Este domingo será recordado en Wall Street como uno de los más impactantes que se han vivido durante su ya larga historia, Merrill Lynch y Lehman Brothers tienen todos los números para dejar de existir en las próximas horas. El primero según acabamos de leer en una alerta recibida desde el New York Times, será absorvido por el Bank of America, mientras el segundo presentará la quiebra en las próximas horas.

Tal como se preveía, durante este fin de semana se han producido diferentes reuniones de emergencia en la Reserva Federal. En estas reuniones la Fed y los líderes de las instituciones financieras más importantes de los EE.UU han intentado encontrar una solución para rescatar a Lehman. Barclays y el Bank of America, los dos principales candidatos a comprar todo o parte de Lehman, decidieron retirarse al no contar con la ayuda financiera del gobierno federal.

Como resultado de esta decisión y ante la negativa del gobierno federal a intervenir como en los casos de Fannie Mae y Freddie Mac, todo apunta que Lehman presentará la quiebra en las próximas horas como paso previo a su próxima desaparición.

Mientras esto sucedía, Bank of America desviaba sus miradas hacia Merril Lynch, y según apunta el New York Times y Bloomberg, se habría llegado a un acuerdo a punto de ser anunciado, en el que se valora la acción entre 25-30 dólares, cifra considerablemente mayor al valor de cierre del viernes de 17,05 dólares, valorando Merrill Lynch en 38,25 billones de dólares. Esta rápida negociación habría empezado el sábado, y se habría acelerado ante las perspectivas de Merrill Lynch de ser el próximo banco en la lista de caer víctima del colapso financiero.

En la recámara existen otras dos entidades en una situación muy delicada, por una parte American International Group (AIG), la empresa de seguros más importante del mundo, que está ante una importante reorganización y la venta de diferentes unidades de negocio para estabilizar sus finanzas, y que en el caso de recibir una rebaja de su riesgo crediticio según algunas fuentes tendría que hacer una ampliación de capital que algunos calculan en 40 billones de dólares, y por otra parte el Washington Mutual (WMU), que como ya comentabamos hace pocos días había sufrido fuertes caídas en su cotización ante las dificultades motivadas por el aumento de su riesgo crediticio.

  1. ¿Qué es lo más recomendable para los que tenemos participación en algún fondo de Merrill Lynch y aguantábamos a la espera de que pasaran las vacas flacas? ¿Vendemos? ¿Esperamos a después de la compra?

    Por otro lado, menos mal que los fondos no eran de Lehman, allí sí que veo clarísimo el tono oscuro de los resultados…

  2. Bueno faregan, en principio los fondos de inversión están fuera del balance de dichas entidades, por lo que salvo casos de malversación el dinero está a salvo. Es decir en teória los bancos no les pueden meter mano, y el dinero está invertido y a salvo en los activos de cada fondo de inversión según sus características.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda