Gustavo Rivero. Venezuela se ha convertido en uno de los mayores Estados fallidos de la historia. A las penurias económicas derivadas del comunismo (expropiar y depender del petróleo, concretamente) se unen los fracasos propios del país, como la elevadísima tasa de homicidios (Caracas es la ciudad más violenta del mundo), lo cual no sucede en la vecina y decadente Cuba, por ejemplo, donde hay seguridad en las calles.

Por si fuera poco, Venezuela tiene, con mucha diferencia, la tasa de inflación más alta del mundo. En cualquier entidad de banca privada, se recomienda invertir en acciones, bonos, hedge funds o capital riesgo. Lo más probable es que las construcciones inútiles, los huevos y la leche de larga duración no se mencionen. Pero en Venezuela, donde la tasa de inflación es enorme, las cosas que la gente de otras partes rechazaría por miedo a perder valor se han convertido en reservas de riqueza real.

Por eso se pueden ver andamios y otros signos de auge de la construcción diseminados por Caracas. Las empresas se ven obligadas a estacionar sus ganancias donde no sean aniquiladas por la inflación. Una respuesta de menor escala a los precios galopantes es la emergente “economía del huevo”. Los huevos mantienen su valor mejor que el efectivo, por un tiempo al menos. Son una moneda de cambio apropiada y muchos comerciantes prefieren recibir huevos antes que bolívares.

Hay muchas lecciones de la calamidad de Venezuela, incluso para ahorradores ordinarios. Una que a menudo se pasa por alto se refiere a las finanzas personales. En países estables, la penalización por un enfoque descuidado del ahorro puede afectar mucho en el futuro. Podría ser la miseria prolongada de un ingreso exiguo en la jubilación, por ejemplo. En Venezuela, las malas decisiones conducen a la ruina bastante rápido. Una manera segura de fracasar es mantener el dinero en bolívares por más tiempo del necesario para comprar lo esencial.

Según The Economist, los episodios de hiperinflación son bastante raros. Steve Hanke enumeró 57 casos, empezando por Francia en la década de 1790. Se necesita algo extraordinario (guerra, revolución o incompetencia épica) para desordenar las cosas a tal escala. La causa raíz suele ser una debilidad crónica en las finanzas públicas. Esto podría deberse a saqueos por parte de políticos y funcionarios, a gastos absurdos (gasolina casi gratis para todos) o a la dependencia de una sola fuente de ingresos fiscales. El gobierno recurre a imprimir dinero para pagar sus cuentas. Eso alimenta la inflación. El círculo vicioso asegura que se eleve rápidamente. Debido a que los impuestos se pagan un poco después de la actividad con la que se relacionan, la inflación rápida erosiona el valor de los impuestos percibidos. Se crea más dinero para llenar el vacío en los ingresos. La inflación se acelera. Y la rueda sigue girando hacia la tragedia.

Venezuela se ajusta a este esquema más o menos. Su gente no estaba completamente desprevenida. La alta inflación en los años ochenta y noventa enseñó a las clases medias a mantener una parte de sus ahorros en el extranjero en cuentas en dólares. El cambio financiero astuto entre cuentas en Miami y Caracas. Pero los controles de capital dificultan la transferencia de grandes sumas. Se necesitan otras coberturas de inflación.

Una es la propiedad inmobiliaria. Cuando las protestas contra Maduro estaban en su apogeo el año pasado, algunos extranjeros esperaban comprar casas a precios de saldo. Pero no hubo gangas. Los bienes raíces eran demasiado valiosos como cobertura contra la inflación. Por un tiempo, un coche era tanto un vehículo de ahorro como una forma de transporte. Pero los automóviles se han convertido en un mercado de menos vendedores a medida que las personas se van de Venezuela y venden sus pertenencias. Los precios de las propiedades también se han estabilizado en términos de dólares. Una audaz minoría usa el mercado bursátil como una especie de banco vinculado a la inflación, comprando acciones para depositar efectivo y vendiéndolas para retirarlo. Una acción favorecida es Banco Mercantil, que tiene negocios fuera de Venezuela.

Es imposible protegerse contra la inflación extrema con precisión. Para muchos es difícil evitarlo. Los pobres tienen pocas maneras de hacerlo. Los ricos y cualificados cometen menos errores con su dinero. Invierten en una gama más amplia de activos, pagan tarifas más bajas y son más rápidos para refinanciar sus deudas cuando cambian los tipos de interés. La penalización que pagan los pobres por su falta comparativa de perspicacia financiera es real.

Los costes son más obvios en Venezuela. Por lo tanto, proporciona una lección de por qué la gente común debería prestar más atención a cómo administra su dinero. Incluso cambios bastante pequeños pueden marcar una gran diferencia en los rendimientos a largo plazo. Para los venezolanos, esa sabiduría es esencial, porque cuando uno se enfrenta a la hiperinflación, el largo plazo es la próxima semana.

GustavoRivero.com

linkedin.com/in/griverog

twitter.com/griverog

  1. En esas circunstancias es muy difícil administrar nada. El colmo del asunto es que aún son muchos los seguidores protejidos por el paraguas del régimen de maduro y hasta niegan que el país esté mal, vamos es de chiste negro. Unos cínicos, por que tarde o temprano se van a ver salpicados por tanta decadencia.

  2. En los 80s, un 15% de la populacion controlaba el 75% del capital en el pais. Si hubieran repartido con más equidad y justicia, esta situación pésima no hubiera levantado cabeza.

  3. Es una situación difícil y llevará mucho tiempo resolverla. La inestabilidad del futuro que se presenta hace que no haya consumo y el mercado se deteriore aún más. Me temo que por nuestra parte no hay nada que hacer, todo depende de las decisiones políticas y económicas que se puedan llevar a cabo.

  4. Muchas gracias por esta gran artículo, yo soy Elisa, Venezolana de Nacimiento y no me gusta ver como mi país se hunde en la más pura ruina. Yo actualmente trabajo por Internet cobrando en dólares y gracias a Dios, puedo sacar a mi familia adelante con mi blog de amarres de amor. Tengo conocidos que no tienen tanta suerte como yo y tienen niños pequeños que no pueden alimentar como es debido y comprar pañales les cuesta un ojo de la cara.

    Solo espero que esto cambie un poco y que se estabilice para ser el país que ha sido SIEMPRE. Amo Venezuela.

    Saludos.

  5. Hasta las paginas de anuncios las están restringiendo los pagos para la gente que da servicios o los ofrece miles de pegas el gobierno nos esta dando la espalda en todos los sentido yo lo tengo claro que tengo que salir de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…