En 2007 unos meses antes de que estallara la crisis financiera advertimos del crecimiento desmesurado que estaban teniendo en ese momento los CLOs (Collateralized Loan Obligations), un producto financiero que se obtenía troceando varias emisiones de deuda de empresas (generalemnte deuda derivadas de operaciones apalancadas de compra de empresas del private equity), que se mezclaban, se agitaban y se removían para luego venderlas en un paquete con alta calidad crediticia.

Por motivos de nuestra profesión en ese momento nos había llamado la atención el meteórico incremento de volumen que estaban teniendo los CLOs, pero no vimos al verdadero elefante en la habitación  eran los CDOs (Collateralised debt Obligations), los mismo que los CLOs pero cambiando las deudas de empresas por préstamos hipotecarios y con un volumen de CDOs emitidos significativamente superior al de CLOs.

Han pasado 10 años de aquellos tiempos y se ha producido un fenómeno curiosos. Mientras que los emisiones de CDOs , que fueran el producto financiero que estuvo  en el epicentro de la crisis financiera, se han reducido considerablemente desde máximos, los CLOs, es decir el empaquetamiento de las emisiones de deuda de empresas han tenido un crecimiento vertiginoso en los últimos años y actualmente el volumen de CLOs emitidos alcanza ya al volumen de los CDOs que se emitieron justo antes de que estallara la crisis financiera del 2007.

Hay otro pequeño problema adicional. En la lucha por encontrar algo con una rentabilidad decente en un entorno de tipo de interés cero, ha provocado que se disparen las emisiones de deuda denominada Covenant-Lite que eliminan muchas de las cláusulas que dan protección a los prestamistas y que generalmente se requieren, todo bien agitado y mezclado en la coctelera de los CLOs.

Información vía Bloomberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda