Los inspectores de la troika -formada por la Comisión Europea , el BCE y el FMI- cifran en casi 15.000 millones de euros el déficit de financiación de Grecia de aquí a finales de 2015 (en concreto 2.600 millones este año y 12.300 millones el que viene), según se recoge en su último informe sobre el rescate heleno publicado este viernes.

La troika considera no obstante que parte de esta brecha podrá cubrirse con las ayudas que devuelvan los bancos que logren ampliar capital en los mercados, la reasignación de partidas presupuestarias no gastadas y nuevas emisiones de deuda.

El nivel de deuda de Grecia alcanzará este año su máximo alrededor del 177% del PIB y empezará a reducirse de forma visible a partir de 2015 (por estimar o desear que no quede). No obstante, la troika prevé que Atenas incumpla por poco los objetivos de disminución de deuda, ya que ésta se situará en el 125% en 2020 y en el 112% en 2022 (en lugar del 124% y sustancialmente por debajo del 110%, respectivamente, que se acordó en 2012).

El motivo de esta desviación, según el informe, es un menor crecimiento que el previsto, el retraso en las privatizaciones y el descubrimiento de 2.500 millones extra de facturas impagadas. (¡Oh sorpresa !)

El informe de la troika se publica la misma semana que Eurostat ha confirmado que Grecia logró en 2013 un superávit primario de 1.500 millones de euros, equivalente al 0,8% del PIB. Esta era la condición que había fijado el Eurogrupo para empezar a negociar nuevas medidas para aliviar la deuda helena, como una nueva bajada de los tipos de interés y una ampliación de los plazos de vencimiento.

La decisión sobre esta cuestión, y sobre si Grecia necesitará o no un tercer rescate para cubrir su déficit de financiación, se ha retrasado no obstante hasta después del verano. El Eurogrupo ha prestado a Grecia hasta ahora un total de 240.000 millones de euros en dos programas de ayuda.

El informe de la troika concluye que Atenas ha realizado “progresos significativos” en su programa de ajuste macroeconómico, aunque avisa de que todavía “queda mucho por hacer” y de que existen “riesgos considerables” que podrían poner en riesgo la puesta en marcha de las reformas, en particular los “intereses particulares” de los grupos perjudicados.

Los inspectores prevén que, tras la caída del 3,9% el año pasado, la economía griega volverá a crecer este año un 0,6% y ganará velocidad hasta alcanzar el 2,9% en 2015 y el 3,7% en 2016.

El cumplimiento por parte de Atenas de todos los ajustes exigidos permitió este jueves al fondo de rescate aprobar el desembolso de 6.300 millones de euros, que llegarán el lunes a las arcas helenas. Se trata de la primera parte del tramo de 8.300 millones de euros que fue aprobado por el Eurogrupo el 1 de abril. Grecia recibirá otros dos subtramos de 1.000 millones cada uno en junio y julio si cumple las medidas previas pactadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…