Los dos últimos años han sido un auténtico desfile de fusiones bancarias. Primero fueron las SIP o “fusiones frías” mientras que ahora se estilan más las absorciones de entidades insolventes por otras con más solidez. Y aunque está claro que estas operaciones han sido fruto de la debacle económica del país, y más en concreto la de los bancos, hay que reconocer que, además de algunas molestias, los usuarios hemos obtenido varias ventajas con todo esto. Sobre todo si nuestro banco ha sido uno de los “absorbidos”.

 

 1. Más cajeros de los que sacar efectivo sin comisiones

Por ejemplo, las personas que tenían cuenta en Banca Cívica, ahora pueden sacar dinero sin comisiones desde cualquier cajero de La Caixa.

 2. Depósitos más rentables con la misma garantía

Por ejemplo, los depósitos de la CAM que ofrecen un 4,50% este mes, dada su necesidad de recuperar los depósitos perdidos. Lo bueno es que ahora cuentan con la garantía del Sabadell.

Banco Popular también ha subido sus rentabilidades para recuperarse tras la fusión con Pastor, y ahora podemos ver el Depósito Bienvenida Oficinadirecta o el Depósito Evolución Bancopopular-e ambos al 4,50% TAE.

3. Mejores canjes para preferentes

Partiendo de que la colocación de este producto ha sido en muchos casos una de las mayores estafas que se han vivido en España y algo que jamás debió ocurrir, es cierto que, una vez en harina, muchas personas han tenido un mejor canje gracias a que su banco (insolvente) ha sido absorbido por un banco en mejor situación. Por ejemplo, los afectados por preferentes de Unnim han podido acogerse a un canje bastante digno ofrecido por BBVA, quien absorbió hace meses al grupo catalán.

 

Entre las desventajas, podríamos contar el cierre de oficinas, el fin de buenas ofertas de entidades pequeñas cuando han pasado a formar parte de un grupo mayor (el caso más claro lo tenemos en Bancaja) o el hecho de que las dos entidades fusionadas  pueden contar como una para el Fondo de Garantía de Depósitos, con lo que solo garantizaría 100.000 euros y no 200.000 por persona sobre lo que se tenga entre los dos bancos.

Pero a pesar de los “efectos colaterales” negativos, el destino de estos bancos rescatados por otros bancos era quizá lo mejor que les podía pasar. Desde luego, ya lo quisiera para sí el llamado Grupo 1 (Bankia + la Santísima Trinidad: NovaGalicia, CatalunyaCaixa y Banco de Valencia) que aún habrán de esperar hasta el 28 de noviembre para ver adónde ha decidido Bruselas que vayan a parar sus huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…