GurusBlog

¿Por qué se tarda menos en conseguir un préstamo que en abrir una cuenta corriente?

trucos del banco

El avance imparable de la tecnología también ha afectado al sector financiero que, en mayor o menor medida, ha intentado aprovechar las últimas innovaciones para mejorar los servicios ofertados a sus clientes, algo que los usuarios llevan tiempo demandando. El 60 % de los consumidores valora un banco con presencia física y un 66 % valora uno con presencia digital, según el informe 2016 “Global Consumer Banking Survey” de EY, que da a entender la importancia de combinar ambas esferas y de apostar por la digitalización.

Sin embargo, la capacidad de adaptación no ha sido igual en todos los ámbitos. Hoy en día, se puede conseguir un crédito en cuestión de minutos; sin embargo, abrir una cuenta corriente puede llevar más de una semana. Una diferencia de tiempo abismal teniendo en cuenta que los préstamos suponen un riesgo mucho mayor para una entidad que la apertura de una cuenta, señalan desde el comparador de minicréditos online HelpMyCash.com.

Sistemas automatizados, el secreto de la velocidad

El sector financiero se ha movido a dos velocidades. Mientras que las nuevas compañías “fintech”, hijas de la era digital, han sabido dar respuesta a las nuevas necesidades de los consumidores, la banca tradicional parece haberse movido siempre un paso por detrás. Y, precisamente, las cuentas corrientes solo pueden solicitarse en las entidades de depósito, tradicionalmente más lentas, mientras que el número de compañías en las que conseguir un préstamo es mucho más amplio.

Muchas compañías “fintech” especializadas en la concesión de financiación, que durante los últimos años se han multiplicado en España, la mayoría enfocadas en los minicréditos, utilizan algoritmos que automatizan el proceso de concesión del crédito, mucho más rápidos que los procedimientos tradicionales. Un “credit scoring” que simplifica y acorta los procesos de estudio y aprobación de las solicitudes.

“Cuando un cliente rellena sus datos, un algoritmo automatizado analiza más de 20.000 factores para determinar la solvencia del cliente de la forma más rápida posible. Este proceso automatizado es más veloz que cualquier trámite manual”, señalan en la página web de Monedo Now, perteneciente al grupo Kreditech, considerada una de las 10 compañías más destacadas a nivel internacional en el informe “Fintech 100” de 2016, elaborado por KPMG y H2 Ventures.

Kreditech, que utiliza un algoritmo capaz de aprender de los errores cometidos y evitarlos en el futuro, señala que “ha demostrado la capacidad de predicción de su algoritmo propio de autoaprendizaje al realizar recientemente un análisis crediticio de un millón de clientes para demostrar que los grandes datos combinados con datos tradicionales producen tasas de morosidad más bajas que el estándar de la industria”.

Financiación en cuestión de minutos

Volviendo al cliente, estos métodos automatizados que utilizan las compañías “fintech” le permiten obtener financiación en cuestión de minutos y una respuesta a su solicitud casi inmediata, mientras que en la banca tradicional los procesos pueden demorarse incluso semanas, a menos que se trate de préstamos preconcedidos, cuyas características ya han sido definidas previamente, señalan desde el comparador.

También es cierto que las compañías “fintech” que hacen gala de una velocidad sorprendentemente elevada suelen conceder préstamos de un importe inferior a los que acostumbra a conceder la banca, por lo que las implicaciones de sus créditos no son iguales que las de uno que pueda conceder un banco por valor de 50 mil o 100 mil euros. En el caso de los minicréditos, los importes son de solo unos cientos de euros. Según el estudio de Fintonic “Créditos al consumo en España”, el importe medio de un microcrédito en nuestro país el año pasado fue de 236 euros, un producto con el que ya cuentan uno de cada 100 jóvenes de entre 18 y 24 años.

En conclusión, hoy en día es posible solicitar un préstamo personal en una compañía “fintech” desde el sofá de casa, sin papeleos y sin apenas esfuerzo y el dinero puede estar en nuestra cuenta en unos minutos, mientras que solicitar la apertura de una cuenta corriente, que solo puede hacerse en un banco, requiere o bien acercarse a una oficina o bien esperar varios días si se opta por abrirla en un banco online y se manda la documentación por correo o por mensajero, ya que la banca no ha automatizado tanto los procesos y los nuevos clientes casi nunca pueden formar parte de una nueva entidad de forma puramente online. No obstante, esto podría cambiar dentro de no mucho.

Darse de alta en un banco 100 % online ya es posible

Durante la primera mitad de 2016 el SEPBLAC (Comisión de prevención de blanqueo de capitales e infracciones monetarias) dio luz verde a las identificaciones de nuevos clientes por videoconferencia. Esto abre un horizonte de posibilidades y reduce considerablemente los tiempos: se puede prescindir de la firma presencial en una oficina o de los envíos de la documentación a través de un mensajero.

Desde entonces, tres bancos han habilitado esta opción. Self Bank con su servicio Self Now, BBVA con su Alta Inmediata y EVO Banco. En los tres casos solo hace falta disponer de un dispositivo con conexión a Internet, realizar una foto o una grabación del DNI por ambas caras y mostrar el rostro para proceder con la identificación.

Aunque las “fintech” parecen adaptarse a los cambios siempre más rápido, parece que la banca se está poniendo las pilas, esforzándose en hacer llegar a sus clientes las últimas bondades tecnológicas, como la posibilidad de sacar dinero de un cajero automático sin llevar la tarjeta encima, la gestión de sus productos desde el móvil, la posibilidad de realizar consultas a través de WhatsApp o la opción de abonar las compras en comercios con el móvil o con una pulsera. Aunque algunas de las propuestas anteriores han tenido una recepción más bien tibia, sobre todo el pago con el móvil, son una prueba de que la apuesta que está llevando a cabo la banca por la digitalización es real. Y es que ya lo advirtió Francisco González, presidente de BBVA, durante el pasado mes de marzo: “La digitalización es la única solución que tiene la banca para poder sobrevivir en el futuro”.

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR