El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha decidido rebajar en otros 10.000 millones de dólares  el importe de sus programas de compra de deuda en la primera reunión del organismo con Janet Yellen como presidente del banco central estadounidense, en la que, sin embargo, ha cambiado la orientación sobre la evolución futura de los tipos de interés.

De esta manera, el importe de los estímulos descenderá desde los 65.000 millones de dólares  hasta los 55.000 millones de dólares. La Fed ya redujo en 10.000 millones de dólares su programa de compra de deuda tanto en la reunión de enero como en la diciembre.

Por otro lado, ha mantenido una vez más los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%, y aseguró que, para determinar cuánto tiempo se mantendrán en este mínimo histórico, el comité evaluará los progresos, tanto logrados como previstos, para alcanzar sus objetivos del máximo empleo y una inflación del 2%.

De esta manera, la Fed cambia su orientación sobre el futuro de la política monetaria estadounidense, ya que hasta ahora garantizaba unos tipos en niveles “excepcionalmente bajos”, al menos hasta que la tasa de paro alcance el 6,5% y mientras las expectativas de inflación a uno o dos años no superen el 2,5%.

“Con la tasa de paro cerca del 6,5%, el Comité ha actualizado su orientación. Esta modificación no indica ningún cambio en las intenciones políticas del Comité tal y como se establecieron en recientes comunicados”, explica.

Así, insiste en que, incluso después de que el desempleo y la inflación se sitúen cerca de los niveles coherentes con su mandato, las condiciones económicas podrían, “durante un tiempo”, garantizar que los tipos de interés se mantengan por debajo de los niveles que la institución considera normales en el largo plazo.

Todos los miembros de la Fed votaron a favor de las decisiones tomadas en este encuentro, con la excepción de Narayana Kocherlakota, quien cree que los cambios en la orientación de la política monetaria “debilitan la credibilidad” del compromiso de hacer que la inflación regrese al objetivo del 2% y fomentan la incertidumbre política que obstaculiza la actividad económica.

Previsiones de PIB y Desempleo

La Fed ha ajustado levemente sus expectativas de crecimiento del producto interior bruto (PIB) tanto para 2014 como para 2015, al mismo tiempo que anticipa que la mejora de las condiciones del mercado laboral se producirá más rápido de lo que preveía.

De este modo, el escenario central de la Fed contempla un crecimiento del PIB de entre el 2,8% y el 3% este año, cuando en diciembre esperaba una expansión de entre 2,8% y el 3,2%. Asimismo, de cara a 2015 augura una expansión de entre el 3% y el 3,2%, frente a la anterior previsión de entre el 3% y el 3,4%.

En esta misma línea, el banco central estadounidense también ha ajustado levemente las previsiones de 2016, desde entre el 2,5% y el 3,2% a entre el 2,5% y el 3%.

Asimismo, ha revisado al alza sus expectativas de recuperación del mercado laboral, lo que permitiría cerrar este año con una tasa de paro de entre el 6,1% y el 6,3%, frente a la horquilla del 6,3% al 6,6% previsto hace tres meses.

En 2015, el desempleo en EEUU continuaría con su senda descendente hasta situarse entre el 5,6% y el 5,9%, por debajo del anterior rango de entre el 5,8% y el 6,1%, mientras que en 2016 oscilaría entre el 5,2% y el 5,6% y no entre el 5,3% y el 5,8% estimado hasta ahora.

SUBIDAS DE TIPOS EN 2015.

Por otro lado, quince de los 16 miembros del comité consideraron que los tipos de interés deben permanecer en su actual nivel “excepcionalmente bajo” al menos hasta 2015.

En concreto, uno de los participantes en el encuentro vio necesario subir los tipos en 2014, mientras que trece defendieron un incremento de la tasa rectora en 2015. Los otros dos miembros del Comité consideraron que la primera subida debería ser en 2016.

Según las proyecciones publicadas por la Fed, once de los 16 miembros del comité creen que los tipos no deben todavía superar el 1% al cierre de 2015. En el largo plazo, todos los participantes en el encuentro de la Fed defienden que los tipos deben situarse entre el 3,5% y el 4,25%.

El reacción inmediata de los mercados ha sido ligera caídas de la Bolsa y el oro, incremento de la rentabilidad de los bonos y ligero fortalecimiento del dólar. Mi impresión particular. La Fed no tiene ni idea de que es lo que tiene que hacer con el enfermo, así que sigue en una especie de tierra de nadie, retirando muy poco a poco los estímulos no convencionales y dejando los tipos de interés por los suelos mientras dice que la economía va mejorando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…