La Troika –conformada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional– podría postergar por tercera ocasión las negociaciones con el Gobierno de Grecia sobre la aplicación de las condiciones del segundo rescate (130.000 millones de euros), según ha informado el diario heleno ‘Kathimerini’.

La nueva fecha de la visita de los representantes de la Troika podría ser el 17 de febrero, en lugar del 27 de enero, tal y como habían convenido en diciembre tras retrasar la fecha para reunirse y tratar de suavizar las divergencias entre el Gobierno heleno y las tres instituciones.

El acuerdo habría de firmarse entre el 27 de enero, fecha en la que se celebra la primera reunión del Eurogrupo del año, y el 17 de febrero, como fecha límite, para activar el desembolso de los tramos del segundo rescate para finales de febrero o inicios de marzo, entre ellos los 1.000 millones de euros correspondientes al pasado verano, según fuentes del Ministerio de Finanzas griego y de la Troika citadas por ‘Kathimerini’.

La Troika ya había advertido con anterioridad que no volvería a Atenas salvo que se cercioraran de que retornarían de la capital griega con un acuerdo, si bien el Ejecutivo heleno, que ahora ostenta la presidencia rotatoria de la Unión Europea, se ha negado a imponer nuevos recortes y ajustes tras más de tres años de medidas de austeridad.

AGUJERO FISCAL Y REFORMAS ESTRUCTURALES

Entre las cuestiones por limar se encuentra el agujero fiscal, que la Troika estima entre 1.000 y 1.500 millones de euros para este año y de entre 2.000 y 3.000 millones para 2015. Los acreedores internacionales se mantienen escépticos sobre los esfuerzos realizados hasta ahora por el Gobierno.

Atenas responde que ya ha enviado a los acreedores una lista de medidas de carácter permanente para afrontar dicha coyuntura, destaca el superávit primario de las cuentas públicas y rebaja a 1.000 millones de euros el agujero fiscal para el año que viene.

Según cálculos de la Troika, estas cantidades dependerán de que el Ejecutivo del primer ministro, Andonis Samaras, aplique dichas medidas este año de forma permanente, lo que haría disminuir el agujero fiscal a los 2.000 millones, o de carácter temporal, ampliando así la horquilla hasta los 3.000 millones.

Las reformas estructurales son otros de los asuntos pendientes para el Gobierno griego, a ojos de la Troika, en lo concerniente a la supresión de las exenciones fiscales a terceras partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…