El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) autorizados por las autoridades laborales o comunicados a las mismas (con la reforma laboral del Gobierno, en vigor desde el pasado 12 de febrero, ya no hace falta autorización) aumentó un 44,4% en los cuatro primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de 2011.

En concreto, un total de 134.586 trabajadores se vieron afectados por un ERE hasta abril, en contraste con los 93.159 trabajadores que estuvieron implicados en una regulación de empleo durante los cuatro primeros meses de 2011, según los datos que constan en el Boletín de Estadísticas Laborales del Ministerio de Empleo.

Hasta abril, los expedientes de regulación de empleo autorizados/comunicados aumentaron un 57,5% en comparación con el mismo periodo de 2011, hasta sumar 10.379, frente a los 6.587 de los cuatro primeros meses del año pasado.

Los ERE en los que se alegaron causas económicas (problemas de tesorería o financiación, restricción de contratos, quiebra, deudas o suspensión de pagos, baja productividad o aplicación de medidas económicas) se dispararon un 89,4% en los cuatro primeros meses en relación al mismo periodo de 2011, hasta sumar 7.217 expedientes, el 69,5% del total de expedientes registrados en el periodo.

Por causas técnicas se autorizaron 109 expedientes hasta abril, un 19,1% menos que en el mismo periodo de 2011, mientras que por causas organizativas o de producción se registraron 2.919 expedientes, con un crecimiento interanual del 14,9%. Por fuerza mayor hubo 125 ERE, ocho más que en los cuatro primeros meses de 2011.

La principal novedad introducida en la reforma del mercado de trabajo en relación a los ERE es la eliminación de la autorización administrativa anteriormente exigida para proceder a la realización de despidos colectivos o de medidas de suspensión de contrato o reducción de jornada por parte del empresario.

No obstante, la nueva regulación mantiene la necesidad de que se realice un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores, al tiempo que se establece la intervención de la autoridad laboral para garantizar la efectividad de dicho periodo de consultas, pero sin tener ésta carácter decisorio.

La decisión última será, pues, la del empresario, y como en el caso de los despidos individuales, si no se está de acuerdo, los trabajadores tendrán que impugnarla por la vía judicial.

LOS ERE NO PACTADOS SUBEN UN 373%

Del total de expedientes autorizados/comunicados hasta abril, 7.641 fueron pactados con los representantes de los trabajadores, un 27,1% más, mientras que los no pactados se incrementaron un 373,7%, hasta sumar 2.738 expedientes. Los ERE pactados afectaron a 96.214 trabajadores, un 14,5% más, en tanto que los no pactados englobaron a 38.372 trabajadores, con un crecimiento del 317,5% respecto al mismo periodo de 2011.

Del total de expedientes autorizados hasta abril, 5.163 se encuadran en el sector servicios, mientras que 3.391 lo hacen en la industria. Por su parte, 1.655 expedientes pertenecían a la construcción y 160 a la agricultura.

Comentario Gurús:

Necesaria o no, no vamos a entrar en esa discusión, lo que está claro es que a corto plazo, empleo lo que se dice empleo la reforma laboral no iba a crear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.