La verdad que el aluvión de noticias a la que estamos expuestos no nos da tregua, la última que ya se venía fraguando desde hacía un tiempo se ha conocido hoy mismo, la edición 2008 del SIMO no se va a celebrar.

después de casi 50 años esta emblemática feria dejará de existir, fue en el año 1961 cuando nació referida más al mundo del mobiliario de oficina, y por allá la década de los ochenta se posicionó claramente en el mundo de la tecnología y los avances.

Los recortes de marketing que están sufriendo la mayoría de empresas tanto nacionales como internacionales han dinamitado la celebración de este año, los anuncios de Telefónica y Vodafone contrarios a su presencia en la edición de este año han puesto la guinda al pastel. En un intento desesperado la propia organización hace sólo una semana lanzaba mensajes de enfatizado optimismo para presentar la actual edición.

Bien, no deja de ser una noticia más en este vendaval ciclónico en el que estamos sumergidos, pero sintomática en un sector a priori aún emergente.

  1. Si sirviera de algo el SIMO, no se hubiera cancelado. Ese es el problema. Si permitiese hacer negocios a las empresas entonces seguro tendríamos SIMO este año. Pero como es un parque temático de frikis donde el stand más visitado es donde estén las gogós con las tetas más gordas, pues así estamos.
    Y lo de las gogós es cierto: que se lo pregunten a Airis.

  2. Tengo una pequeña emprfesa en la que implantamos nuestro propio software de gestión a Pymes. Hace 15 años, en el Informat de Barcelona, había una zona reservada a pequeñas empresas de software en la que los stands eran muy económicos. La actividad en esa zona era bestial, hacíamos demos contínuas a empresarios que buscaban soluciones concretas. Los contactos e incluso ventas eran enormes. Era una feria de verdad, se ofrecía bienes de verdad que tenían valor real para los que lo buscaban software que realmente mejoraba la productividad de sus empresas.

    Al cabo de un par de años, esta zona dejó de existir, supongo que por el interés superior que tenía para la feria las garndes empresas y sus exspectaculares stands. Al cabo de unos pocos años, la feria en sí dejo de existir en Barcelona.

    Ahora, en estos momentos de síndrome de abstinencia financiera de la economía mundial, tal vez haya la oportunidad de crear una nueva feria con productos más reales, acorde con la nueva economía real que tiene que venir, más basada en el resultado económico que en el financiero y en el largo plazo que en el medio-corto.

Responder a philippe Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Cien millones para revolucionar el mundo de la radiología

Jonathan  Rothberg, ha obtenido $100 millones para poder sacar adelante su proyecto.…

La historia de Facebook en una sola imagen

Nunca se hizo nada más concreto después del famoso dicho “vale más una…

La historia del Bitcoin. De 2008 a 2013

Damos un repaso a los principales acontecimientos que hasta hoy han marcado…