trichet banco central europeo bce

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo el pasado viernes que la propuesta para crear un Fondo Monetario Europeo “merece ser estudiada con detenimiento”.

Esta idea surge a colación de los problemas por los que esta pasando Grecia, posible receptor de fondos del Fondo Monetario Internacional, algo que el Banco central ya dijo que no venía con buenos ojos. La creación de este organismo seria un mecanismo para respaldar a países con problemas de presupuesto y que se crearía por los gobiernos de los países miembros.

La idea inicial de la creación del Fondo Monetario Europeo fue presentado al Banco Central Europeo por diversos académicos de economía de varios países de la Unión Europea, además el Ministro de Economía Alemán apoyo rapidemente esa propuesta como una forma definitiva de que todas las ayudas invertidas dentro de la Unión Europea, en determinados momentos, sean fondos propios del resto de los países y no generen riqueza a otros países externos.

La idea, como concepto, no es ninguna tontería; tiene una base ideológica como países que juegan en equipo de lo más interesante.

La creación de un Fondo Monetario Europeo sería una nueva forma de que los propios países de la Unión Europea, y en especial los de la Zona Euro, sean capaces de ayudarse entre sí sin que la riqueza que eso genere, recuperando dicho país, tenga que salir fuera de nuestras fronteras, y que sean esos mismos países los que se aprovechen de esa recuperación. El ejemplo perfecto, del que viene toda esta cuestión, es Grecia.

Grecia podría haberse acogido al fondo de financiación especial que el Fondo Monetario Internacional tiene dispuesto en la actualidad para paliar los graves efectos de la crisis en sus países miembros. Si Grecia tomara esos fondos del FMI, se beneficiaría, pero al devolver ese crédito repercutiría sobre un montón de países pertenecientes al FMI saliendo parte de esa riqueza de la Europa donde se ha generado.

Si Grecia recibiera los fondos directamente de los países miembros del la Unión Europea, Grecia no sólo se recuperaría, sino que la cantidad devuelta (el montante con intereses incluidos) no harían otra cosa que refinanciar a los países miembros, ayudando que esa riqueza generada se quede al 100% en nuestro propio sistema económico.

Una de las cosas más complicadas de toda esta teoría es que la creación de un nuevo marco económico europeo no haría otra cosa más que seguir fomentando los gastos, los costes y los altos cargos que, cada vez más, pesan sobre todos los 27 países de la Unión Europea. La organización supranacional cada vez funciona mejor y para más cosas, pero también es evidente que cada cosa nueva, cada nueva reunión, cuestión o votación de proyecto, genera unos costes muy altos que no dejan que estas organizaciones no sean siempre tan rentables como deberían ser.

En mi opinión es una buena idea, la creación de un Fondo Monetario Europeo, siempre y cuando se produzca teniendo en cuenta que su misión principal es ayudar a los países miembros que estén afectados sin perder el umbral de rentabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…