bolsa-compressor

Un telediario, es lo que ha durado lo que en el día de hoy era la mayor subida en los índices USA en lo que llevamos de 2015. Tras la debacle de ayer, la apertura apuntó bien con el Dow Jones subiendo 442 puntos o un 1,9%. Sin embargo a medida que transcurría la jornada las fuerzas empezaron a flaquear y lo que era una exuberante subida superior al 2% ha acabado en una bajada que sumadas a las del viernes y lunes empieza a tener mala pinta.

Captura de pantalla 2015-08-25 a la(s) 22.40.54
Evolución intradia S&P 500

El Dow Jones ha acabado la jornada cayendo un -1,9% hasta los 15.666 puntos, el S&P500 cae un -2,35% hasta los 1.867 puntos y el Nasdaq aguanta cayendo un -0,44% hasta los 4.506 puntos gracias a que Apple ha logrado cerrar la jornada ligeramente en verde y Apple pesa mucho.

Ayer JP Morgan ajustó su previsión para el S&P 500 estimando que acabará el año en los 2.150 en lugar de los 2.250 estimados inicialmente. Mañana puede que vuelva a ajustar un poquito más.

JP Morgan cut its forecast for its year-end target for the S&P 500 to 2,150 from 2,250.

En cuanto a lo del rebote o rebote del gato muerto que os apuntábamos esta tarde, en estos momentos huele más a gato muerto que a rebote vivo, aunque mañana será otro día.

Juego de Tronos en China

¿Y a que viene todo este repentino descalabro? Al fin y al cabo los problemas que se están mencionando, que los hay, no son especialmente nuevos.

Bueno si que hay una novedad. Hoy Bloomberg y el FT nos dan un poco de luz sobre lo que está ocurriendo.

Esta semana China ha tomado la decisión de dejar de inyectar dinero en la Bolsa de Valores para hacer subir el precio de las acciones para poder debatir con calma si merece la pena o no intervenir en el mercado. Para algunos miembros del Gobierno Chino la Bolsa de Valores China es sólo una parte pequeña de la economía y la intervención en el mercado por parte del gobierno es demasiado cara.

Detrás de este parón en la intervención bursátil podría estar el intento de varios miembros del partido comunista Chino de ver en la crisis bursátil del país una oportunidad para provocar la caída del primer ministro Li Keqiang. Parece que el presidente Xi se la tiene jurada.

Dejando de lado el juego de Tronos Chinos al que estamos asistiendo, la moraleja que nos queda es que debemos ser muy consciente de donde y en que tipo de mercado estamos y que es lo que sucede o sucederá cuando llega o llegue el momento en el que los gobierno y Bancos Centrales, por el motivo que sea, no puedan o no quieran seguir dando más dosis de morfina a un mercado que no es un mercado.

China en esto sentido nos está señalando el camino de lo que nos espera cuando llegue ese día. Mientras tanto, muchos llevan años pensando que ganan dinero en Bolsa porque se piensan que son unos linces invirtiendo. De hecho ya tenemos a toda una generación de “Millennials” que se estrenaron en el mercado sin haber vivido una subida de tipos de interés.

Captura de pantalla 2015-08-25 a la(s) 23.07.21

 

Poneos cómodos y coged las palomitas.

  1. Lo de China se asemeja mucho al crash del 29: una gran masa de gente amateur que invirtió con o sin préstamos, todo lo necesario para crear una burbuja en toda regla.

    Nadie sabe como acabará esto, lo que sí estoy seguro es que la volatilidad está servida.

    saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…