arturo fernandez ceoe

El 29 de octubre de 2013, Europa Press publicaba que el Grupo de restauración Arturo Cantoblanco, propiedad de Arturo Fernández, flamante vice presidente de la CEOEO y presidente de CEIM, vendía el 51% de su empresa a la firma Real Investment Holding por €50 millones vía ampliación de capital comprometiéndose a desembolsar el dinero  en 4 meses. El propio Arturo Fernández indicaba que una parte de los nuevos fondos irían destinados a cubrir pagos pendientes que tenía el grupo y el resto permitiría iniciar un plan de expansión de la compañía. Entre los que acudían a salvar al grupo estaba Luis Sans., ex director de grupo Intereconomia.

Antes del verano, en el mes de junio, el Grupo Cantoblanco entraba en preconcurso de acreedores, algo insólito si tenemos en cuenta que se había anunciado que se le iban a inyectar €50 millones,. Y hace un par de días el juez declaraba la empresa en concurso.

Hoy , Luis Sans ha remitido un escrito a esta agencia para constatar que en ningún momento y bajo ninguna circunstancia tuvieron ni él ni la sociedad Real Investment Holding adquisición o participación alguna en las acciones de Grupo Arturo Cantoblanco, ni el 51% de su composición accionarial ni presencia en el organigrama de Direccion de dicho grupo empresarial.

Sans explica que a finales del año pasado Real Investment Holding, sociedad a la que él representa, inició negociaciones con Arturo Fernández, principal accionista del Grupo Cantoblanco, de cara a adquirir el 51% del mismo dentro de un acuerdo que incluiría el nombramiento del directivo como consejero delegado del grupo.

Dicha compra, señala Sans, “jamás” se materializó ni se le nombró en ningún caso consejero delegado de la compañía. Es más, en su escrito, Luis Sans aclara que “tal acuerdo no llegó a materializarse ni tuvo virtualidad jurídica ni obligacional, ya que Arturo Fernández proporcionó una información contable y financiera de su grupo de empresas que no se correspondía con la realidad y que alteraba y disfrazaba lo que el paso del tiempo ha venido a dejar claro: que el Grupo Cantoblanco estaba abocado irremediablemente a una situación de insolvencia que iba a motivar el oportuno procedimiento judicial de concurso de acreedores, bien por la vía forzosa o voluntaria”.

Por último, añade que “es totalmente falso que Real Investment Holding haya comprado el 51% del Grupo Cantoblanco y que Luis Sans haya desempeñado, ni siquiera un minuto, el cargo de consejero delegado del mismo”.

Todo parece que era una cortina de humo del señor Arturo Fernández para ganar algo de tiempo, cómo parece que suele ser habitual en su modus operandi.

En este país tenemos la casta y tenemos la caspa y Arturo Fernández tiene mucho de empresario casposo. Quizás lo más sorprendente, tras la marcha de sus empresas o del escándalo de las tarjetas “Black” de Bankia,  es no sólo que este hombre haya llegado a la cúpula de la patronal madrileña sino que y hoy aún siga allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

¿Qué les trae a Elon Musk, James Murdoch y Sir Martin Sorrell a un somnoliento pueblo de pescadores en el hemisferio sur?

Es a las puertas de este pueblo, de apenas dos kilómetros de largo y 800 metros de ancho, donde Sotheby´s y Christie´s tienen sus agencias inmobiliarias. Y, a primera línea de playa, las mansiones decoradas ex profeso con vastas colecciones de arte latinoamericano.