Ofrecido por

GurusBlog

Tarjetas de crédito y débito. Un negocio redondo para la banca

tarjetas debito

Desde Kelisto.es nos envían este interesante estudio sobre la evolución de los ingresos que la banca obtiene de las tarjetas de crédito y débito y los costes asociados a la prestación de dicho servicio:

Las cuotas y las comisiones de las tarjetas bancarias aportan a la banca unos ingresos de 3.266 millones de euros, una cifra que cuadruplica el coste total del mantenimiento del parque de cajeros en España, que a día de hoy asciende a 840 millones de euros, según un estudio elaborado por la web independiente del ahorro. Además, las entidades financieras han aumentado las cuotas y comisiones de las tarjetas bancarias de forma alarmante y generalizada desde 2005. En concreto, han aplicado subidas de hasta el 167%, un encarecimiento que no corresponde ni con la evolución del IPC ni con la de los costes laborales.

Estos desequilibrios tienen un impacto social generalizado y son fruto de una insuficiencia normativa y una parálisis institucional. En España hay 69,7 millones de tarjetas emitidas en manos de 28 millones de personas, es decir, el 73% de la población adulta. En total, los consumidores españoles realizan 901 millones de extracciones al año con tarjeta, de las que más de la mitad (450 millones) están sujetas al pago de comisiones. Como consecuencia, cada ciudadano gasta una media de 67 euros anuales por mantener y utilizar una tarjeta de débito, cifra que se eleva hasta los 90 euros en el caso de las de crédito.

El gasto que debe afrontar el usuario de tarjetas bancarias se ha visto afectado por la reducción del número de cajeros, que ha pasado de 61.714 en 2008 a 52.221 en 2013 (9.493 menos). Esta disminución ha aumentado las posibilidades de tener que pagar comisión en operaciones de extracción. A día de hoy, la probabilidad de que un usuario medio de tarjetas bancarias utilice cajeros sin comisiones (es decir, de su propia entidad) es del 50%, mientras que la de usar uno de su propia red (excluidos los de su banco) se sitúa en el 19,2% y la de emplear uno de otras redes, del 30,8%.

[quote]Primer desequilibrio: los ingresos de la banca por tarjetas cuadruplican el coste del servicio[/quote]

La normativa en vigor deja en manos de las entidades y el consumidor la libre determinación de las comisiones y protege insuficientemente al cliente bancario. Tan solo especifica que los cobros deben corresponder a servicios prestados o a gastos habidos, sin más aclaración sobre la valoración de éstos ni su posible seguimiento o control por parte de las autoridades reguladoras.

En este sentido, el informe de Kelisto.es revela que existe un fuerte desequilibrio entre el coste que asume la banca por prestar un determinado servicio (mantener la red de cajeros) y lo que cobra a los usuarios por ello (las cuotas y comisiones de las tarjetas). En concreto, el mantenimiento de la red de cajeros supone un gastos de 840 millones de euros, una cuarta parte de lo que ingresa la banca en concepto de cuotas y comisiones de las tarjetas bancarias: 3.266 millones de euros. De estos, 2.000 millones de euros corresponden a las cuotas anuales y 1.266 millones, a las comisiones por extracción en cajeros.

Tabla 1.- Ingresos por cuota y comisiones de retirada de efectivo 2013 (millones €)

tarjetas de credito

Por tanto, solo las cuotas anuales permitirían cubrir los costes de mantenimiento y generar un excedente de 1.160 millones de euros para las entidades. En general, el excedente que genera esta actividad (2.426 millones) representa el 6,5% del valor añadido bruto (VAB) del sector de actividades financieras y seguros.

“Más de 28 millones de personas sufren las consecuencias de los graves desequilibrios que provoca el actual sistema de cuotas y comisiones de las tarjetas bancarias en España. Esta situación es el resultado de una serie de factores, como una normativa deficiente, lagunas en materia de transparencia informativa y la complejidad de un sistema que deja en total desventaja al consumidor. A todo ello se suma una evidente ausencia de acción gubernamental o pública, que en otros países ha posibilitado avances hacia una situación más justa. Además, la falta de iniciativa por parte del sector y su escasa autorregulación han contribuido a que se agraven estos desequilibrios.

“La triste realidad es que los ingresos de las entidades por cuotas y comisiones de tarjetas han ganado peso en el negocio bancario. Mientras que los ingresos del sector financiero se han desplomado desde 2009, las comisiones han aumentado de forma alarmante desde 2005 – sobre todo las que se aplican a las tarjetas de débito – y a día de hoy aportan más a la banca que antes de la crisis financiera”, explica la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es, Estefanía González.

Gráfico 1.- Evolución del VAB de actividades financieras y de las comisiones (Índices, 2005=100)

tarjetas de credito

 

Un sistema complejo e injusto que deja en desventaja a los ciudadanos en riesgo de pobreza

La mayoría de las entidades financieras cobran a los titulares de tarjetas una cuota anual y, además, una comisión por retirada de efectivo, salvo que se utilicen los cajeros de la propia entidad en las extracciones con tarjeta de débito. Dichas comisiones son un porcentaje sobre el importe retirado, sujeto al pago de una cantidad mínima en euros, que resulta más elevado si se utilizan cajeros de otra red.

Para averiguar el impacto de las comisiones en el bolsillo del consumidor, es necesario conocer cuáles son sus hábitos a la hora de usar las tarjetas. En el caso de las de débito, un usuario medio cuenta con 1,1 tarjetas y realiza 24 operaciones de retirada de efectivo al año por un importe medio de 111 euros cada una: 12 en cajeros de la propia entidad (por tanto, sin comisión), 5 en los de la propia red y 7 en otras redes. De estas cifras se desprende que su gasto anual en comisiones se sitúa en 67 euros: 22 euros por cuota anual y 45 euros en comisiones por retirada de efectivo de cajeros.

El impacto económico que el consumidor soporta es aún mayor si se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social, dado que sus hábitos a la hora de usar la tarjeta son distintos: realiza más operaciones que el ciudadano medio (62 frente a las 24 del usuario medio), pero por un importe menor (30 euros frente a 111 euros). Dada la política de comisiones que se aplica en España – por la que se cobra un porcentaje del importe extraído, partiendo de un mínimo en euros- un consumidor en riesgo de pobreza abonaría cada año 86 euros por sacar dinero del cajero (9,3% de lo extraído), mientras que el usuario medio pagaría casi la mitad: 45 euros, es decir, un 3,4% de la cantidad sacada.

Tabla 2.-Comisiones máximas de las tarjetas de débito vigentes al inicio de 2014

tarjetas credito kelisto

[quote]Segundo desequilibrio: las comisiones suben hasta un 167% desde 2005[/quote]

Las cuotas y comisiones que abonan los consumidores por el uso de sus tarjetas bancarias se han encarecido de forma generalizada desde 2005 hasta la actualidad, una subida que ha sido especialmente alarmante en las tarjetas que permiten sacar dinero a débito. La subida más significativa ha sido la que afecta a las comisiones por sacar dinero en cajeros de la propia red (pero de una entidad distinta a la emisora de la tarjeta), que se han triplicado: pasando del 0,5% de la cantidad extraída al 1,73% (+1,23 puntos), con un mínimo que ha evolucionado desde los 0,5 euros de 2005 a los 1,44 euros de 2014 (+167%).

El resto de costes que se abonan por usar las tarjetas de débito también ha aumentado. Por ejemplo, la cuota anual se ha duplicado, al pasar de 10 a 20 euros. Por su parte, el mínimo que se aplica cuando se saca dinero en cajeros de otras redes ha crecido un 46% (desde los 2,47 euros de 2005 a los 3,61 euros de 2014).

El crecimiento de las cuotas y comisiones que se aplican por el uso de las tarjetas bancarias ha sido extraordinariamente elevado si se compara con la evolución del coste de la vida (tomando como referencia el IPC) y los costes laborales entre 2005 y 2014. Para llegar a esta conclusión, basta con tomar como referencia un índice, que parte de 100 en 2005 para establecer una evolución comparable. De este índice se desprende que, al llegar 2014, el IPC había llegado al 121 y los costes laborales al 118. En cambio, los correspondientes a las comisiones de las tarjetas estaban muy por encima: el de las de débito se había situado en el 204 (el doble que en 2005) y el de las de crédito en 145.

“El aumento de las comisiones de las tarjetas no responde a una actualización del IPC ni a un intento de equilibrarlo con los costes laborales, esto conduce a pensar que la subida de cuotas y comisiones responde a una estrategia de aumento de beneficios de las entidades gracias a estas comisiones. Esta impresión se confirma al comparar los ingresos anuales que las entidades obtienen respecto a los costes que incurren”, señala González.

Tabla 3.- Comisiones máximas por tarjetas de débito desde 2005 hasta la actualidad

Captura de pantalla 2014-06-25 a la(s) 13.07.23

 

Tabla 4.- Variación acumulada (2005-14) de las comisiones máximas. Tarjetas de débito

Captura de pantalla 2014-06-25 a la(s) 13.05.24

 

Kelisto.es exige un sistema de comisiones más sencillo, transparente y justo para el consumidor

Las conclusiones y datos revelados por Kelisto.es han sido acogidos con especial interés por la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), que ha resaltado su relevancia e interés social. Como consecuencia, CECU y Kelisto.es han firmado un convenio de colaboración para impulsar acciones futuras con una doble finalidad: por un lado, ofrecer a los usuarios información útil que les permita tomar mejores decisiones y negociar condiciones justas y transparentes; por otro, incentivar a las administraciones y organismos de control a que tomen medidas decididas frente a prácticas y condiciones excesivas.

A la vista de la situación actual, parece urgente reequilibrar el sistema de cuotas y comisiones de tarjetas bancarias vigentes en España, a fin de corregir la posición de perjuicio y vulnerabilidad en la que se encuentran los consumidores. Desde Kelisto.es, exigimos la adopción de una serie de medidas que permitan corregir un mecanismo que resulta poco transparente, desregulado e injusto:

1. Investigar el sistema de comisiones e introducir las modificaciones legislativas pertinentes.

Las autoridades públicas deberían investigar de manera urgente si las cuotas y comisiones están o no ajustadas a derecho, en particular, al ordenamiento jurídico vigente en materia de competencia y protección del cliente bancario.

2. Aumentar la transparencia.

Sería necesario mejorar la transparencia por diversos motivos:

a) El sistema de comisiones es excesivamente complejo para un consumidor medio.

b) Los bancos publican información sobre las comisiones máximas, en lugar de difundir los costes que se aplican en la práctica.

c) Falta información periódica sobre la evolución de las comisiones en España, lo que obstaculiza el seguimiento y la comparativa con otros países de nuestro entorno.

En este contexto, se recomienda a los poderes públicos:

Instar a las entidades de crédito a publicar las comisiones aplicadas, con la periodicidad que marca la ley (trimestralmente), de forma que se evite la ambigüedad que supone para el cliente disponer sólo de la información sobre comisiones máximas.

Crear un comité de análisis y seguimiento de las comisiones: preferiblemente, debería estar formado por representantes del Banco de España, el Tribunal de Defensa de la Competencia y otras entidades públicas implicadas, las entidades de crédito, las redes de cajeros y las asociaciones de consumidores.

Divulgar, al menos con carácter anual, información sintética de fácil interpretación sobre el importe y la evolución de las comisiones de las tarjetas bancarias, y sobre los ingresos que generan dichas comisiones y el coste que supone para la banca el mantenimiento del parque de cajeros.

3. Promover la reforma del sistema de comisiones de las tarjetas de débito.

Un sistema de comisiones justo, que atenúe las desventajas de información y poder de negociación del cliente, tendría la siguiente estructura:

Una cuota anual que refleje la parte proporcional de los gastos reales que la entidad asume por prestar el servicio, y que se actualice anualmente en función del IPC.

Comisiones cero por retirada de efectivo en cajeros del territorio nacional.

Para impulsar estos cambios y lograr un sistema de comisiones más sencillo, transparente y justo para el consumidor, Kelisto.es inicia hoy una campaña que tiene como objetivo recoger 25.000 firmas.

Además, los datos y conclusiones de esta investigación han sido acogidos con especial interés por la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), que ha resaltado su relevancia e interés social. Como consecuencia, CECU y Kelisto.es han firmado un convenio de colaboración para impulsar acciones futuras con una doble finalidad: por un lado, ofrecer a los usuarios información útil que les permita tomar mejores decisiones y negociar condiciones justas y transparentes; por otro, incentivar a las administraciones y organismos de control a que tomen medidas decididas frente a prácticas y condiciones excesivas.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

8 comentarios

  1.    Responder

    Veo que la mayoría de comentarios son en contra del artículo. Estoy de acuerdo. Los bancos son libres de cobrar por sus productos y nosotros de buscar los mejores precios. Yo no pago por una tarjeta desde hace muchísimos años. Mientras los bancos no se pongan de acuerdo para fijar precios no hay por qué quejarse.

  2.    Responder

    Coincido con Josechu en que este informe hace aguas por todas partes. Además de minusvalorar los costes de las tarjetas, obvia que hay en el mercado multitud de tarjetas sin comisión anual, incluso sin cambiarse de banco. También hay tarjetas con las que no se paga comisión por retirada de efectivo. Si la gente no las contrata, no es culpa ni de los bancos ni del regulador.

  3.    Responder

    Este informe está sesgado y le falta bastante información.
    Desde luego, los costes para el emisor no son solo los cajeros: la red de comercios, los TPV, el servicio de atención al cliente, la impresión y envío de extractos, la tarjeta (el plástico)… son un coste elevadísimo del que el estudio no habla.
    El coste financiero es elevado, ya que el banco para al comercio en unos días mientras que no se cobra al cliente hasta el mes siguiente (en crédito), con unos costes financieros que el banco tiene que asumir.
    De las comisiones se informa al usuario cuando contrata la tarjeta y cada vez que va a extraer en un cajero se informa del coste de la transacción, no sé de dónde viene lo de que falta transparencia… en cualquier caso, las comisiones ya están reguladas y supervisadas por el Banco de España y la UE.
    Por concluir, lo más probable es que con la cuota anual de la tarjeta el banco ni siquiera pague los costes de emisión: plástico + extractos + envío al cliente.
    A este informe le falta muchísima información, no sé si por desconocimiento por parte de quien lo ha hecho o porque en Kelisto pretenden “hacer ruido” para ganar notoriedad gratuitamente, aunque sea a costa de presentar estudios sin ninguna base.

  4.    Responder

    Mandé mail a Gurus Blog explicando que estamos haciendo una StartUp cuya finalidad es evitar estos costes así como añadir mas libertad al usuario…veo que no lo habéis leído!

  5.    Responder

    Desde el 2005 no he vuelto a pagar por una tarjeta de crédito/débito. Y tampoco comisiones por sacar dinero, salvo cuando he estado en el extranjero. La cuestión es que la peña se mueva o no a otro tipo de banca, no tan hijadepiiiii como la tradicional

    1.    Responder

      Estoy contigo, el año pasado abrí una cuenta en otra entidad con tarjeta de credito y debito gratis. La que tenia en mi otro banco cuando caduco no la renové. Y ahora dispongo de efectivo en cualquier cajero nacional sin comision y en el extranjero unicamente las que aplica el “dueño” del ATM.
      La cuestion es moverse.

      1.    Responder

        Podria decirme que entidad es esa Daniel? Muchas gracias


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR