GurusBlog

Sotheby’s, el capital riesgo ataca a los comerciantes de arte

Una escultura del imperio romano, un esbozo dibujado por el mismo Leonardo da Vinci, obras de Pablo PicassoJackson Pollock o del artista de moda, Damien Hirst. Cualquiera de estas piezas únicas se han expuesto en las salas de Sotheby ‘s y se han subastado ante miles de espectadores. Algunos de los invitados son futuros compradores, otros son los mismos propietarios quienes ven como el cuadro que reposaba sobre la chimenea ahora forma parte de un espectáculo que genera millones de dólares y titulares magníficos para la prensa.

Sotheby's

En las subastas, como las que organizan las multinacionales Sotheby’s o Christie’s, una cotizada en la bolsa y la otra de capital privado francés, es donde se fija el precio a las piezas; son la cara pragmática del mundo del arte. Hasta ahora se habían mantenido expugnables y se organizaban casi como un duopolio, que dictaba las comisiones, las garantías y el mínimo de salida del material para vender.

La hegemonía del sector se rompió cuando el 2 de octubre la dirección de Sotheby ‘s recibió una carta del inversor Dan Loeb, uno de los titanes de las inversiones de Nueva York y gestor del fondo de inversión Third Point. Su presencia ya se había anunciado los últimos meses, cuando logró acumular una participación de un 9,3% del capital social. Ahora, por escrito, expresaba su malestar público como principal accionista del grupo.

Directivos de otras multinacionales ya saben qué pan se da cuando inversores con recursos intervienen activamente; es la batalla que precede a una guerra corporativa. Dan Loeb no es un aprendiz en este campo; Yahoo! y Sony han sido otros objetivos de su carrera intervencionista. En este ocasión, se dirigía al consejero ejecutivo y presidente de la casa de subastas, William F. Ruprecht, para pedirle una reestructuración interna, que comienza por su propia destitución.

La primera venta de Sotheby ‘s se registró el año 1744, cuando Samuel Baker, puso a la venta los volúmenes que formaban la biblioteca de Sir John Stanley, a través de una subasta en Londres. No fue hasta el año 1762 cuando John Christie se estableció como principal rival en el sector ejecutando una transacción en la misma capital británica. A día de hoy, las dos empresas resultantes de estos hechos históricos concentran el negocio de la mediación de obras de arte y son las que fijan públicamente el precio de las piezas. “Sin las subastas, el mundo del arte no tendría el valor financiero que tiene. Dan la·ilusión de liquidez “dice el especialista y escritor del boletín The Baer FaxtJosh Baer.

El mercado exclusivo que representan, tanto Sotheby ‘s como Christie’s, está correlacionado con el ciclo económico y, aunque parezca mentira, hay períodos de crisis en que los ricos se lo piensan dos veces antes de gastarse millones en obras tanto extravagantes como tiburones inundados en formol. Por otra parte, las nuevas tecnologías han permitido la entrada de nuevos actores, como Artprice, que han desequilibrado el sector mediante la oferta de servicios similares; como la comercialización y el asesoramiento a precios más bajos que ha sido posible gracias a la reducción de costes. El único elemento que aún distingue a las dos grandes del resto es la tensión que se respira en sus salas de transacciones, cuando todo el mundo espera el repique de martillo que detenga la desenfrenada escalada de precios.

Para Sotheby, las subastas significan un 90% total de los ingresos. Además, ofrece servicios de asesoramiento y de financiación. La introducción del continente asiático en los mercados globales, así como también la desaparición de la antigua Unión Soviética y la caída del muro de Berlín, provocó un crecimiento sin precedentes del mercado del arte, entre el año 2003 y el año 2012. Las ventas de Christie’s crecieron un 151% y Sotheby’s un 127%. Las acciones de esta última aumentaron más de un 50% durante el último año en la bolsa.

Si la evolución histórica del negocio ha sido buena hasta ahora, ¿por qué los inversores tienen quejas? Según un comunicado firmado por los presidentes de ArtvestMichael Plummer y Jeff Rabin, los inversores interpretan erróneamente el negocio de las subastas. “Muchos analistas comparan Sotheby ‘s con la venta de productos de lujo” dicen los dos expertos, refiriéndose a cadenas como Tiffany’s. Los márgenes de beneficios se han deteriorado en los dos últimos trimestres, no obstante la cotización de los títulos en la bolsa ha seguido creciendo.

La sintonía inexistente entre el consejo de administración y los accionistas, la estrategia equivocada de Sotheby ‘s y hechos puntuales sobre la figura William F. Ruprecht, quien ejerce en el cargo desde el año 2000, son los motivos para que Dan Loeb ha decidido actuar. Según él, en un mercado liderado por dos compañías centenarias, una de ellas está quedando . Mientras Christie’sha realizado un esfuerzo para situarse en los mercados emergentes y para vender productos en todos los segmentos de negocio, desde piezas ordinarias hasta Jasper Jones inéditos, Sotheby ‘s se ha mantenido exclusiva y estancada en el negocio tradicional, dirigido a grandes patrimonios.

Los directivos son el otro blanco de la carta de Third Point. Reforzado por el estatus de accionista principal, el fondo de inversión apunta los salarios millonarios y las bonificaciones extraordinarias de los altos directivos, quienes están desligados de la evolución del negocio, ya que no tienen retribuciones en forma de acciones. La participación de los ejecutivos no llega a un 1% del capital social. En cambio, destinan los beneficios del grupo a una larga lista de prestaciones personales – coche propio, seguro sanitario…

Las palabras de la carta de Third Point hicieron efecto; como un erizo, el consejo se escudó con la ejecución de lo que se conoce popularmente como poison pill. El 4 de noviembre Sotheby ‘s presentó un plan de derechos de suscripción de acciones que se ejecutará si se cumple una serie de condiciones, la más significativa es el supuesto en que un solo accionista acumule más de un 10% del capital social. El objetivo del plan es ahuyentar cualquier hostilidad externa, con la amenaza de una posible dilución del valor de las acciones.

La inmediata negativa los propósitos de Dan Loeb, quien pretendía conseguir una posición en el consejo de administración, ha demostrado los rápidos reflejos de cúpula de la casa de subastas, además de la inamovilidad ante nuevas propuestas. La cuestión, a partir de ahora, es saber si el resto de inversores se conforman sólo con la buena evolución de la empresa en la bolsa o también tienen en cuenta la perspectiva del famoso inversor. Cuando se trata de acciones, como con las piezas de arte, es difícil su valoración.

Via The Money Glory

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    muy interesante gracias!


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies