Ya tenemos los resultados del tercer trimestre de DIA y la verdad es que dejan una impresión más que preocupante.

Caída de las ventas netas en un 13,9%, caída del EBITDA en los nueve primeros meses del año en un –33,1% hasta los €212 millones.

Por otro lado la deuda neta aumenta en los últimos 12 meses de los €1.141 millones hasta los €1.422 millones y la inversión en CAPEX en los primeros nueve meses se dispara un 42% hasta los €269 millones.

No hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener un problema importante para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda, teniendo en cuenta que si todo va bien acabarán el 2018 con un EBITDA de entre €280-300 millones. Este nivel de EBITDA no da para seguir invirtiendo en CAPEX y afrontar vencimientos de deuda y más con una caída de ventas que provoca que tu fondo de maniobra “queme” caja. Pensar, que en este escenario, podrás conseguir financiación cuando todo apunta a que te vas a ir a niveles de ratio de Deuda Neta / Ebitda por encima de 3,5x y rompiendo covenants es sin duda ser bastante optimista.

Dejando de lado problemas contables y revisiones de cuentas que siempre son una señal de alarma lo realmente preocupante de DIA es saber si su modelo de negocio es válido.

El problema de la cadena de supermercados que cuenta con 7.429 tiendas, es que cerca del 50% de sus tiendas son franquiciadas, y no nos engañemos un modelo de negocio soportado en franquicias es mucho más débil que un modelo de negocio basado en tiendas propias. Parece que durante los últimos años DIA ha tenido cierta tentación de apretar al franquiciado para impulsar sus resultados. El problema de esta estratégica es que te puede dar resultados a corto plazo pero suele ser un desastre a medio-largo plazo. En el último año DIA ha visto como en España su número de tiendas franquiciadas caía de 2.065 a 1.980. La caída de franquiciados y la fuerte inversión actual en Capex para renovar tiendas deja la impresión que los anteriores gestores de la compañía estaban más preocupados por dar buenos números a corto plazo que para garantizar un negocio sólido a medio plazo.

Entender porque DIA ha estado repartiendo dividendo estos años es algo que escapa a cualquier lógica salvo que formara parte de una estrategia por querer aparentar una solidez que no tenías.

 

Antes este panorama la cotización de DIA lleva unos meses dignos de Halloween y en poco más de 2 años se ha dejado cerca de un 90% de su valor. Y aquí es donde se abre el debate ¿Cotizando a €0,79 es DIA una oportunidad? 

La respuesta requiere hacer dos preguntas que consideramos básicas y que a día de hoy no sabemos responder. ¿Cuanto EBITDA aportan las franquicias al Grupo? ¿Como impactará en dicho EBITDA una mejora de las condiciones a los franquiciados?

La compañía está en una posición financiera delicada y su negocio requiere un “turnaround”. Lo ideal en empresas en turnaround es no invertir hasta que no empieces a tener las primeras señales de que se le está dando la vuelta al negocio. Si sale bien puede ser un inversión redonda pero si no logran dale un vuelco al negocio DIA puede valer perfectamente cero euros.

  1. Buen articulo, me da la sensación que el sector alimenticio y más el del comercio de grandes superficie esta en caída libre en lo general.
    Esperemos que la crisis no merme mas a este sector

  2. Hace unas semanas en Expansion dieron la noticia, que el nuevo formato DIA to go aumenta la facturación un 40%. Lamentablemente se necesita también más personal para este tipo de tienda y solo las tiendas DIA en el centro tienen capacidad de transformarse en DIA to go.

    Lo que veo positivo es que tienen ahora en el consejo al ex-CEO de LIDL Karl-Heinz Holland y que no creo que Mikhail Fridman, quien tomó el 29,9% de la compañía, querá perder dinero. A su vez la cotización puede verse afectada positivamente por el cierre de cortos de muchos fondos que están cortos en DIA. Fridman empuja la cotización a la baja, para opar bien barrato más adelante. Repito, Fridman no la dejará caer. Otro datos semi-positivo es la venta por m2 de tienda. Allí está en el tercer puesto por detrás de Mercadona y LIDL.

    En lo negativo, la idea de poner Dimas Gimeno como jefe de DIA; si ha llevado al Corte Inglés al fracaso, que hará con DIA? Vaya idea.

    1. El riesgo para los accionistas que entren ahora es que no está muy claro a lo que juega Fridman y si va a hacerse con el control comprando acciones o vía ampliación de capital y el problema de si es vía ampliación de capital es que puede suponer una dilución irrecuperable para los actuales accionistas.
      En cuanto DIA to Go, claramente parece un formato mucho mejor, pero no deja de llegar con algo de retraso respecto a lo que hacen otros competidores a parte de que requiere una inversión en CAPEX importante.

  3. Se me olvidó: Me puedo imaginar que los 60 / 65 ct de hoy son un suelo, aunque tal vez tenga oscilaciones hasta 55 ct. Igualmente es una compra especulativa con un limit 62 ct. De allí ver si puede llegar hasta los 85ct, tal vez 1 Euro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.