ttip-compressor

Los expertos de la UE y de EEUU celebran desde el lunes en Nueva York la novena ronda de negociaciones del acuerdo de libre comercio que pretenden concluir de aquí a final de año (TTIP, por sus siglas en inglés) y que está chocando con una creciente oposición social con movilizaciones este sábado en todos los Estados miembros.

Las organizaciones convocantes denuncian que el TTIP representa “una amenaza a la democracia, el medio ambiente los consumidores y los estándares laborales”. “No es cierto”, ha replicado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, en su blog. “El TTIP no obligará a los Gobiernos a liberalizar los servicios públicos”, asegura Malmström, ni tampoco “cambiará nuestro régimen sobre alimentos genéticamente modificados o carne de vacuno hormonada”.

Sobre uno de los puntos más polémicos del acuerdo, la creación de tribunales de arbitraje por encima de las jurisdicciones nacionales para resolver las disputas entre inversores privados y Estados (ISDS, por sus siglas en inglés), que según los críticos puede limitar la capacidad de los Gobiernos de legislar en beneficio del interés público, la comisaria de Comercio ha dicho que presentará propuestas “pronto” para mejorar este sistema.

Durante la novena ronda de diálogo, los negociadores -liderados por el español Ignacio García Bercero por parte de la UE y por el estadounidense Dan Mullaney- tienen previsto abordar la mayoría de cuestiones cubiertas por el pacto, excepto sobre servicios y temas medioambientales y laborales. Sobre estas dos cuestiones, las partes han acordado presentar nuevas ofertas revisadas en julio.

No obstante, la negociación se concentrará en acercar posiciones el campo regulatorio, es decir, en la cuestión de las barreras técnicas al comercio, las medidas sanitarias y fitosanitarias y la cooperación regulatoria. Y también en la convergencia regulatoria en cuestiones como los automóviles, los medicamentos, o los textiles.

También se abordará la cuestión de la energía y las materias primas, aunque todavía no se ha decidido si el TTIP tendrá un capítulo específico sobre esta cuestión como quiere la UE, así como la facilitación del comercio y las aduanas y la resolución de disputas entre Estados. En todo caso, tampoco se esperan resultados concretos en esta novena ronda.

Las negociaciones del acuerdo de libre comercio entre la UE y EEUU se iniciaron en julio de 2013 y hasta ahora se han logrado escasos progresos tangibles, más allá del intercambio de propuestas entre las dos partes.

Leer: TTIP USA- Europa. En busca del totalitarismo invertido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…