El Tesoro Público tratará de resarcirse este martes con una emisión de letras a tres y seis meses, la última del mes de julio, después de que el pasado jueves se viera obligado a elevar los tipos de interés de sus bonos y obligaciones a largo plazo sin conseguir con ello elevar el ratio de cobertura.

La última subasta de letras, también la pasada semana, fue por el contrario un éxito, al superar el importe máximo previsto de 3.500 millones de euros, con tipos hasta un punto porcentual por debajo de los de la subasta anterior, que bajaron así del 5%.

La principal diferencia entre la subasta del martes y la del jueves, la marcó las declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Pleno del Congreso de los Diputados, asegurando que la eliminación de la paga extra de Navidad a los funcionarios era necesaria para poder pagar las nóminas en la Administración.

Comentario Gurús:

Dejando de lado torpezas lingüísticas de “podadora” Montoro, la diferencia entre la subasta del martes y la del miércoles es que la primera era una subasta de letras (vencimiento a corto plazo) y la del jueves una subasta de bonos (vencimiento a medio – largo plazo)

Inmediatamente se encendieron las alarmas y las dudas sobre la solvencia de España elevaron la prima de riesgo por encima de los 570 puntos básicos, lo que condicionó las subasta de bonos y obligaciones.

De cara a la subasta del jueves, la situación no ha mejorado. Muy al contrario, después de que el PP convalidara el decreto de ajustes en el Congreso sin más votos que los suyos y de que más de 80 manifestaciones en toda España reunieran en una sola voz a las fuerzas sindicales y colectivos públicos como policías y bomberos, la prima de riesgo no ha remitido y ha superado ha marcado un nuevo récord de 610 puntos básicos.

Queda por ver también qué efecto tiene la confirmación por parte del Gobierno de que la economía caerá un 0,5% en 2013, con lo que permanecerá un año más en recesión, o la petición de rescate por parte de la Comunidad Valenciana.

En la anterior subasta de letras a tres y seis meses el Tesoro Público logró superar el máximo previsto al colocar 3.077,7 millones en letras a tres y seis meses, aunque cosechó menos demanda y se vio obligado a subir los tipos y situar la rentabilidad a seis meses por encima del 3% para cerrar con éxito la emisión.

Próximas subastas:

El organismo, tal y como ha hecho en años anteriores, no convocará la subasta de Bonos y Obligaciones del 16 de agosto. No obstante, sí se celebrarán las subastas de Bonos y Obligaciones del 2 de agosto, así como las subastas de Letras del Tesoro del 21 y 28 de agosto.

Comentario Gurús:

En principio en la subasta de letras con vencimiento a tan poco plazo no habría que haber ningún problema, la banca nacional debería cubrirá sin problemas. El quid de la cuestión está cuando empezamos a entrar con vencimientos superiores a los 2-3 años, allí es donde se percibe la gravedad de la situación actual de la deuda soberana, basta con darle un vistazo a la rentabilidad de la curva de vencimientos de nuestra deuda soberana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.