GurusBlog

La salida de la crisis: ¿Cómo y cuándo?

Hace poco un amigo me pasó esta conferencia de Jesús Fernández-Villaverde, Catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania desde 2007 y miembro de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), del Nacional Bureau of Economic Research (NBER), del «grupo de los cien» y del consejo editorial de varias e importantes publicaciones nacionales e internacionales.

El profesor Fernandez-Villaverde forma parte activa de la discusión intelectual actual sobre la situación de España. Es uno de los editores del blog Nada es Gratis, sin duda una gran fuente de aprendizaje y que está realizando una labor espléndida por hacer más entendible para todos nosotros la actualidad económica.

La conferencia no tiene desperdicio, así que os recomiendo buscar un rato y leerla. Aún así dejaremos el esqueleto de la misma reflejado en esta entrada, para anticipar el lector qué temas se abordan.

Centrándonos ya en la conferencia, me parece muy acertado que muestre su preocupación por la crisis estructural e institucional que sufre España. Como es lógico, a día de hoy, estando totalmente sumergidos en una profunda crisis económica el debate se centra en la burbuja inmobiliaria, el elevado déficit y otros problemas coyunturales -de hoy-. Pero más lógico parece aún que solucionar el déficit o qué hacer con el stock inmobiliario no son los principales problemas de España (si miramos con perspectiva). España necesita una hoja de ruta, necesita una serie de reformas de calado que nos permitan volver a las sendas del crecimiento sobre unos cimientos sólidos ya que crecer con la apertura al exterior, con la entrada en la UE, con la depreciación de nuestra moneda, con la creación de burbujas inmobiliarias y fiesta del crédito, son modelos ya agotados.

Es cierto que tendremos que solucionar nuestros problemas del corto plazo e ir paulatinamente implantando reformas estructurales que nos permitan crecer de manera estable en el medio y largo plazo. Eso sí, siendo conscientes de la importancia de establecer un plan de actuación que no solo piense en el mañana, ni en las próximas elecciones, sino en años, en generaciones (educación, pensiones y pirámide poblacional, idiomas, tejido productivo, tecnología y un largo etcétera que serán determinantes en un futuro).

Además, como señala el profesor, el mundo está cambiando radicalmente, basta con pensar que se han incorporado más de 1000 millones de personas a la economía mundial –China- y un tanto igual está cerca de hacerlo –India-. ¿Qué pintará España en dicho escenario?. Dependerá mucho de decisiones estratégicas que como sabemos –basta con analizar la historia-, aunque repercutan en el futuro han de empezar a implementarse hoy. Los cambios necesitan tiempo, no se producen de hoy para mañana ¡no podemos olvidarnos de ello!.

Volviendo a la conferencia, el profesor Fernández-Villaverde señala:

Algunas ventajas que tenemos:

–          Somos un país donde hay una democracia que, “más o menos”, funciona.

–          Estamos integrados en la comunidad internacional, lo cual para la gente de mi generación es muy obvio, pero no lo era para la España de los años 50.

–          Somos un país que todavía es relativamente próspero. Es verdad que tenemos un 25% de desempleo, que estamos en una crisis, pero no es un país en el que la gente se muera de hambre en la calle y tenemos ciertas empresas punteras a nivel internacional (esto es algo a lo que voy a volver más tarde). Uno camina por EE.UU. y ve el BBVA y el Banco de Santander y en China no hay nada que les guste más a los chinos que Zara; lo primero que preguntan los chinos al salir de Barajas cuando llegan a España es por Zara. Es decir, que somos capaces de hacer las cosas bien.

A la vez, tenemos problemas:

–          Somos un país con muy poca capacidad de influencia, porque somos un país pequeño, con 44 millones de habitantes, frente a los 1.300 millones de China o, incluso, con los 310 millones de EE.UU. Esto es particularmente importante en este momento porque España requiere, nos guste o no, de la ayuda internacional. Dependemos de la buena voluntad de nuestros socios europeos.

–          Somos un país que tiene problemas muy serios y parece que todavía no nos hemos convencido de que tenemos que afrontarlos.  A continuación ofrezco una lista no exhaustiva pero sí completa de ellos.

1. Tenemos una estructura institucional que no funciona. Es un poco fuerte decirlo y quizás me hace ser un poco radical, pero creo que realmente en estos momentos estamos en una situación en la que hay que cambiar nuestra estructura institucional. Además España ha sufrido un abismal problema de liderazgo, y posee un mecanismo de selección de élites horrendo en los partidos políticos, en la alta administración del Estado y en las estructuras de la vida social y económica.

2. Tenemos un creciente dualismo de nuestra estructura económica. Tenemos unas grandes empresas punteras, pero tenemos muchísimas empresas de baja productividad.

3. Tenemos un agudo envejecimiento demográfico, que es extraordinariamente grave.

4. Tenemos un fortísimo problema de endeudamiento privado.

5. Tenemos un altísimo déficit público, alrededor del 5% estructural. Este año cerraremos alrededor del 8%, pero estamos en medio de una recesión.

6. Tenemos lo que voy a llamar “una generación perdida”: 750.000 españoles que ni estudian ni trabajan ni hacen nada con su vida, excepto ver la televisión.

7. Y (personalmente creo que es lo más grave) un alto segmento de la población no ha interiorizado lo grave de nuestra situación y seguimos sin tener un gran consenso nacional acerca del profundo conjunto de reformas que necesitamos para solucionar los problemas de España.

Pues bien, en esta magnífica conferencia el Profesor Fernández-Villaverde analiza más detalladamente cada uno de estos problemas. De nuevo, os recomiendo leerla.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

7 comentarios

  1.    Responder

    La leyes progresistas de educación, LOGSE y LOE son las causantes de esa generación perdida. La ley WERT no es perfecta, pero así no podemos seguir, al menos chapotearemos en el lodo a ver si salimos.
    Ninguna manifestación anti-wert propone una alternativa a lo que ya hay.

    30 años de paro y corrupción, que ya la mierda sale por la chimenea de UGT, han ido tapando la basura.

  2.    Responder

    Muy bien dicho el 7º punto es critico, vamos de mal a peor y la población no es consciente de lo bajo que podemos llegar, hay que actuar ya para no llegar a la miseria! Lo veo dificil las reformas con la clase de gobernantes que tenemos!!!

  3.    Responder

    Solo un cambio radical mundial evitará la agravación de la crisis.
    Eliminemos el dinero del mundo y sustituyamos por una moneda única no tangible, solo electrónica. Y pongamos un centro único que haga las transacciones (pagos y cobros).
    Todo el mundo tendrá desde un mínimo hasta un máximo anual, dependiendo de su trabajo, edad, estudios, estado físico, etc…
    Elimamos los impuestos, la pobreza, el hambre, la corrupción, la ambición, las mafias, y un largo etc…
    Para mayor explicación .. leer … “Abuelo-La salida de la crisis”.

  4.    Responder

    Buen enfoque, incluso imparcial, lo que mas se necesita en una crisis: imparcialidad en un pais. todos juntos contra un mal comun: la crisis.
    Deseo que vos vaya todo bien por ahi, sin mas crisis, claro.

    Saludos desde Sudamerica.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies