Tal como nos indica el blog, La Boveda, la pasada semana, Islandia sufrió un pequeño cataclismo financiero, después de que la agencia Fitch rebajara la calificación de la deuda del paí­s, al entender que el actual déficit es insostenible. El anunció provocó una devaluación de la moneda de su paí­s cercana al 10% en tan sólo un dí­a, y lo que es peor su efecto se extendió al resto de divisas emergentes…con caí­das en el real Brasileño del 3%, del rand Sudafricano del 2%, y del 1,5% en la rupia Indonesia.

¿Será el principio del fin de unos años de bonanza para los inversores en paí­ses emergentes? De momento parece que los efectos del susto Islandés se han apaciguado, pero no deja de ser una señal para los inversores en los denominados paí­ses emergentes que en los últimos años han gozado de una poca normal estabilidad.

Un buen ejemplo lo podemos encontrar en Colombia, donde su divisa se ha apreciado más de un 20% respecto al dólar y el euro, su mercado de valores se ha revalorizado cerca de un 200% en los últimos dos ejercicios y la inflación parece relativamente controlada por debajo de los dos dí­gitos.

A todo esto el diferencial entro los tipos de interés de la deuda de los paí­ses emergentes y la de los paí­ses occidentales sigue manteniendose en mí­nimos históricos…por el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?

Factores en contra de la competitividad de la economía española en 2018

-Gestión del talento: La primera y principal razón de la pérdida de…