Sin duda 2013, en términos brusátiles, será el año en que las compañías cotizadas se dedicaron sobre todo a recomprar sus acciones. Y es que no es sólo que haya habido una clara expansión de múltiplos de valoración en los mercados, el S&P500 se ha revalorizado un 29% mientras que el beneficio operativo de las compañías cotizadas en el S&P500 entre el 3 trimestre de 2011 y el 3 trimestre de 2013 ha pasado de $94,60 a $98,30, un incremento del 3,9%.

Quizás lo destacable como indica la gente de JP Morgan, es que de estos $3,70 de incremento de resultados por acción, $2,20 dólares son producto de la alquimia matemática que se produce cuando las compañías se ponen a recomprar y retirar sus acciones de la circulación.

Es decir : Crecimiento Orgánico $1,50, crecímiento matemático gracias a la recompra de acciones: $2,20.

La jugada para aparentar crear valor por parte de las compañías cotizadas parece clara. Utiliza el apalancamiento (deuda barata) para dedicarte a comprar equity caro), a númerador constante o con poco crecimiento (beneficios) dedícate a reducir como sea el denominador (número de acciones) para intentar que los ratios de BPA y PER sigan pareciendo atractivos.

Por último destacar que las empresas son especialmente malas en seleccionar el momento en que dedican mayores recursos para recomprar acciones y tienen cierta tendencia a hacerlo cuando los mercados están caros:

Stock buybacks vs cash flow_0En el cuadro os dejamos la evolución en los últimos 15 años del porcentaje del cash flow dedicado por las compañías cotizadas en el S&P500 a recomprar acciones (línea marrón).

Vía Zero Hedge

 

  1. Sinceramente no veo dónde está el problema en crear valor utilizando recursos baratos, siempre y cuando esas operaciones no impliquen un alto riesgo para las empresas…. Si son maduras y generan un buen flujo de caja recurrente, me parece acertado apalancarlas.

    1. Virgina, el post no es una crítica a la recompra de acciones como vía
      para optimizar la rentabilidad de los accionistas. Cómo dices este
      instrumento bien aplicado no tiene ningún problema.

      Lo que señalamos y quizás es lo preocupante es:

      1) Hay una cierta tendencía de las empresas de realizar recompras de acciones cuando la cotización esta cara.

      2)
      El crecimiento del BPA de las empresas del S&P500 viene dado en su
      grueso por el efecto mátematico de la recompra de acciones no por el
      crecimiento orgánico de los beneficios. Es decir en cierto modo se está
      camuflando con la recompra de acciones un crecimiento que no es tal.

  2. Trabajo en oficina bancaria y me he fijado que varias entidades bancarias estamos ofreciendo en la actualidad depósitos estructurados cuya rentabilidad dependerá de la evolución de la cotización de las acciones del Santander y Repsol. Y me da que es una señal de que estas acciones serán bajistas en los próximos 3 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.