El mercado sigue castigando sin piedad a las tradicionales puntocom, en la publicación de resultados del segundo trimestre del año. Si hace pocos dí­as la histeria vendedora recayó sobre Yahoo, hoy le ha tocado el turno a Amazon, que ha pesar de haber incrementado sus ventas un 22% hasta los 2.140 millones de dólares, ha visto como su cotización se desplomaba un 16,6% en pocas horas, esfumándose cerca de 2.000 millones de capitalización bursátil.

Los razones para semejante desplome hay que buscarlas en la fuerte reducción del beneficio neto anunciado por la compañí­a, que ha caí­do un 58% hasta los 22 millones. Los motivos de la reducción de beneficios a pesar del aumento de ventas:
1- El ofrecer a sus clientes enví­os de productos gratis o a coste reducido.(Puesta en marcha de Amazon Prime que ofrece ha cambio de un fee anual entregas ilimitadas en 2 dí­as)
2- El fin del acuerdo que tení­a con Toys R us, que le ha costado a la empresa 10 millones de dólares y una importante inversión para poner al dí­a la sección de venta de juguetes.

3- Algunas dudas surgidas de las preguntas de los analistas en el conference call a inversores. Concretamente, los responsable de Amazon no han sabido estimar el impacto que puede tener para su empresa el auge en la venta de música y pelí­culas que están desarrollando otras plataformas y para acabarlo de rematar Jeff Bezoz se ha negado a responder que impacto podrí­a tener la aparición de Google Checkout.

Obviamente la dirección de la compañí­a ha defendido las acciones que han tomado, con el objetivo a largo plazo de aumentar el volumen de la empresa y las economías de escala derivadas de ello, pero parece que a Wall Street sólo prima los resultados a corto. Quizás por ellos muchos ejecutivos están encantados cuando una private equity les compra la empresa y les saca del ruedo cortoplacista de los mercados bursátiles.

Lo que no tengo tan claro es la evolución que está teniendo Amazon, de librerí­a virtual a convertirse en el Corte Inglés de internet, donde te puedes comprar desde unas Converse, hasta una Caja de Cornflakes….a mi como cliente me despista un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda