GurusBlog

Un smartphone y un algoritmo para diagnósticar el cáncer de cérvix

Según la WHO el 87% de las muertes por cáncer de cervix ocurren en los países en vías de desarrollo, siendo el cáncer que tiene más incidencia entre las mujeres en estos países. Basta darle un vistazo al siguiente gráfico para ver la diferencia tan abrumadora sobre incidencia y mortalidad del cáncer de cérvix entre las mujeres de los países en vías de desarrollo y las que viven en países desarrollados:

Las causas de tanta diferencia son varias pero básicamente podemos señalar dos. Falta de cobertura en los países en vías de desarrollo de la vacunación contra el virus del papiloma humano (HPV), faltas de medios de diagnóstico para detectar en sus fases iniciales este tipo de cáncer y la falta de educación sexual que facilita las infecciones por HPV.

Por suerte la tecnología puede empezar a ayudar bastante en el campo de la salud y así lo ha entendido una compañía filantrópica innovadora denominada Global Good que busca soluciones para traer diagnósticos médicos de calidad en aquellas zonas del planeta donde escasean los doctores y las infraestructuras médicas.

De hoy al futuro

Diagnosticar el cáncer de cérvix no es complejo pero si requiere hoy seguir una serie de pasos que dificultan en gran medida el diagnóstico en las poblaciones con pocos recursos de los países en vías de desarrollo. En primer lugar un ginecólogo tiene que realizar al paciente una prueba de Papanicolaou con una muestra de células de cérvix. La muestra debe mandarse a un laboratorio externo. Una vez se tienen los resultados unos cuantos días después se debe citar de nuevo al paciente. En esta nueva cita el doctor debe practicar una colposcopia que implica analizar el cérvix con un microscopio y practicar una biopsia sobre el tejido sospechoso que debe ser mandada de nuevo al laboratorio.

El proceso de diagnóstico es largo y más para pacientes que deben desplazarse a la consulta médica en países con malas comunicaciones.

En Global Good han simplificado todo el proceso diseñando un aparato que se acopla a una smartphone para tomar una foto del cérvix. Utilizando una app se almacena la foto en la nube y utilizando técnicas de deep learning un algoritmo  diagnostica la presencia o no de cáncer y categoriza la foto del tejido en cuatro categorías: Tejido sano, tejido inflamado, tejido con lesiones precancerosas o tejido sospechoso de cáncer.

Un smartphone, una algoritmo y una foto pueden empezar a darnos la oportunidad de salvar muchas vidas allá donde los doctores no llegan.

Vía SingularityHub

 

 

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

1 comentario

  1.    Responder

    Me parecen increíbles todos los avances que se están produciendo tanto en el mundo de la medicina como en el de la tecnología. Lejos quedan ya atrás esas películas que nos parecían ciencia ficción. Lo del algoritmo es similar al que emplea Google para posicionar las páginas en sus resultados de búsqueda para palabras como raiola o panda.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies