montoro-reforma-sociedades-compressor

La verdad es que hasta el día de hoy no me había fijado en el tema, pero al verlo me ha dejado bastante sorprendido. De la mano de la última reforma tributaria aprobada por el gobierno y que ha entrado en vigor este enero de 2015 tenemos una curiosa e interesante modificación del artículo 21 del Impuesto de Sociedades.

Se introduce una modificación que beneficia de forma muy clara sobre el tratamiento fiscal que tiene los dividendos y las ganancias de capital derivadas de la tenencia de participaciones. Quedando exentas de tributar todas aquellas plusvalías generadas por venta de compañías o cobro de dividendos en participadas en las que se tenga una participación mínima del 5%  o el valor de adquisición de la participación sea superior a €20 millones, si la participación se ha poseído durante más de un año. Hasta ahora la plusvalía obtenida en la inversión en empresas nacionales tributaba al 30% como cualquier otra renta (tributación que sólo se podía limitar al 18% si se reinvertían los fondos obtenidos en determinadas participaciones y activos)

La reforma nos deja en una situación particularmente extraña, en cuanto si la venta de una compañía la realiza un particular pueden acabar crujiéndolo tributando por la plusvalía al su tipo marginal del ahorro, en el caso de que dicha venta se realice desde una sociedad holding la plusvalía queda totalmente exenta.

Y si ya se que nos venden que el Gobierno tiene como objetivo prioritario el apoyar a pymes y a los particulares. Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace y en la reforma tributaria tenemos un buen ejemplo.

Grandes fortunas, grandes multinacionales y sobre todo grandes constructoras que son las que se pueden permitir tener sociedades holdings, y participaciones superiores al 5% o de más de €20 millones verán como a partir de ahora quedan exentas de pagar un euro al fisco por los millones que obtengan por especular comprando y vendiendo empresas.

Pequeños inversores, financiación de crowdfounding o business angels que apoyan a startups en fases iniciales o a pymes con pequeñas inversiones, seguirán viendo como en el caso de que logren ganar dinero haciendo crecer el tejido empresarial español les van a seguir crujiendo a impuestos.

La venta del hospital Puerta de Hierro Majadahonda de Madrid como ejemplo:

A finales de 2014, ACS (Florentino Pérez) anunció la venta del 55% que tenia en el hospital Puerta de Hierro Majadahonda de Madrid al fondo de inversiones holandés DIF por 175,2 millones obteniendo una plusvalía neta de €44,7 millones. Si la venta anunciada a finales de 2014 la cierra en la fecha que se anunció podía acabar  pagando a Hacienda más de €13 millones.

Si la venta la ha formalizado ya en enero de 2015 ya con la reforma fiscal en vigor, nuestra  Hacienda de Montoro verá CERO euros por una operación que ha generado a ACS un beneficio de €44 millones en una concesión que fue dada por un concurso público

  1. No se trata de ninguna novedad, ha cambiado el formato pero no el fondo. Hasta ahora el efecto de la doble imposición se arreglaba vía deducción sobre la cuota (art. 30 de la legislación anterior). Ahora se aplica una exención sobre la base, pero el impacto fiscal es prácticamente el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…