Aunque muchas veces es el único camino para iniciar una aventura empresarial, y más aún en nuestra latitudes, en un post en el blog Soho Savvy, David Lorenzo nos da tres buenas razones para no pedir prestado dinero a amigos y familiares:

  1. It changes the dynamics of the relationship.  People always feel uncomfortable talking about money.  People relate money to power and pride.  Both of those things wreak  havoc on friendships.”
  2. The person who loans the money often wants to play an active role in their investment. This can be disastrous.  everybody thinks they can run a restaurant and everybody has ideas about how they can strike it rich with a small business.  The truth is that the friend/relative should allow you to keep your focus on the business so you can pay back the loan.”
  3. You never truly get out of debt.  If the business is successful your Uncle Joe will be able to throw his financial support into your face.”

Y todo esto suponiendo que la inversión va razonablemente bien, ni os cuento lo que puede cambiar cuando las cosas se tuercen.

Por suerte en el mismo post nos señalan una serie de consejos encontrados en entrepreneur.com y que pueden ser de utilidad para tratar de mitigar los aspectos más negativos:

1. Get an agreement in writing. This will eliminate all conversations that start with, You never said that.

2. Emphasize debt (loans) rather than equity (ownership). You don’t want friends and family in your company forever. Before you know it, they start telling you how to run the place, and long-buried emotions emerge. Make it a loan, and pay it back as fast as you can.

3. Put some cash flow on their investment. If Dad says, Here ” $50,000“try not to lose it, and pay it back as soon as you can, thats great. But consider paying some nominal interest at regular intervals so that you and he have a reality check. And its better to pay this quarterly rather than monthly. This way, when things are teetering, your lender wont immediately know it.
Un par de consejos de mi cosecha:

1. Se transparente, y trata de informar periodicamente (¿trimestralmente?) sobre como está evolucionando el negocio. Mejor fijar las expectativas a la baja que al alza, y aunque te pueda suponer no levantar el dinero, informa siempre de todo los riesgos que has detectado y que pueden hacer que se tuerza el negocio.

2. No metas a los amigos o familiares o amigos de amigos en la gestión. La implicación monetaria ya es suficiente carga emocional, como para que encima los pongas dentro de la cocina y puedan aflorar roces en la gestión del dí­a a dí­a. Deja claro que su rol es de capitalistas no de gestores y que no vale colocar en la empresa a ese sobrino que está acabando la universidad en compensación a la inversión realizada. Si han invertido, se supone que lo han hecho porque creen en el negocio, no para hacerte un favor.

[tags] friends and family financing[/tags]
omentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…