argentina dolares

Los últimos días de Rock and Roll en los mercados emergentes, con Argentina y Turquía en el epicentro, tiene básicamente a dos grandes afectados entre las empresas españolas del Ibex.

Por un lado tenemos a Repsol, que si a finales del año pasado en un viaje relámpago del ministro de Industria, José Manuel Soria, el presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y tres directivos de Repsol, lograban cerrar un acuerdo sobre el importe de la indemnización que debería pagar Argentina por la expropiación de YPF, en donde los argentinos proponían pagar a Repsol con la emisión de  un bono del Estado o un cupón “en dólares a 10 años, por una emisión aproximada a los 5.000 millones de dólares,  con un interés de entre un 8,25% y un 8,70% anual.

Ahora tras la crisis desatada después de que el Banco Central Argentino se haya quedado sin dólares para defender su divisa y la meteórica devaluación del peso argentino si algo ha quedado patente es que ni Argentina puede pagar al contado en dólares al contado ni Repsol puede aceptar como pago ningún tipo de “papelito” emitido por el gobierno Argentino por lo que de momento no hay acuerdo que valga y Repsol tendrá que seguir esperando poder intentar cobrar algo de la expropiación de YPF.

Captura de pantalla 2014-01-29 a la(s) 18.58.45

El otro perdedor momentáneo, es BBVA, con presencia también en Argentina pero sobretodo debido a la adquisición que realizó en 2010 de la compra del 24,89% del banco turco Garanti. BBVA pagó cerca de 4.200 millones de euros para hacerse con una participación minoritaria en el banco turco con un extraño mecanismo de control. Hoy, aunque las magnitudes de negocio de Garanti han evolucionado bien y el banco turco representa sólo el 4% del resultado operativo de BBVA, lo cierto es que desde mayo la cotización de Garanti ha caído un 58% y hoy el paquete de BBVA no vale más de 2.125 millones de euros, lo cual puede ocasionar algún que otro problema en la entidad bancaria de persistir el problema.

Y si ya sabemos que Garanti era una de las adquisiciones de la que más orgullosos estaban los directivos de BBVA, pero ya lo advertimos en el momento de la compra. Cuidado con comprar a precio de oro a entidades financieras en países que están de moda pero que son potencialmente inestables. Te puede llevar alguna sorpresa desagradable.

El momento para adquirir Garanti (un buen activo) hubiera sido ahora no hace dos años con Turquía en pleno apogeo. Claro que ahora a los que hacen los “powerpoints” en el banco hubieran puesto a Turquía en la zona roja del mapa como país en el que no invertir o vender a cualquier activo que tenga allá a toda costa.

El movimiento del Banco Central de Turquía de subir el pasado martes los tipos de interés en 425 puntos básicos, del 7,75% a 12% denota que el problema turco se puede alargar un poco.
Por cierto, volviendo a Argentina, no se que impacto tendrá para BBVA la devaluación del peso argentino, pero vistas las tasas de interés que está aplicando la banca argentina actualmente el negocio está como mínimo en estado esquizofrénico
tasas interes argentina

Gráfico vía @RDPL25

omentarios
  1. Así debería ser, aunque de momento no se recoge en exceso en sus cotizaciones, aunque no está dicha la última palabra. Veremos como acaba este baile…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.