GurusBlog

Bienvenidos a la Sanidad Fast Food

sanidad low cost

Por desgracia, por motivos familiares y personales he sido un usuario bastante intensivo de la sanidad española en los últimos 20 años y aún sin ser experto en el sector, os dejo mis impresiones sobre todo como usuario.

Antes de empezar, y para situar la sanidad española en contexto os dejo un interesante gráfico en donde podemos comparar el gasto sanitario público y privado per cápita.

Así mientras en los EEUU, el gasto sanitario per cápita asciende a más de 8 mil dólares por persona en España en 2009 superaba ligeramente los 3.076 dólares por persona. O en términos de PIB, mientras en EEUU el gasto sanitario representa ya el 17,6% del PIB en España no supera el el 9,5%. Teniendo en cuenta el nivel de envejecimiento de la población (a mayor edad mayor gasto sanitario) y teniendo en cuenta la calidad en la prestación del servicio y a que en nuestro país hasta hace muy poco el acceso a la sanidad era universal, parece que hay sistemas sanitarios privados que resultan bastante más caros que el actual sistema sanitario español. Pero sobre este punto ya profundizaremos un poco más adelante.

En España tenemos básicamente dos sistemas sanitarios. Uno privado y el otro público. Empiezo con algunas reflexiones sobre el sistema sanitario  privado español que ha tenido una importante transformación en los últimos años 20 años.

Sanidad Privada

Básicamente en nuestro país, hemos pasado de tener un sector sanitario muy atomizado, con multitud de clínicas individuales, muchas de ellas bajo la gestión  de órdenes religiosas o de agrupaciones de médicos, a vivir un proceso de consolidación básicamente bajo el manto de 3 grandes grupos financiados por el capital riesgo que són Capio Sanidad, Rivera Salud y UPS Quirón.

Estos grupos se dedicaron a consolidar el sector adquiriendo varios hospitales e introduciendo un nuevo estilo de gestión que busca maximizar la rentabilidad. Bajo esta nueva premisa, un hospital ya no es tanto un centro de salud sino un activo inmobiliario parecido a un hotel, en donde se gestionan camas y ocupación y en donde se prestan una serie de servicios que se intentan standarizar al máximo. El resultado de este estilo de gestión lo podéis vivir en vuestras carnes o yo personalmente lo he vivido en las mías recientemente.

El primero, cómo ejemplo de gestión tradicional, lo podríamos encontrar en el hospital Hospital San Rafael de los Hermanos de San Juan de Dios. Ingresé a mi hija hace poco para que fuera intervenida de una apendicitis. No se le puede poner ningún pero, atención excelente, servicio médico y de enfermería de alta calidad, resultado a los 3 días mi hija estaba en casa.

En la parte negativa, tendríamos mi reciente experiencia en el Hospital de la Moncloa del Grupo Asisa. Tenia una cirugía que podríamos calificar de dificultad media, en teoría unos 6 días ingresado en el hospital que se convirtieron en 15 días. Buen cirujano, la intervención fue muy bien, pero salvo excepciones, una atención del personal de enfermería y gestión hospitalaria simplemente nefasta, que ha incluido tenerme que pasar 3 días en la UCI, cuando sólo tenía que estar unas horas, ya que no les quedaban camas en planta (alguién jugando a optimizar la ocupación al máximo) y no hace falta que os diga que si estas más o menos bien quedarte en la UCI es un infierno en donde es imposible poder descansar al menos en la UCI del Hospital de la Moncloa, pasando por errores del personal de enfermería que me llevaron a una segunda intervención, todo esto con un personal muy joven, con poca experiencia, con pocas ganas de trabajar y que se queja continuamente de sus problemas laborables delante del paciente (mejor ni os explico las conversaciones que tenían delante mío).

Y si, no es lo mismo cambiar gasas sin mirar al paciente, que cambiar gasas preguntándole al paciente como se encuentra y al menos mirando si se está produciendo una infección en la herida para poder avisar al médico. En ambos casos se cambian las gasas (tarea realizada), pero en el segundo igual consigues ahorrarle al paciente un par o tres de días más en el  hospital.

Bienvenidos a la sanidad Fast Food, en donde una vez intervenido lo mejor que te puede pasar es que te envíen directamente a casa si quieres sobrevivir.

A todo esto, algún lumbreras ahorrador de costes, aún no se le ha pasado por la cabeza, que contratando personal de enfermería de baja calidad y poca experiencia, más que ahorrar costes los estas incrementando vía un aumento del tiempo de estancia en el hospital. Para no hablar de la satisfacción del cliente. Personalmente yo no vuelvo a pisar el Hospital de la Moncloa ni loco, por muy bueno que sea el cirujano.

Sanidad Pública:

A todo esto, y viendo como está evolucionando la Sanidad Privada, llegamos a la Sanidad Pública, pilar de nuestro sistema sanitario, bajo la oleada de recortes de gastos y la privatización en la gestión de algunos hospitales cómo por ejemplo en la comunidad de Madrid.

Vaya por delante que en líneas generales prefiero que un servicio lo preste la iniciativa privada que la iniciativa pública, en teoría se presta un mejor servicio a un coste inferior. Dicho esto, mucho cuidado en la “externalización” de la gestión pública en algunos servicios que son básicos como la Sanidad. Entre otras cosas, porque primero no tiene porque implicar un mejor servicio y en segundo lugar porque a largo plazo puede acabar incrementando el coste de la sanidad.

Cómo ejemplo de esto último tenemos el sistema sanitario norteamericano, un sistema eminentemente privado donde la sanidad pública no es una alternativa válida. En este caso, si un bien de primera necesidad es dominado por el sector privado y sin un servicio alternativo de bajo coste como el sistema público, es muy fácil que este sistema sanitario privado acabe disparando sus costes, al fin y al cabo, en la ley de la oferta y la demanda de un servicio por el que estamos dispuestos a pagar lo que sea si o si, la tendencia es a que se suban los precios si no existe una alternativa competitiva que los baje.

Basta darle una mirada al coste de la sanidad en EEUU, 17% del PIB, versus el coste de la sanidad en países como España con un sistema público de sanidad robusto. Para no hablar del drama personal de gente en EEUU que han acabado de homeless después de tener que afrontar una factura sanitaria, que te sale a $6.000 dólares la noche de hospital.

En el caso de España, lo comentado, anteriormente, cuidado con externalizar la gestión de la sanidad al sector privado. Si la gestión acaba siendo la misma que están dando los grandes grupos sanitarios privados ya sabemos hacía donde va a ir, tenemos el peligro que la prestación del servicio lo diseñe algún consultor y se decida reducir costes bajando la calidad del personal de enfermería entre otro.. el resultado será una reducción de costes a corto plazo y  un incremento de los costes a medio plazo y de la reducción en la calidad de la prestación del servicio. El incentivo puede ser algo perverso… una apendicitis puede acabar con una hospitalización de 6 días en lugar de tres, y este mayor tiempo de hospitalización o mayor ocupación en el tiempo de cama lo acabará pagando el sistema público.

Obviamente, hay que reducir costes en el sistema público de sanidad, pero cuidado con que costes se reducen. Creo que la misma iniciativa pública tendría que tener la capacidad de poder reducir esos costes del sistema, compartiendo recursos, racionalizando comprar o cortando prebendas y abusos de algunos profesionales, sin tener ni que privatizar la gestión o reducir la calidad en la prestación del servicio. Al final sólo es cuestión de encontrar buenos gestores de un servicio público básico, para poder mantener el sistema sanitario público que tenemos hoy en día y que no nos engañemos, es una pieza clave para mantener unos costes  sanitarios en España que por mucho que nos digan, siguen siendo comparativamente bastante reducidos.

Sino, la alternativa será una Sanidad Fast Food que nos acabará costando mucho más dinero.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

10 comentarios

  1.    Responder

    Lo primero, de comparar los gastos sanitarios, yo lo haría en términos de paridad de poder adquisitivo. De lo contrario incurrimos en el evidente error que se entra cuando se compara cuanto cuesta tomar un autobús en un lugar u otro. No es lo mismo pagar un billete de 1 € si ganas 1000€ al mes que si ganas 200.

    Por lo demás comentar que el modelo de EEUU lógicamente no parece el camino. Pero un modelo de servicios concertados por el estado (o administraciones locales) me parece que puede funcionar mucho mejor pues se puede fijar un nivel de servicios adecuado en las licitaciones con un correcto control de su cumplimiento y libertad de los pacientes de acudir a un centro u otro en función de donde les tratan mejor.

  2.    Responder

    Hoy le estaba intentando explicar vuestro artículo a mi hijo pequeño (6 años) y me he dado cuenta de la importancia de la sanidad pública desde el punto de vista económico.
    Creo que es algo a lo que nunca se hace caso, o al menos sobre lo que no he leído.
    Me explico, o al menos lo intento.
    La sanidad de los USA es muy cara y llega a una pequeña parte de población. Una simple asistencia en urgencias y las pruebas complementarias que precisa el paciente pueden suponer miles de euros.
    Por qué?
    Se suele decir que las demandas a los médicos hacen que estos practiquen una medicina defensiva, solicitando pruebas complementarias que eviten las demandas posteriores en caso de error.
    En España, la situación sería distinta, lo que facilitaría la labor del médico y la reducción de demandas y blablabla….

    Todo esto es una mínima parte de la razón por la que la sanidad española consume una menor parte del PIB y alcanza a toda la población.

    Un ejemplo:

    El paciente X acude a Urgencias de la Sanidad Privada por un dolor abdominal y vomitos.

    Se le realiza una analítica, una radiografia y pasa a la sala de observación con tratamiento.

    Ante la persistencia de los vomitos y ligesras alteraciones analíticas, se realiza un TAC abdominal (normal) y se le ingresa en planta con tratamiento.

    A las 24h, es revisado en planta, y como esta asintomático y las pruebas son normales, es dado de alta con el diagnostico de gastroenteritis.

    En la Sanidad pública, al mismo paciente, se le realiza una analítica y una radiografia, y como la clínica y las pruebas son sugestivas (nunca hay nada definitivo en medicina) de gastroenteritis, se le pone tratamiento y se manda a domicilio.

    Por que se actua de diferente manera en uno y otro sitio?

    Cual es mas correcta?

    Ambas son medicamente correctas. El paciente de la sanidad privada estará mas contento del trato recibido, seguro.

    Pero, y aquí esta la importancia de todo esto, por que se realizan tantas pruebas y se ingresa a ese paciente en la sanidad privada?

    Porque TODO se factura al seguro privado.

    1.- El paciente llega a urgencias — se factura por su asistencia

    2.- se realiza analítica y rax y se pone tratamiento– aumenta la factura

    3.-`pasa a la sala de observación— aumenta la factura

    4.- se realiza TAC— mas facturacion

    5.- ingresa en planta — mas todavía

    Es decir, al hospital privado le interesa FACTURAR y realizar pruebas
    Al publico le interesa reducir el gasto.
    Bajo ese punto de vista, la sanidad publica es mucho mas eficaz y eficiente, y sirven de patrón a la sanidad privada.
    Por que? porque regula el gasto y actua como competencia ante la privada.
    Sin la sanidad publica, la sanidad privada aumentaría el coste sanitario en una espiral infinita, alcanzando las cifras americanas y reduciendo la población cubierta…
    Un saludo

  3.    Responder

    Alnair, totalmente de acuerdo con lo que indicas. El servicio de enfermería en cualquier hospital debería ser clave ya que son los que están al lado del paciente y en algunos hospitales es un desastre total. Tendrían que ser profesionales mucho más valorados con experiencia y una remuneración acorde a la responsabilidad que tienen.

    Los podría denunciar por varias cosas, si lo explico la lista es de terror, pero ahora mismo mi objetivo es recuperarme y al menos de momento en casa estoy a “salvo”

  4.    Responder

    Hace meses que os sigo y creo que está es la primera vez que me dejáis espeluznados. No porque los temas que hayáis tratado no hayan sido importantes ni me toquen de cerca. Lo que realmente me ha preocupado es que en pocas veces he visto equivocaros con vuestros análisis y previsiones y si, una vez más, estáis en lo cierto nos podemos ir preparando porque lo que viene es retroceder más de 100 años en algo tan prioritario como la sanidad.

    ¡Seguid así!

    1.    Responder

      Ojalá nos equivoquemos, pero por desgracia está es nuestra actual impresión hacia donde apuntan las cosas. Y si es un sector que debería ser vital y debería cuidarse especialmente, pero por desgracia me temo que nos van a meter en un desastre sin casi ni darnos cuenta.

  5.    Responder

    En el año 2012 se produjo el primer descenso de la esperanza de vida en España desde la Guerra Civil. Mucha gente va a fallecer por una pobre atención sanitaria y debemos ser realistas, no hay solución. Los votantes no van a reaccionar hasta dentro de muchos años, cuando el número de muertes ya sea alarmante.

    La gente debe tomarse muy en serio cuidarse, especialmente a través de una alimentación equilibrada y mediante la medicina preventiva (análisis, etc). Alcohol, café, aceite frito, abusar de las masas, carnes rojas, tabaco, dormir poco, situaciones de estrés, sedentarismo, sobrepeso, etc deben erradicarse, es una cuestión de vida o muerte, especialmente en la Comunidad de Madrid.

  6.    Responder

    Impresionante análisis de la sanidad.
    Yo trabajo en ambas, pública y privada, y las diferencias son claras.
    La pública es más lenta, masificada y con una población hiperdemandante. De sus gestores mejor no hablar, cargos de confianza sin experiencia y que están dirigiendo hospitales enormes con presupuestos multimillonarios.
    En mi caso, harto de ver como se asignan las plazas a dedo y que el currículum se lo pasan por el c**o
    En la privada? Mejor gestión, pero totalmente orientada al beneficio económico. Seguros con letra pequeña que dejan al paciente desprotegido. Con grandes diferencias (enormes) entre los diferentes hospitales y la formación de su personal.

    La sanidad no es algo que se deba gestionar con intereses únicamente económicos, y ese es el camino que están tomando nuestros políticos. Dentro de unos años serán nuestros hijos los que paguen con sangre (literalmente) por la sanida pública que van a desmontr nuestros politicos

    1.    Responder

      Gracias por el comentario, complemente muy bien un artículo escrito desde el punto de vista del paciente


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR