GurusBlog

¿Qué hacer con el síntoma de la oportunidad perdida?

bolsa

Mirando atrás te das cuenta que las grandes oportunidades te han pasado por alto. La cola del cajero del lado siempre es la que avanza más rápido, el negocio donde te propusieron entrar a trabajar ha sido un éxito y los planos de la casa que rechazaste es ahora la construcción más chula de toda la ciudad.

En la bolsa pasa lo mismo, cada cotización al alza podemos ver una oportunidad perdida. Microsoft, Inditex, Chipotle, Starbucks, Coca-Cola …. Ay, si hubiéramos podido comprar las acciones cuando estaban baratas!

¿Por qué fuimos incapaces de ver estas oportunidades tan interesantes y beneficiosas? ¿En qué estábamos pensando en ese momento?

La razón principal es porque se trata de oportunidades pasadas. Cuando se mira el pasado con retrospectiva es fácil tomar el punto de vista crítico y señalar los errores en los que hemos caído. La discusión crítica es habitual entre comentaristas y expertos en programas de entretenimiento, son los grandes críticos de la historia.

La crítica y enumeración, poco constructiva, de las oportunidades perdidas de los demás también es un tema habitual de las conversaciones de tarde. Es una manera de reconfortar nuestros escasos éxitos, y se aplica tanto en los protagonistas del mundo de los negocios, de la cultura o de la divulgación científica.

Alguna vez he oído calificar de “error” el hecho de que Steve Wozniak dejara Apple para continuar su carrera de profesor. Una oportunidad perdida. Quizás habría llegado a gran gurú de la empresa. Nadie se ha planteado, en ningún momento, que si Wozniak hubiera continuado con Jobs a la cabeza, quizás el iPhone sería un desconocido. La historia habría transcurrido por otro camino y Microsoft continuaría siendo el líder tecnológico indiscutible. Quién sabe.

Stuart Sutcliffe, es otro caso de “oportunidad perdida”. Amigo íntimo de John Lennon, empezó como bajista de los Beatles hasta que decidió enfocar su carrera como pintor. Sutcliffe murió como consecuencia de una hemorragia cerebral a los 21 años. Si continuara vivo, muchos le recordarían el error que cometió al abandonar el grupo. Aunque se hubiera convertido en una celebridad de la pintura.

Si Sutcliffe hubiera continuado hasta el fin con los Beatles, quizás la historia los habría tratado diferente. Quién sabe si los Beatles habrían salido de Liverpool. No lo sabremos nunca.

Andre Kostolany, el famoso inversor de origen húngaro, explica en su libro El famoso mundo del dinero y la bolsa el caso del “Rico Grün”. Aunque no he podido descifrar el origen de este personaje, es la historia de resolución de una oportunidad desaprovechada:

“[Grün] Pobre respondió a un anuncio en el que se ofrecía un puesto de trabajo de sacristán en un templo de Viena. En aquellos tiempos un sacristán tenía que saber leer y escribir. Como Grün era analfabeto, no le dieron el trabajo. Desconsolado, utilizó el dinero que le habían dado como compensación del viaje, para emigrar a Estados Unidos. En Chicago comenzó a hacer negocios. Con sus primeros ahorros creó una empresa que creció más y más a medida que pasaba el tiempo. Un gran grupo de empresas le compró sus negocios y, a la hora de firmar el contrato, se produjo la gran sorpresa: Grün, analfabeto, no estaba en condiciones de firmar.

– Dios mío! – Dijo el abogado comprador -. Dónde habría llegado usted si llega a saber escribir y leer!

– Sería sacristán de una iglesia de Viena! – Fue la respuesta. “

¿Cómo debemos tratar las oportunidades perdidas?

¿Qué debemos hacer cuando hay tantas buenas noticias, tantas acciones de color verde, delante de nuestras narices y no nos hemos beneficiado de ninguna?

Cada día hay una oportunidad perdida: Rebajas dónde comprar, chicas guapas en varios rellanos y una casa que podría ser nuestro nuevo hogar en el centro de la ciudad. Desgraciadamente, uno no se puede llevar todas las chicas del baile a casa.

El principio primordial para evitar cualquier error es no entrar tarde. Lo repito NO ENTRAR CUANDO NO TOCA. No se debe comprar la casa construida, ni comprar las acciones cuando ya se han revaluado. No hay que entrar a destiempo. Cuando la oportunidad lleva un cartel, con lucecitas, ya no es un buen lugar donde ir. No es la cueva secreta que nadie conocía.

Nosotros debemos ser responsables de nuestras decisiones y son las que influencian nuestro futuro. Grün no debía terminar leyendo las homilías en Viena,  Wozniak tenía la necesidad de divulgar sus conocimientos y Stuart Sutcliffe tenía más futuro como gran pintor que como bajista mediocre de los Fab Four.

Toda oportunidad tiene su protagonista y su día.

Via The Money Glory

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    Me gustó mucho el artículo, son de gran ayuda este tipo de blogs, ya que decidí estudiar la carrera de Administración y Finanzas en la UTEL 😉

  2.    Responder

    Muy buen articulo. Yo añadiría que pensar en las oportunidades perdidas es un signo de pesimismo, es una actitud. ¿Y las oportunidades que sí hemos aprovechado? En esas tenemos que pensar más a menudo, porque hay centenares. Seguramente un tipo pesimista que haya comprado digamos 50mil € en acciones de Inditex cuando estaban a 40 en lugar de alegrarse porque ahora tiene 130mil, estará pensando “porque no puse más dinero!!”.

  3.    Responder

    Cuantas veces habré pensado lo mismo…. tremendamente bien redactado, con ejemplos muy ilustrativos, muy bien documentado…. en definitiva, muy bueno


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR