Nassim Taleb

A Nassim Taleb algún día le tendrían que dar el Nobel de economía por desarrollar el concepto de la anti fragilidad, mientras su reconocimiento no llega, y no se si alguna vez le llegará, os dejo alguno de sus dardos dirigidos a Banqueros Centrales amantes de la impresión de dinero sin límites y a gobernantes que quieren salir de la crisis a golpe de deuda.

“La deuda incrementa el riesgo. Ya sea deuda personal, corporativa o gubernamental, todo incremento de deuda eleva el riesgo de catástrofe económica. Los gobiernos deberían centrarse en gestionar los riesgos en lugar de crearlos”

Cuando Taleb habla de riesgo, utiliza al palabra Tail Risk que podemos intentar traducir como “riesgo de cola”. En una curva de distribución normal, los resultados más probables se concentran alrededor de la parte central, que representa la rentabilidad media esperada, con los resultados menos probables, más extraordinarios, estrechándose hacia los extremos. Las colas izquierda y derecha representan dichos resultados menos probables o valores extremos: las rentabilidades más bajas se sitúan a la izquierda, y las rentabilidades más altas, a la derecha.

Los riesgos de cola suele desencadenarlos una crisis económica o financiera severa que estalla de pronto, sin avisar. Estos shocks sistémicos imprevistos hacen que el pánico cunda rápidamente en los mercados y se cree una espiral negativa de caídas que afectan a un amplio espectro de inversiones. Debido a su carácter generalizado, y a su impredecible magnitud, los eventos de cola izquierda pueden causar estragos.

Taleb nos deja también una frase para enmarcar:

“La deuda de las empresas puede ser incluso benigna, ya que en caso de impago existe la posibilidad de que sea convertida en capital, sin embargo la deuda de los Estados tiene una naturaleza totalmente diferente. Para reducirla a niveles sostenibles sólo existen dos modos… o vía inflación o vía guerra”

“Greenspan a potenciado los riesgos de cola al intentar eliminar artificialmente los ciclos económicos”

” Tanto Greenspan como Bernanke no van a ser los que sufran las consecuencias de sus errores, vamos a ser tu, yo y el resto de ciudadanos”

“Tomar prestado dinero para crear crecimiento no es la tesis correcta”

“Los gobiernos nos están vendiendo una película en la cual en los titulares aparecen cifras que confirman una recuperación económica, pero la realidad es que la clase media esta siendo destruida”

Os dejo la entrevista de Nassim Taleb en Bloomberg

  1. Mucha razón tiene este hombre, si algo se puede destacar de esta crisis es la destrucción de la clase media en los países donde existía tradicionalmente

  2. la deuda de las empresas puede ser incluso beneficiosa , ya que en caso de impago puede ser convertida en capital….
    la reducción de la deuda de los estados pueden que generen guerras….
    el Nobel de economía…..no! el de Historia

  3. Ojo con esto: “la deuda de las empresas, en caso de impago, puede ser convertida en capital”. Porque… primero: no tiene por qué ser así, la liquidación y el cierre también son habituales; y segundo: en caso de conversión en capital, el que lo pierde todo (o mucho) es el accionista, que ve su participación diluida. La deuda es como una medicina, hay que aplicarla en momentos concretos, en su dosis justa y nunca olvidar los efectos secundarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.