GurusBlog

“Si conseguimos crear puentes entre universidad y empresa, toda la sociedad se verá beneficiada”

Jordi Alba_doctorados industrialesJordi Alba es el project manager de Doctorados industriales, una iniciativa que nació en 2012 con 17 proyectos que creaban sinergias entre mundo académico y empresarial; esto es, mientras los titulados que preparan su doctorado reciben una formación transversal y retribuida, las empresas se hacen con ayudas, lo último en innovación y nuevos talentos.

En 2016, los proyectos gestionados ya suman 243. Alba nos da motivos para que universitarios y empresarios se apunten a esta apuesta de futuro para ambos.

¿Qué ventajas tienen las empresas que se apuntan al doctorado industrial sobre las demás?

Tienen 3 ventajas. La primera es que el contacto con el mundo académico les permite ir un paso por delante en innovación y tener un interlocutor en el mundo científico para asesorarse la próxima vez que se le presente un reto. La segunda es la captación de talento, seleccionar personas de nuestras universidades y de todo el mundo, y comprobar qué atractivo tienen para el nuevo capital humano que se está generando, y ahí ven qué están haciendo bien y mal. Y la tercera ventaja es tener una financiación para el proyecto que además es compatible con otras fuentes de financiación, ya sean europeas, estatales o regionales.

¿Cómo empezasteis?

Con un equipo de tres personas: Antonio Huerta, catedrático de la UPC, que fue el fundador; Joan Francesc Córdoba, su director ejecutivo, y yo mismo.
En 2012 hicimos una prueba piloto con 17 investigadores que trabajaban en 11 empresas, lo que quiere decir que había alguna que se animó a hacer más de un proyecto. En concreto, SEAT hizo 5 doctorados industriales. Como fue bien, en 2013 abrimos la primera convocatoria pública.

¿Ya existen casos de éxito?

Sí, ya hay dos tesis doctorales que ya se han leído, ambas con distinción Cum Laude. La primera trata de cómo aprovechar los residuos generados en construcciones y demoliciones para hacer hormigón con las propiedades del tradicional, pero con alto valor añadido, ya que es generado a partir de residuos y es sostenible. La empresa impulsora fue Escofet, la que hizo las baldosas de la Diagonal de Barcelona. La segunda se generó en una asociación sin ánimo de lucro y en un ámbito muy distinto: humanidades y patrimonio literario catalán, desde el punto de vista femenino. Querían conceptualizar el patrimonio literario desde el género femenino, que estaba infrarepresentado, y ver cómo a través de un modelo de valorización se podía dar a conocer a la sociedad este otro patrimonio.

Entonces ¿cualquier compañía puede apuntarse?

No hay requisitos en cuanto a tamaño o sector, de manera que se puede apuntar una pyme, una startup, una empresa grande o una spin-off de un centro de investigación. Incluso la propia administración pública, un ayuntamiento, una fundación sin ánimo de lucro… Y es válido cualquier ámbito de conocimiento, desde ciencias sociales hasta tecnologías químicas. Tenemos desde un proyecto de patrimonio literario catalán hasta un proyecto de nanotecnología, pasando las redes 5G. Lo que se requiere es que la empresa quiera desarrollar un proyecto de I+D.

¿Qué se le exige al alumno para ser admitido?

Dos requisitos principales. El primero, que tengan el perfil para desarrollar un proyecto de investigación. Este perfil (titulación, conocimiento de idiomas, quizá una experiencia…) está definido por la empresa y por la universidad o centro de investigación, porque esta persona realizará una tesis doctoral y debe tener la formación necesaria para ello. El segundo requisito es que tenga una nota mínima de 6,5 en los estudios de acceso al doctorado.

¿No hay mínimo o máximo de edad?

No. Nosotros tenemos desde los 23 a los 50. Es decir, hay investigadores más junior y otros más senior. Es importante recalcar que la retribución no va asociada a la edad.

¿Cómo se hace este match entre academia y empresa?

En muchos casos el binomio universidad-empresa nos llega hecho, pero vienen porque quieren iniciar un proyecto de mayor envergadura. Nuestro trabajo ahí es valorar el proyecto y dar una financiación. Aunque es cada vez más habitual que empresas nos hagan llegar un reto, un proyecto de investigación que tienen en mente y no saben con quién colaborar. Ahí hacemos de “celestina” y les ofrecemos 2 o 3 investigadores, de la mano de las OTRIS, porque nosotros no decidimos con quién deben desarrollar el proyecto.

Al final es como una pareja: el primer día te tomas un café, el segundo te explicas la vida, y el tercer paso es irte a vivir con ella. Cuando ves que ambos compartís inquietudes, sumáis, y podéis tirar adelante un proyecto común, es el momento de iniciar un proyecto industrial. Aunque, ojo, eso no quiere decir que no exista el amor a primera vista, ¡que también existe!

Y hablando de retribución, ¿cuánto cobran estos investigadores?

Nosotros establecemos un mínimo que en media para 3 años es de 22.000 euros brutos. Algo sensiblemente superior a lo que es una beca predoctoral o a cualquier otra ayuda para personal investigador en formación. Es importante de que las empresas no lo vean como un gasto, sino como una inversión a medio plazo. Además, también establecemos que el investigador debe formar parte de la plantilla de la empresa, porque esto genera un compromiso y la empresa se involucra mucho más.

Al final, quien decide la retribución exacta son la empresa y el candidato. Te puedo decir que, por suerte, las empresas están comprometidas y no suelen pagar el mínimo. Ven que para que sea interesante para personas que tienen un nivel mínimo de máster dedicadas a la investigación, debe tener una retribución adecuada a su valía.

Otra pregunta peliaguda: ¿cómo se acuerda el tema de la propiedad intelectual?

Desde la administración no establecemos ningún estándar. Les pedimos tanto a la empresa como a la universidad que lo negocien antes de solicitar la ayuda. Mientras esté firmado por los máximos responsables, para nosotros está okey.

Hay empresas, como una que quería abrir campo de investigación en una línea que no conocía, que se plantean colaborar con un grupo de investigación y poner solo recursos económicos, admitiendo que el 100 % de lo que se genere será de la universidad, dado que todo el conocimiento y el peso de la investigación lo lleva a cabo la universidad. Otras veces se comparte. Lo que no hemos visto todavía es que la empresa se lleve el 100 % de la propiedad industrial.

¿Cree que este tipo de formación transversal será el futuro?

. Ya no solo debemos ser expertos en estadística operativa o en logística, sino que debemos ser capaces de buscar fuentes de financiación, de trabajar en equipo, de proteger los resultados de la investigación… Tener competencias que pueden ser aplicables en cualquier empresa y sector económico. Es un área en auge. Yo mismo he aprendido muchísimo en cuanto a competencias transversales en los últimos años. Al interactuar con empresas, investigadores, la administración a nivel interno y con los doctorandos, tienes que ser capaz de comunicar, de crear un programa formativo que sea provechoso a nivel personal, y a nivel de equipo de cómo gestionar y coordinar para que todo salga bien.

¿También hay futuro para la transferencia de conocimiento?

¡Sí! A nivel político todos los grupos lo respaldan, hay una moción en el Parlamento. Y cada vez se conoce más, tanto en las empresas como en las universidades. Nosotros cada vez recibimos más iniciativas que no requieren de nuestra acción, cada vez las partes implicadas son más proactivas y están más implicadas.

Yo espero que el proyecto siga siendo un éxito, que podamos invertir los recursos que están previstos y que tenga demanda. Si conseguimos estos puentes de comunicación entre universidad y empresa, la sociedad en general se verá beneficiada, porque es una rueda en la que se generan más puestos de trabajo cualificados, creamos riqueza que nos ayudará a todos a tener una mejor situación social, lo que al final significa poder pagar las pensiones, las prestaciones sociales y hasta que no haya recortes.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies