GurusBlog

Suecia, impuestos y un cuento para reflexionar

suecia impuestos

Hace unos días un amigo me envío este relato que encontró en la web de Mónica Mullor, Pomperipossa en Monismania, publicado en marzo de 1976 por la escritora sueca Astrid Lindgren. El diario sueco con mayor tirada, el Expressen, lo publicaría más tarde consiguiendo que hiciese eco en todo el país. 

Pongámonos brevemente en escena. Suecia experimentó un fuerte crecimiento en los 50 y 60 y sufrió la crisis mundial de los 70. Fue precisamente este último período el que se puso en tela de juicio sus magníficas prestaciones sociales pues sin crecimiento ya no serían fáciles de mantener.

Por poner un ejemplo, Suecia poseía  elevados impuestos para mantener políticas sociales como prestaciones por desempleo de entre el 85% y el 90% del salario original que poseían en aquel entonces. Y uno se pregunta, pero ¿cuánto duraba este chollo? y por sorprendente que parezca, no existía un límite temporal en el cobro de dicha prestación. Algo tenía que cambiar, y así fue. Como todos sabéis durante los 90 Suecia tuvo que llevar a cabo profundas reformas para poder mantener su famoso sistema social.

Ahora veamos algunos datos relevantes obtenidos de diversas fuentes:

  • En los períodos 1932-1976 y 1982-1991 gobernó el partido socialdemócrata (partido al que critica la autora de este cuento).
  • En 1933 la carga tributaria representaba el 20% del PIB, menos que en Francia o en Inglaterra.
  • El gasto público pasó del 31% al 60% del PIB entre 1960 y 1980, los funcionarios se triplicaron y el sector privado entró en decadencia.
  • Entre 1965-1985 se destruyeron más de 270000 empleos y en Suecia se doblaba la media de funcionarios de la OCDE, el 30% de la población activa.
  • Los tributos en 1989 representaban un 56% del PIB.
  • El paro en 1994 llegó al 14% y la deuda se duplicó. El gasto público era ya del 70% y el déficit varios años se situó por encima del 11%.
  • De ser en 1970 el cuarto país en riqueza per cápita del mundo pasaría al decimoséptimo puesto en los 90. Fue entonces cuando comenzaron una profunda liberalización (telecomunicaciones, transportes…) y se redujeron progresivamente los impuestos.
  • Se introdujo el cheque escolar y ha mejorado la calidad de la enseñanza.
  • Se ha buscado un sistema de capitalización de rentas para las pensiones estilo el sistema de José Piñera en Chile.
  • El tipo máximo del Impuesto de Sociedades ha acumulado muchísimas rebajas ya y está en el 27%, por debajo de España e, incluso, Inglaterra.
  • En 2011 su PIB creció un 3,9% respecto de 2010, lo que ha supuesto un incremento del 10,8% del PIB per cápita en un sólo año. En concreto, su PIB per cápita es superior a 40.000 €, situándose en el quinto puesto entre los países desarrollados, por delante de Estados Unidos, Francia, Alemania, Inglaterra y por supuesto, por delante de España (PIB per cápita español de 23.000 euros).
  • Hoy día, el desempleo está por debajo del 8% pese a la crisis.

Pero no todo pueden ser críticas para la socialdemocracia sueca. Es evidente que si bien puede existir el efecto “desmotivación laboral” por la presión fiscal sí es cierto que sus políticas sociales modernizaron el norte del país, educaron a muchísima población, llevaron calefacción a las casas, la gente del norte poco a poco fue adoptando nuevas formas de trabajo y de vida. Es decir, hubo progreso y progresos muy importantes, pero el sistema se derrumbó por sus excesos.

Volviendo un par de décadas atrás, este cuento pretendía hacer reflexionar a la población sueca sobre la conveniencia de la política del gobierno de imponer una elevada presión fiscal para mantener amplias prestaciones sociales.

Pomperipossa en Monismania

Ahora les voy a contar un cuento. Se trata de una persona que, podemos llamarla Pomperipossa, porque  así se acostumbra a llamar a la gente en los cuentos.  Ella vivía en un país que llamaremos Monismania porque algún nombre debe tener.

Pomperipossa amaba a su país, sus bosques, montañas, lagos y prados verdes, perono solo eso, sino también a la gente que allí vivía. Incluso a sus sabios gobernantes.Pensaba que eran tan sabios, que cada vez que había elecciones  en Monismania ella, fielmente, les volvía a dar su voto. Eran los que durante más de 40 años habían gobernado y organizado una buena sociedad, pensaba ella, donde nadie era pobre y cada ciudadano tenía un pedazo de la tarta del bienestar. Pomperipossa se sentía feliz de haber podido contribuir con su parte a la preparación de la tarta.

En Monismania había algo llamado impuesto marginal. Esto significaba que cuanto más dinero ganaba uno, mayor debía ser la parte con que se quedaba el Jefe de la Casa del Tesoro para poder preparar la tarta del bienestar. Este era una persona razonable y a nadie  quería sacarle más de un 80  o un  83% de sus ingresos.

«Querida Pomperipossa —dijo él—, usted se queda con entre un 17 y un 20%, y con eso puede hacer lo que quiera».

Y Pomperipossa se sentía profundamente satisfecha con ello y vivía  feliz y dichosa. Sin embargo, en el país había muchas personas descontentas que hacían gran escándalo y se quejaban  de  «la elevada presión fiscal»,  como la llamaban. Pero Pomperipossa nunca se quejó.

Nadie en Monismania la había oído quejarse en lo más mínimo sobre sus aportes a la tarta del bienestar. Antes al contrario, ella pensaba que era totalmente bueno y justo, y que nuevamente apoyaría a los mismos sabios gobernantes entregándoles su voto para así permitirles seguir gobernando su querida Monismania.

Pomperipossa escribía libros para niños. Lo hacía  por el puro placer de hacerlo,solo para divertirse un poco en esta vida. Un día pensó: «Quién sabe, los niños son casi  tan infantiles como yo y tal vez  quieran leer mis extrañas invenciones».  Y resultó que ellos querían. No solo los niños de Monismania sino también de países lejanos, tanto de Oriente como de Occidente.

Era para no creerlo, ¡pero en todos los rincones del mundo niños empecinados la leían sin  cesar!  Y fue esto lo que condujo a la desgracia de Pomperipossa. Sí, porque mientras más niños leían sus cuentos, más dinero recibía la pobre Pomperipossa. Pobre, ¿pero por qué?  ¡Ahora se lo contaré!

Un hermoso día los sabios que gobernaban Monismania se reunieron en un castillo que podemos llamar Haga, ya que así se llamaba.

Probablemente durante el café,sin tiempo para sacar cuentas cuidadosamente, tomaron una extraña decisión que hizo la vida, no solo de Pomperipossa sino de muchos habitantes de Monismania,más difícil de lo tolerable. Acerca de las consecuencias de  esta decisión,Pomperipossa no sabía nada por  el momento. No hasta que un buen amigo  de repente le preguntó:

— ¿Sabes que tu impuesto marginal este año es 102%?

— ¡Tonterías! —dijo Pomperipossa—. ¡Tantos «por cientos» no existen!

Ella no  era, como se ve, muy experta en matemáticas superiores. «Así es»,  le dijeron. En  Monismania había incontables  «porcientos», y si uno  juntaba el impuesto sobre la renta y las cotizaciones sociales que Pomperipossa debía pagar,ya que trabajaba por cuenta propia, se llegaba al 102%. ¡Y poco importaba lo que Pomperipossa dijese al respecto!

Pobre Pomperipossa,  allí había estado trabajando diligentemente y ni  siquiera sabía que era una empresaria por cuenta propia.  Ahora debería sentirse orgullosa de verdad. « ¡Soy una empresaria independiente, eso es ser algo!»  Mas luego de sacar las cuentas, comprendió lenta pero inexorablemente que en Monismania ser autónomo significaba la muerte.

Así pensó ella, y sacó estas cuentas:

«Esos terribles niñitos que por todas partesleen para que yo gane dinero, ¿cuánto podrá reportarme su desgraciado amor por la lectura este año? En el mejor de los casos, tal vez solo un millón. Y en el peor delos casos, dos millones». (Puesto que el dinero que recibía por sus libros provenía de todo el mundo, nunca se sabía de antemano cuánto sería. Además, podía recibircheques de un valor cuantioso y así verse afectada despiadadamente cuandomenos se lo esperaba.) «Vamos a suponer lo peor —pensó Pomperipossa—. ¡Dosmillones!»

Entonces, el impuesto a pagar sería así. De los primeros 150.000 que todos losniños juntos reúnen leyendo para usted, uno se queda, se dice, con 42.000 coronas.El resto de los 150.000  (108.000) van para:

La tarta del bienestar                                                                       108.000

El 100% de la cantidad restante es                                                 1.850.000

Y el 2%, que estúpidamente no sabía que existía, es                     37.000

Total                                                                                                1.995.000

Para Pomperipossa                                                                         5.000

Cuando había llegado tan lejos sacando cuentas, se dijo a sí misma: « ¡Mujercita, nunca has sido buena para sacar cuentas! Existen los decimales y cosas por el estilo, seguramente contaste mal, deben ser 50.000  las que quedan  para ti». Entonces volvió a sacar las cuentas, pero el resultado no fue diferente: si ganabados millones,  a ella le quedarían  ¡5.000 coronas para vivir!

Pomperipossa empezó a preocuparse, no se puede negar, y se dijo:  « ¡No es que gastes mucho en comida, pero aun así!». 5.000 coronas, cuando el arenque salado,que una vez fue la base de la cocina de los pobres, se ha vuelto tan increíblemente caro y el precio de todo lo demás también. Ahora estaba realmente asustada, y comenzó a informar de su dilema a amigos y familiares. Pero ellos no la creyeron.«5.000 coronas. ¡No intentes engañarme!», le decían.

Cuando por fin logró convencerlos, sus amigos le respondieron:  «Sí, pero hay un montón de deducciones». « ¿Qué es eso de deducciones?» ,pensó Pomperipossa. La deducción es el dinero que has pagado y no se puede comer como un arenque salado. Desconsolada, Pomperipossa se fue a casa y se sentó a pensar y meditar en un rincón oscuro.

« ¿Cómo podré conseguir comida para el día? —pensó—. ¿Tal vez pueda andar por allí como los pobretones de antes y robarme algo de comer por aquí y por allá?  ¿Tal vez si busco a los sabios gobernantes y  les golpeo la puerta, puede que se compadezcan y me den un plato de sopa de vez en cuando, y si se gastan algo de esas 1.995.000 coronas, entonces  la sopa podría ser más espesa, e incluso puede que le añadan una salchichita?»

Pero ni siquiera el pensaren la salchicha la consoló.

El corazón de Pomperipossa se ponía más y más oscuro. Se dio cuenta, entonces,de que había algo malo y vergonzoso en escribir libros, ya que eran castigados tan duramente. Cómo será en otros países, se preguntaba. Algo sabía ella, puesto que había encontrado a un buen hombre de origen ruso que era escritor.

Sus libros se vendían muy bien y él pagaba un 13% de impuesto. (Pomperipossa le contó de su 102% y entonces él se cayó de la silla. Pero tan pronto como se hubo recuperado,se fue derechito a casa para contar esto en su país.) Pomperipossa también había oído que en Irlanda les tenían tanto miedo a sus escritores que no se atrevían a cobrarles impuestos.  «Pero seguramente debe ser mentira», pensó Pomperipossa.

Muchas cosas alcanzó a pensar mientras permanecía sentada. En Monismania había otros emprendedores independientes como ella. Por ejemplo, médicos,dentistas y abogados, los cuales rápidamente habían llegado a la conclusión de que cuanto más trabajaban menos dinero se merecían, y por eso habían decidido mandar a la punta del cerro los cálculos biliares, los  molares doloridos, los divorcios y las compraventas de propiedades al menos uno, dos, tres, cuatro, y cinco días a la semana.

Seguramente por eso los habitantes de Monismania ahora tenían que luchar mucho más que antes para ser atendidos por un dolor  de estómago o de muelas o por un abogado para comprarse una casa algo vieja que estuviese muy endeudada, porque, según había oído ,era la mejor manera de rebajar el 102% de impuesto a casi nada si uno quería.

Al llegar tan lejos en sus pensamientos, Pomperipossa suspiró: « ¿Por qué no tengo deudas? Ay, queridos padres  ¿por qué me enseñaron que las deudas eran algo malo, algo que no había que tener? ¡Vean cómo me ha ido, no tengo deudas, sino solo esos desesperantes ingresos que me hacen desdichada!»

Sentada en su rincón, Pomperipossa pensaba más y más.  Se acordó de José en Egipto. Él había comprendido muy bien que durante los años de vacas gordas había que ahorrar para afrontar los años de las vacas flacas.

Así de sabia,  por supuesto, había sido Pomperipossa. Ella tenía un seguro de pensión bastante alto.«Es razonable —pensó— ahorrar para mi vejez. Cuando la pluma se caiga de mi mano temblorosa y no pueda escribir más, entonces no seré una carga para la sociedad. Si tengo seguro de pensión, tengo garantizado el pan de cada día, aunque,por supuesto, deba pagar impuestos por lo que reciba». ¡Y así sería!, ya que los sabios que gobernaban Monismania habían decidido con bastante sensatez que las primas de las pensiones serían deducibles de los impuestos.

No se pagarían impuestos hasta el día en que se comenzara a cobrar la pensión. Hubo muchos que se aseguraron. Por ejemplo, los artistas del mundo del espectáculo, que sabían quesu popularidad puede ser de corta duración:  «Hoy popular, mañana olvidado—pensaban—. Aquí hay que ahorrar para un seguro de pensión mientras los tiempos son buenos, de lo contrario, nos espera la mendicidad ,cuando la gente ya no quiera escuchar mis glamorosas canciones sobre las angustias y dichas de la vida».

Los sabios de Monismania pensaron por mucho tiempo que esto era bueno y sensato, pero poco a poco comenzaron a tener dudas y el mandamás, de pronto, se levantó y dijo que se le erizaban los  cabellos al ver las deducciones que la gente disfrutaba  por sus ahorros para la pensión.  ¡Maldición, maldición, el seguro de pensiones era malo y  vergonzoso!

« ¿Por qué ahora? —Pensó Pomperipossa—¿Por qué se le eriza el pelo de forma tan colosal? ¿Cómo puede de repente llegar a ser comparable con la evasión de impuestos algo que los sabios habían decidido hasta ahora que era prudente y sensato?»

Porque fue así como se podía leer la noticia en el propio periódico de los sabios gobernantes. Se publicaron largas listas acerca de  cuánto ganaba la gente y las abultadas deducciones que habían hecho.Las listas eran tan largas  que nunca quedó espacio para hablar de cuánto la gente pagaba en impuestos, y nunca se mencionó nada acerca de un 102% ni cosas así,no. En  cambio, ¡las deducciones sí que fueron explicadas con lujo de detalles!  «¡Claro, claro! —pensaron los impresionados lectores— ¡Qué  deducciones hacen esos ricachones por su champán y su caviar y su estilo  dispendioso de vida en general!

Finalmente, la así llamada opinión pública estaba tan concienciada que cuando los sabios gobernantes presentaron su proyecto de ley en el parlamento, no hubo ni un solo partido que se atreviera a oponerse y defender la deducción de impuestos por los ahorros para la pensión. No, ninguno se atrevió a ir en contra de la opinión pública,  ¡porque pronto llegaban las nuevas elecciones! Así, se promulgó una ley con  efecto retroactivo,  lo que ocurría ,según lo que sabía Pomperipossa, por primera vez en la historia de Monismania.

Y así el acuerdo de seguro que Pomperipossa había firmado legalmente hacía más de diez años, de la noche a la mañana fue algo imposible de mantener y ella se vio obligada a ir a su compañía de seguros y decir: «¡Por desgracia, no puedo cumplir con nuestro acuerdo porque no puedo pagar!».  Sin embargo, en la compañía de seguros estaban sorprendidos, enojados  y enrabiados con los sabios gobernantes que habían tomado esta decisión sin antes acudir a los expertos para informarse delas consecuencias que tendría la nueva Ley, por lo que se limitaron a decirle adiós a Pomperipossa con los ojos inyectados en sangre, pidiéndole que se fuera antes deque todo el edificio se derrumbase.

¡Había más cosas que Pomperipossa había alcanzado a pensar en su rincón oscuro!En los  buenos viejos tiempos, cuando la tasa marginal de impuestos era de no más del 83%, existía también algo llamado  «pensión alimenticia periódica».

Quería decir que si, como en los viejos tiempos, Pomperipossa contaba con más dinero del que  requería para las necesidades de la vida y tenía  a su alrededor parientes u otras personas necesitadas, ella podía darles un apoyo económico periódico. Ese apoyo económico era deducible de su declaración, y solo por eso lo podía hacer.

El aporte a la tarta del  bienestar era todavía una parte razonable, ya que el destinatario de la prestación también pagaba impuestos por la ayuda que recibía.Pero un  buen día nuevamente se les empezó a erizar el pelo a los sabios que gobernaban Monismania porque, tal vez,  llegó a sus oídos que un hijo de Monismania  con buenos ingresos  le  entregaba a su vieja madre 25.000 coronas anuales, lo cual hacía que ambos pudiesen vivir igual de bien.  «Maldición,maldición,  esto es feo y vergonzoso —pensaron los sabios—. ¡Tenemos que impedirlo!» Y así lo hicieron.

«Pero qué ocurrencia han tenido —pensó Pomperipossa en su rincón oscuro—.¿Son estos los sabios a quien yo admiraba y valoraba tan altamente? ¿Qué tipo de sociedad es la que se esfuerzan por  construir? ¿Una sociedad tan torcida e imposible como sea  posible? Oh, mi joven y ardiente socialdemocracia de mi juventud, ¿qué  han hecho de ti?  —y comenzó a ponerse un poco patética—.¿Cuánto tiempo más tu nombre puro  será utilizado para proteger un sistema de poder sin límites, paternalista, burocrático e injusto?»

Pomperipossa pensaba que en un país democrático el derecho de todos estaría protegido. La gente no debería ser castigada ni perseguida solo porque  honradamente —con o en contra de su voluntad— ganase  dinero. Pero era eso lo que, por lo que Pomperipossa  podía entender,  estaba ocurriendo ahora. Con la pobreza que le sonreía frente a su propia cara ,era difícil ver la situación de otra manera. « ¿Qué es —pensó— esta extraña y amarga envidia que ha caído sobre toda Monismania? ¿Y por qué nadie se rebela de forma tal que sea escuchado? Las cosas no pueden continuar así,porque entonces  se acabará toda fuerza emprendedora en nuestro país y no quedarán emprendedores a quién cobrarles impuestos.»

Y Pomperipossa se puso a leer de nuevo un corto verso escrito recientemente por uno de los  poetas más excelsos de Monismania:

Si creas un valor, la sociedad no lo puede tolerar,

en el alboroto de los burócratas estás obligado a participar,

tú debes ayudar a Castro a hacer la guerra en Angola

o si no, te vas a una casa de ancianos y recibes terapia.

En ese momento Pomperipossa sintió que ella misma, sin duda y de forma inmediata, necesitaba terapia. ¡Qué difícil y doloroso era verse obligado a dudar dela sociedad que hasta entonces había considerado como la mejor del mundo!

Más y más sombras se iban acumulando a su alrededor y nuevamente pensó en las cinco mil coronas que tendría para vivir si tenía la mala suerte de ganar dos millones.

«Pobre de mí —pensó—, ¿por qué no recibiré una pensión de vejez sin huella alguna de otro ingresos? ¡Cuán rica sería en comparación con mi situación actual!»

Entonces, como un rayo caído de un cielo azul, pensó:  « ¡Pero, mujer, tú debieras poder recibir ayuda social!» ¡Oh, que pensamiento más maravilloso! Con nuevas esperanzas, se puso a escribir una carta al Jefe de la Casa del Tesoro con el fin de saber cuánto podría llegar a recibir ella. Entonces se dijo así misma: « ¡Sabía que había una solución, me faltaba solo pensar en ella! Porque ésta es la mejor sociedad del mundo, ¿cierto?, ¿o no?»

«Esta pregunta la dejaré sin respuesta», pensó.

Y así vivió Pomperipossa, feliz de la ayuda social el resto de su vida. Y nunca más escribió libros.

PD. En el momento en que este artículo era enviado  a impresión, Pomperipossa recibió de parte de la Agencia Contable de los sabios gobernantes el cálculo exacto en  el cual se le decía que  de ninguna manera recibiría 5.000 coronas para derrochar.

«No, dijeron ellos. Si ganas dos millones nosotros debemos recibir,¡aleluya: 2.002.000 coronas!»

Entonces se decidió Pomperipossa a salir por las calles a pedirle dinero a la gente para poder comprarse una palanca de gran tamaño. « ¡Y, ahora, a temblar, hombres sabios, pensó ella, y refuercen las guardia de vuestras cajas fuertes! 5.000 me van a dar, sea como sea – si ustedes pueden robar con tal desfachatez, ¡también puedo hacerlo yo!

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

21 comentarios

  1.    Responder

    Surreal, pero tiene su verdad tambien.

  2.    Responder

    Consulta a los foreros: ¿alguien ha hecho los cálculos? Es que a mi no me sale 5.000 neto. Me sale: beneficio neto:1.855.000 Total Impuestos:145.000. Es decir una tributación del 7%.

  3.    Responder

    Argumentos negativos del relato:1. El cuento es bastante extremista, hipotético e irracional (102% de carga fiscal).
    (Pero no olvidemos que es cuento…)

    Argumentos positivos del relato:
    1. Su redacción es bastante didáctica.

    2. Crea la polémica de si el Estado es buen gestor de la “Tarta”.
    3. Crea la polémica de si con menos impuestos, mayor circulación de capital, mayor crecimiento y progreso.

    1.    Responder

      Esto es un comentario como Dios manda. Me da coraje cuando alguien contesta “malo, muy malo”. Así puedo criticar hasta el novel de Economía…. pero y dando argumentos? Por qué es malo, muy malo?
      Comparto la opinión de Inés, tanto los argumentos negativos (pero entiendo a la autora que quisisese llevarlo al extremo para conseguir su objetivo de llamar la atención). y Comparto los positivos (el cuento se entiende perfectamente ¡y para quién comenta que la redacción es mala! sabes lo famosa que es esta señora como escritora de cuentos? pero bueno la crítica es fácil para un experto en cuentos como tú, ja!),
      En cuanto a si el Estado es buen gestor de la tarta, en mi opinión no. El Estado no tiene los mismos incentivos, si da pérdidas lo que gestiona no es problema si tiene que meter la mano en el dinero de todos lo hace y punto.
      y la polémica de menor carga impositiva, desde luego, estoy a favor de que el Estado recaude lo suficiente, ni más ni menos. Pero desde luego en Suecia fue excesivo….
      Gracias por el artículo

  4.    Responder

    Gran articulo. Por suerte para ellos consiguieron corregir el sistema a tiempo. El estado cuando mas pequeño mejor. Estado grande lleva a la progresiva eliminacion de libertades y a hacer sentir a la poblacion de que papa estado tiene que arreglar todo: que bankia quiebra, papa estado arreglalo. que mi equivoque con las preferentes. papa estado arreglalo. que el carbon no se vende. papa estado compralo. que no tengo piso. papa estado regalame un piso. que sera lo siguiente? es asombroso cuantas veces se lee hoy en dia en los medios a todo tipo de entes-administraciones-periodistas-colectivos clamando porque el estado les resuelva la papeleta que ellos no han sabido resolver.

  5.    Responder

    España no tiene un renta de 23000 euros… Es bastantes más. Eso para empezar.

    1.    Responder

      Ah, sí? Tenemos 1 billón de PIB y 44 millones de habitantes, si divides amigo, sale un poco menos de 23000 de PIB per cápita

      1.    Responder

        23,000 € , siendo que el 70% no llega ni a los mil euros al mes!

  6.    Responder

    Incentivación laboral de la mano de falta de presión fiscal, pero no es sólo la laboral, sino la creativa, la industrial y la empresarial. Pensemos una cosa, qué ocurriría si el Impuesto de Sociedades en España fuera del 50%? ¿Cuántas empresas se irían? Marx siempre dijo que el capital se movía allá donde obtuviera mayores recursos, no creéis que si en Suecia los recursos obtenidos iban siendo cada vez menores lo lógico era que cada vez hubiera menos capital? Lo lógico era que cada vez hubiera menos crecimiento y, por lo tanto, MUCHA MENOS RIQUEZA A REPARTIR EN EL ESTADO DE BIENESTAR?

    1.    Responder

      Además, ¿Quién dice que el Estado sea quien mejor reparte lo recaudado de sus ciudadanos? Creo que cuando una persona contribuye con un 50% de sus ingresos es más que justa, es más que generosa, y no hay que seguir avanzando hasta tasas confiscatorias. SEGURO, SEGURO que los críticos de este cuento no querrías pagar más de un 50% de vuestros ingresos. Y si os obligaran os desmotivaría, Y si pudieseis iros a otro país para pagar menos, lo haríais. Así que soltad ya la careta de Justicia, reparto equitativo, redistribución de riqueza, y a ser sinceros y coherentes. Lo que este cuento deja claro es que no hay que colarse subiendo impuestos….o como indica la curva de laffer la recaudación empieza a caer y las arcas del Estado a resentirse. Además tanta porción del pastel para el sector público ahoga al privado. Estamos de acuerdo o no???

      1.    Responder

        Bueno, la curva de Laffer hay que analizarla con cautela. Es decir, hay un punto en el que a mayor recaudación mayor ingreso, cuando la economía se lo permite. Respecto de tu primera pregunta, te la contesto con otra ¿puede realmente el Estado generar riqueza?

  7.    Responder

    malisimo el cuento, pesado y tocando extremos

    1.    Responder

      Nos cuentas tú uno explicando lo que pasó? Es cierto que toca extremos pues es la manera de llamar la atención, si lo exageras acentúas mucho más la idea… pero desde luego el trasfondo de que la alta carga impositiva asfixió la economía es verdad y queda reflejada. Cómo sería tú cuento juan?

  8.    Responder

    Además de ser un cuento mal redactado y aburrido, es torticero cuyo único objetivo es vendernos la burra del neoliberalismo que nos ha traído a la situación que nos encontramos. Vamos, que ahora va a resultar que en Suecia tienen un Estado del Bienestar menor no ya que el de aquí, sino que el de Burkina Fasso,

    1.    Responder

      Vamos a ver, creo que el hecho de que Suecia tenga un Estado de Bienestar grande (que lo tiene) no puede impedir que veamos que es MUCHO MENOR que el que era en los 90, y que es una casualidad excesiva el hecho de que con un estado de bienestar MUCHO MENOR, le vaya tan sumamente bien durante esta crisis, NO?

      1.    Responder

        Poco neoliberalismo veo en un mundo donde la mitad del PIB de una nación lo acapara el estado. Y Suecia no es próspera porque tuviese o tenga un estado grande. Suecia puede permitirse un estado grande
        porque es próspera. Y tal prosperidad se asentó con reformas propicias al mercado libre en el XIX y principios del XX.

        1.    Responder

          Totalmente de acuerdo con Atir.

  9.    Responder

    Articulo malo, muy malo

    1.    Responder

      Argumente un poco, please!

    2.    Responder

      Malo? Pues a mi me ha gustado la historia, creo que refleja perfectamente el peligro que conlleva “pasarse” al subir los impuestos. Es importante estar motivado, incentivado para trabajar… si yo monto una empresa de éxito y me quitan más de la mitad? si a Amancio Ortega le pidiera España más del 50% de sus beneficios¿ Qué crees que haría…


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR