siguiente un Team Sky liderado por el ciclista Chris Froome volvía a alzarse con la victoria en el Tour de Francia.

 

El poder de la suma de las mejoras marginales.

En la vida solemos tener la tendencia de sobrestimar la importancia de un momento que consideramos decisivo e infravalorar la importancia que puede tener las decisiones que tomamos en el día a día. Sin embargo cada hábito que podamos tener, tanto bueno como malo, es la suma de múltiples pequeñas decisiones tomadas a lo largo del tiempo.

Esta forma de pensar hace que sólo tomemos la decisión de cambiar cuando creemos que el cambio a realizar nos va a aportar un mejora decisiva. Ya sea marcándonos el objetivo de perder peso, o de construir una empresa, solemos meternos presión para lograr de forma drástica nuestro objetivo mientras despreciamos totalmente la opción de ir realizando pequeñas mejoras que individualmente son insignificantes pero que acumuladas a lo largo del tiempo pueden suponer un cambio espectacular.

Más importante todavía es que el patrón de pequeñas mejoras acumuladas que acaban produciendo una mejora espectacular del rendimiento también funciona totalmente a la inversa. Pequeños declives en el rendimiento acumulados a lo largo del tiempo pueden producir un resultado desastroso.

sumas marginales

Inicialmente no  produce ningún cambio significativo mejorar o reducir el rendimiento en un 1% en una actividad determinada. Su impacto hoy será del todo insignificante. Pero a medida que transcurre el tiempo y esas pequeñas mejoras o reducciones del rendimiento en varias actividades se van acumulando en el tiempo van teniendo un efecto compuesto, algo similar a lo que ocurre cuando re inviertes los intereses obtenidos de forma continua en un activo productivo y pueden acabar con el tiempo produciendo una gran diferencia entre las personas y las empresas que optan por ir realizando pequeñas mejoras de forma continua y aquellas que optan por “abandonarse”.

vía Entrepreneur

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

7 comentarios

  1.    Responder

    Mucha gracias por compartir este secreto… a ver si tenemos nosotros éxito también 🙂

    Nunca está de más un buen masaje para mejorar el bienestar y la salud

  2.    Responder

    Mal ejemplo: El Sky es el nuevo US Postal, tecnología de vanguardia en técnicas y tácticas dopantes.

    1.    Responder

      Es muy fácil calumniar sin pruebas y bajo anonimato.
      Cuando un equipo de ciclismo lo hace bien = doping
      Cuando un equipo de fútbol lo hace bien, todos como locos a bañarse a las fuentes…

  3.    Responder

    Bueno, entiendo que el autor del post no es aficionado al ciclismo y no sabía por ejemplo que el Sky Team tenía a Frome, que ahora siembra las cunetas de cadávares, en la categoría de corredores poco talentosos a descartar cuando tenía ya una edad bastante avanzada como para no conocer su potencial.

    En cualquier caso el hecho de que el Sky Team sea con casi total seguridad producto de una ventaja en temas de dopaje muy superior al 1%, no quita que agregar pequeñas mejoras sea muy positivo.

    Tampoco olvidemos una cosa, en un deporte como el ciclismo factores físicos poco o nada influenciables legalmente como la composición muscular, el metabolismo o la capacidad muscular tienen una importancia esencial. Mientras que en la vida real nuestros hábitos de vida y métodos de trabajo son muchísimo más moldeables. En todos ellos podemos ser un 1% mejor. Eso debería ser la lección.

  4.    Responder

    El peor momento para un post como este, con Froome inhalando a saber qué en media carrera para ganar una etapa y luego, tras hacerse público, perder una minutada, Henao haciendo pitar la máquina, Porte con sospechosos cambios de calendario y caidas de rendimiento… Coincido con Urko, buen artíulo, buen concepto pero mal ejemplo.

  5.    Responder

    El Team Sky es apestoso y huele a trampa por todos los lados. Han transformado a burros en caballos de carreras, Wiggins pasó de ser un nefasto escalador a subir con los mejores en un año (eso no se consigue con uno porcientos) y Froome se transformó de corredor ramplón a mutante invencible en dos meses… eso es lo contrario del espíritu de pequeñas mejoras sucesivas. El artículo es bueno, la filosofía del kaizen es maravillosa y su conocimiento debería darse a conocer extensivamente en las escuelas, ya que el acompañamente perfecto a la “cultura del trabajo” que tan poco arraigo tiene en España. La pena es que para ilustrarlo hayas tenido que coger el ejemplo más apestoso de todos 🙁

  6.    Responder

    Cojín se escribe con j. Mejoremos un 1%.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR