No hay nada como el poder personal, pero la mayoría de las personas no lo han encontrado ni remotamente por tener una idea equivocada de lo que significa.

Definen a una persona poderosa como alguien con el dinero y estatus necesario para ejercer su voluntad sobre los demás. Tal persona se presupone fuerte, inteligente, afortunada y algo despiadada. Hay ejemplos desde Washington a Wall Street, cualquier área donde la competencia es feroz y el botín llega a los vencedores.

Pero el verdadero secreto del poder personal está en otra parte. La diferencia es que el tipo de poder que acabo de esbozar viene de lo que haces y el otro proviene de lo que eres. Revisé las cualidades que he observado en las personas más poderosas que he conocido en los últimos treinta años, y es asombroso cuántas cualidades derivan del “ser” y no del “hacer”. Ésta es mi lista:

– Una persona poderosa construye una vida llena de significado y de propósito

– Son capaces de realizar sus intenciones

– Dirigen su atención con eficiencia y enfoque

– Sus decisiones benefician tanto a ellos como a las personas que les rodean
– Están llenos de creatividad, imaginación y percepción
– Pueden identificar situaciones a través de su acertada intuición
– Sus logros no les han conducido a la autosuficiencia: la humildad y la gratitud están presentes en su carácter
– Al final del día, la vida cotidiana es una fuente continua de alegría y ecuanimidad para ellos, no es un campo de batalla de lucha y frustración

No todas las personas poderosas exhiben estas cualidades cada día, debe haber espacio para el crecimiento personal y una serie de diferencias personales. Sin embargo, no importa cómo seamos de únicos cada uno de nosotros, compartimos un origen común en la conciencia de la que surge todo poder personal. Una vez que hayas entrado en contacto con esta fuente, las cosas más valiosas de la vida – el amor, la compasión, la fuerza, el sentido de la verdad – son accesibles de forma natural. No hay necesidad de depender de tu ego para ganártelas (ni prescindir de ellas una vez que tu ego falla en la búsqueda).

Esa clase de poder no es fruto del éxito mundano, sino que se basa en quién eres. Este mensaje lleva siglos difundiéndose a través de las más sabias tradiciones, pero depende de cada uno de nosotros descubrir su verdad a través de experimentarla, lo que conlleva un viaje basado en un proyecto de vida personal, orientado a descubrir quiénes somos realmente.

Es un problema que la sociedad actual tenga dichas nociones conflictivas acerca del mundo interior, donde la confusión ha sido creada por los conflictos entre la ciencia y la religión, los enfoques de la psicología, las exigencias de la vida diaria, y las aspiraciones enterradas que nunca se alcanzan por dedicar mucho tiempo y esfuerzo a las distracciones. Aún así, esos obstáculos existen en el reino del “hacer” y se mantienen lejos del reino del “ser”, cuya puerta siempre está abierta para quien quiera vivir en él.

¿Cómo reconocer si accedes a tu propio “ser”? Cuando me miro a mí mismo, me pregunto si estoy a la altura de los siguientes rasgos:

– ¿Soy inmune a la crítica pero sensible a la retroalimentación?

– ¿Siento que no soy inferior ni superior a nadie?

– ¿Me siento valiente?

– ¿Soy sólido por mi propia verdad?

– ¿Me encuentro a mí mismo en la compañía de aquellos que buscan la verdad (y actúo con cautela con los que afirman haberla encontrado)?

– ¿Tengo respeto mutuo con toda persona que me encuentro?

– ¿Siento la clase de cortesía que sale del corazón?

– ¿Sé qué aplazar y cuándo hacerme valer?

Estas piedras filosofales son las más valiosas en el día a día, ya que me dicen que estoy conectado a lo que realmente soy, mi verdadero yo, a diferencia de la imagen que proyecto y las etiquetas que otras personas me ponen. No siempre es fácil permanecer conectado al “ser”, hay que dejar espacio para el auto-perdón y una gran tolerancia por cometer errores. Pero el tipo de auto-poder que tiene sus raíces en el “ser” y no en el ego es inconfundible y profundamente satisfactorio. El hecho de que esté abierto a todos sigue siendo uno de los grandes secretos de la existencia humana.

Gustavo Rivero

Linkedin.com/in/griverog

Vía LinkedIn

omentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…