trampas anuncios publicitarios

trampas anuncios publicitarios

Los anuncios por palabras de los periódicos nos pueden ayudar a encontrar una vivienda pero la publicidad, también entre particulares, siempre tiene sus trucos.

Si bien la mayoría de anuncios no mienten, sí suelen servirse de algunos eufemismos para “maquillar” la realidad, ya sea de una vivienda en venta o de una hipoteca en promoción.

A continuación, algunas de las frases más recurrentes que podemos encontrar en los anuncios de venta de pisos de cualquier diario español:

  1. Ideal Parejas. Cuando un piso se vende bajo este título, suele significar que tiene pocas o ninguna habitación, ya que se refiere, claro, a parejas sin hijos.
  2. Piso acogedor. Este titular no ofrece ninguna duda: se trata de una vivienda pequeña o con estancias pequeñas.
  3. Espacio con muchas posibilidades. Mejor descartar todos los anuncios que incluyan esta frase si teníamos pensado encontrar una vivienda para entrar a vivir cuanto antes. “Muchas posibilidades” quiere decir que, si nos gastamos mucho dinero en obras, podemos convertir el espacio en algo parecido a lo que buscamos.
  4. Loft. La gran mayoría de viviendas que se ofrecen tras este nombre son en realidad inmuebles sin cédula de habitabilidad.
  5. Muy bien comunicado. Se refiere a que está bien comunicado con el centro de la cuidad, es decir, no está en el centro y lo más probable es que esté lejos de él.
  6. Abstenerse agencias. Significa que el anuncio ha sido publicado precisamente por una agencia y habrá que tener cuidado de que no nos cobren dinero solo por enseñarnos el inmueble.
  7. Finca regia con encanto. Es más que probable que detrás de este sugerente título encontremos una vivienda antigua con instalaciones viejas que necesiten ser reparadas.

También las hipotecas tratan de venderse con palabras bonitas que distorsionan la realidad:

  1. Interés mínimo. Suena a que el interés será el más bajo posible cuando, en realidad, se refiere a todo lo contrario: existe un interés mínimo cobrado por el banco del que no podremos escapar. Se trata ni más ni menos que de la temida ‘cláusula suelo’.
  2. Hipoteca abierta. Nunca la palabra “abierta” fue más contraria a la libertad. Tras este nombre se ofrece un crédito hipotecario, que no es lo mismo que una hipoteca. El principal problema que puede plantearnos es que, si un día nos queremos cambiar de banco, no podamos subrogar y tengamos que cancelarla (pagando gastos) y abrir una hipoteca nueva (pagando más gastos).
  3. El banco con el que abrimos la hipoteca “premia la fidelidad del cliente”. De una forma muy sutil nos están diciendo que, cuantas más cuentas, depósitos y sobre todo seguros tengamos con el banco, menos intereses nos hará pagar en nuestra hipoteca. O, dicho de otro modo, el bajo interés anunciado en la oferta solo se hará realidad “cumpliendo requisitos”, es decir, contratando seguros muy caros que nos harán pagar por un lado lo que nos ahorrábamos por el otro.

El uso de estos términos es legal y está demasiado extendido como para luchar contra ellos. Pero hay algo que sí podemos hacer: conocer qué significan para no perder tiempo y poder escoger directamente entre los anuncios que ofrezcan mayor claridad.

Por HelpMyCash.com

  1. Que hostil te has puesto Ana, solo me parece curioso que en la web a la que hago referencia se comento el tema 2 dias antes de la publicacion de este articulo. Que cada uno saque sus conclusiones.

  2. Sí, Raúl, suele pasar. Cuando acusas a alguien de plagio por la cara y públicamente, es posible que no te traten muy bien a partir de entonces. Claro que si quieres te doy mi teléfono y te invito al cine y a cenar… Madre mía.

  3. …”finca regia con encanto”…, sos argentino, ¿nossierto?, pues aquí eso de ‘regia’ no se entiende, otra vez sustitúyelo por ‘magnífica’ por ejemplo. De nada.

  4. Por la calle, solo hay papelitos de “abstenerse agencias”. Debo decir que estas supuestas “agencias inmobiliarias” son falsas. No existen. Son estafadores que se hacen pasar por falsos “agentes inmobiliarios”. Los agentes inmobiliarios de verdad tenemos una oficina física. Nos anunciamos en Internet. No vamos enganchando papelitos por la calle. En mis ratos libres, me dedico a desengancharlos. Tengo toneladas de papel para escribir por detrás. Yo lo aprovecho todo. Los agentes inmobiliarios de verdad pagamos dos pólizas de seguro: una de caución y otra de responsabilidad civil profesional. Los estafadores no pagan nada de esto y tampoco tienen oficina física. Por culpa de los estafadores y de los bancos (por el tema de las hipotecas), desde 2007, los agentes inmobiliarios de verdad no tenemos apenas clientes. Mucha gente cree que los malos de la película somos los agentes inmobiliarios de verdad. Nosotros enseñamos pisos y también redactamos contratos de arrendamiento. Rara vez redactamos un contracto de compraventa (escritura pública ante notario), pues la gente ya no compra pisos. Esa es la realidad en España. Una realidad que muchos niegan (o, al menos, intentan tapar con un solo dedo). No existen los duros a 4 pesetas. Las nuevas generaciones (me refiero a la gente joven) quieren tenerlo todo gratis. Han vivido muy bien en casa de su padres. Se piensan que los pisos caen gratis del cielo. Por supuesto que un piso que vale ahora 500.000 euros casi nadie puede pagarlo. Ese mismo piso valía 1 millón de pesetas hace tan solo 40 años. Lo que nos parece barato ahora, no lo era hace 40 años. Va en función de lo que uno gana y también del incremento del IPC, año tras año. Pero, claro, muchos trabajadores tienen el mismo salario que hace 10 años. Por otro lado, los bancos no entienden de situaciones familiares. Es rotundamente falso que traten a los clientes como personas. Tratan a los clientes como clientes, no como personas. Por eso hay tantos desahucios. Les importa una mierda si no puedes pagar la hipoteca. Y luego están las “comisiones de mantenimiento”. No tienen que mantener ninguna cuenta corriente. ¿Qué es lo que tienen que mantener, si el cliente de hoy en día ya mira el saldo y los movimientos bancarios por Internet? Los trabajadores de un banco también quieren ganar algo. Eso es evidente. El mundo sería mejor si no existieran los bancos. Y tampoco los políticos. Los políticos no gobiernan. No se dedican a administrar las necesidades de los ciudadanos. Solamente están en el poder para poner la mano (dinerito fácil) y para que les sigamos votando. Todo esto que cuento es la realidad que está sucediendo en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

El Supremo ahorra a la banca devolver una media de 1.700 euros por hipotecado

Cada hipotecado podría reclamar la devolución de unos 1.638 euros de media.

No es ciencia ficción: estas son las 5 formas más raras de pagar una compra

El efectivo está perdiendo adeptos y las tarjetas ya son algo ‘mainstream’ . Estas son las formas más modernas de pagar una compra.