GurusBlog

¿Se ha quedado el dinero de los inversores enfangado en las startup unicornios?

Puede que aún sea pronto para poder afirmarlo y que falten aún dos o tres años para poder comprobarlo pero el gráfico que os adjuntamos nos puede empezar a dar una clara pista de que muchas de las startups denominadas cómo Unicornios (empresas con valoraciones superiores a los mil millones de dólares) se pueden haber convertido en auténticas trampas para muchos inversores.

Pero vayamos por pasos con una explicación previa. Todo inversor o fondo de venture capital tiene cómo objetivo que tarde o temprano pueda vender, realizar un “exit” de la inversión que tiene en una compañía y la clave para poder sostener valoraciones de vértigo en la diferentes rondas es que haya “exits” en empresas comparables que puedan servir de benchmark para esas valoraciones.

Sin “Exits” o mejor dicho sin liquidez a valoraciones extraordinarias las valoraciones estratosféricas tienen los pies muy cortos y aquí es donde debemos fijarnos en el gráfico.

En la línea verde tenéis el número de empresas que han levantado una ronda con una valoración de la compañía superior a los mil millones. En la línea azul el número de startups en las que los inversores han podido realizar un “exit”  es decir verificar el valor otorgado a una compañía  por un tercero que la compra por encima de los mil millones.

Cómo podéis observar en 2014 y 2015 hubo un furor de rondas de inversión en startups con valoraciones por encima de los mil millones, superando claramente la media de los últimos años y aquí es donde viene el dato más importante que nos viene a indicar que estas rondas a estas valoraciones no eran sostenibles y para ello hay que fijarse en la línea azul del gráfico.

La línea azul nos mide el número de “exists” realizados cada año con valoraciones superiores a los mil millones. Cómo podéis ver mientras las rondas de inversión se disparaban en 2014 y 2015, el número de éxits se ha mantenido siempre constante. Algo no cuadraba, y algo ha cuadrado aún menos cuando en 2016 el número de éxits además ha caído por debajo de la media.

El resultado de todo esto está siendo este otro gráfico:

La línea verde son el número de años que pasan desde que el primer inversor en una startups que supera una valoración de mil millones puede vender la compañía a otra empresa y en 2016 se ha disparado a 8,2 años. La línea azul lo mismo pero cuando el “Exit” se produce vía una salida a Bolsa y también está aumentando el tiempo de desinversión.

Una creciente iliquidez es una de las primeras señales que nos suele indicar que una burbuja puede estar llegando a su fin.

 

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

1 comentario

  1.    Responder

    No hacen falta gráficos ni datos. Basta con el sentido común para ver que es una estafa piramidal como la copa de un pino.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies