GurusBlog

La historia detrás de YO. La App más estúpida ya está en el top 5 del ránking de descargas

yo app

La pasada semana os comentábamos que de forma sorprendente una app que sólo permite mandar la palabra YO a tus contactos había recibido 1 millón de dólares de financiación. Unos días después, YO ya está entre las 5  apps más descargada en los EEUU.

Hoy os contamos la historia que hay detrás de la app YO:

Hacía tiempo que Moshe Hogeg empezaba a estar cansado de pedirle continuamente a su empleado Or Arbel que le hiciera un favor.

Hogeg quería una sencilla app para smpartphone que le permitiera estat en contacto con su esposa y amigos simplemente mandando una palabra. Hogeg había imaginado una app sencilla y con grandes botones que le permitiera simplemente pulsando un botón mandar una palabra a sus contactos. Al mandar esa palabra la otra persona entendería que o bien se le necesitaba para algo o bien simplemente era una señal de que estaban pensando en ella. Enviando una sola palabra, evitaba así lo que sucedía cuando enviabas un mensaje por correo electrónico o por Whatsapp que generalmente acaba desencadenando  conversaciones para la que Hogeg no solía tener tiempo de leer y responder.

Hogeg le pidio a O Arbel, uno de los ingenieros con más talento en Mobil, que le desarrollara la app. Sin embargo Arbel se negaba a gastar unas horas de su tiempo desarrollando una app que consideraba una estupidez y que nadie iba a usar, al ser un tipo de mensajería que se podía considerar muda.

Ante la negativa de Arbel, y viendo que le daba largas, Hogeg acabó ejerciendo su papel de jefe y un día se acercó a Arbel y le ordenó que desarrollara esa estúpida aplicación para él. Finalmente, ocho horas después,  Hogeg lograba tener su juguete, y era mejor de lo que había imaginado o al menos incluso era más simple. No requería ni que el usuario se registrara para encontrar un amigo y mandarle el mensaje YO.

yo

Sin embargo se presentaron  un par de problemas:

El primero era que en Mobil se dedicaban a desarrollar tecnologías serias y les daba verguenza publicar la app YO bajo su nombre, así que no la publicaron con sus nombres.

EL segundo es que una vez lanzada en abril justo en el día de los innocentes en EEUU, Apple rechazó publicar YO en el App Store. El motivo esgrimido por Apple era que la aplicación no tenía ningún tipo de sustancia. Hogeg  y Arbel defendieron ante Apple la ventaja que suponía la simpleza de la aplicación y finalmente Apple aceptó incluir YO en el App Store.

Hogeg compartió la aplicación con su mujer y algunos amigos, Arbel la dió a conocer a los empleados de Mobli pero les pidió que no la compartieran con sus amigos. Cómo si se tratara de un violento virus YO fue imposible de contener. En menos de un més 20 mil personas en Tel Aviv se habían vuelto completamente adictas a la aplicación y se estaban enviando Yo unos a otros.

En el mes de mayo, el blogger tecnológico Robert Scoble visitó a Hogeg. Hogeg le mostró YO y le preguntó que le parecía. Robert Scoble respondió que le parecía la app más estúpida y adictiva que jamás había visto.

Cuando Robert Scoble regresó a San Francisco puso un link a la aplicación de YO en su página de Facebook. Uno sus amigos vió el post de Robert Scoble en Facebook y lo puso en Product Hunt, una especie de Reddit para apps. A los pocos días los principales fondos de venture capital de Silicon Valley le estaban mandando correos electrónicos a Hogeg.

[pullquote align=”right”]A veces ves una película y dices,.. esto es una locura, no puede suceder. Pero ahora nos hemos dado cuenta que a veces la realidad es tan loca, que supera a toda película que puedas imaginar. Moshe Hogeg[/pullquote]

Hogeg les explicó a los fondos que no había ningún tipo de equipo detrás de YO y que YO era simplemente un proyecto paralelo rídiculo que habían hecho desde su empresa. Y sin embargo los fondos de venture capital seguían insistiendo y preguntando cual era la estrategia que estaba detrás de YO. Hogeg y Arbel revisaron las métricas de la aplicación y la se dieron cuenta que el alto grado de utilización por parte de los usuario de YO era algo que nunca habían visto.

Así que Hogeg y Arbel se pudieron en la piel de los fondos de venture capital ¿Si no supiéramos que es YO o que es lo que hace pero nos fijáramos en las métricas de uso que estaba teniendo invertiríamos en ella? La respuesta era un claro si.

Ambos acordaron que YO, aunque pareciera una app de lo más estúpido merecía tener una oportunidad. Sólo necesitaban unos cuantos cientos de miles de dólares de financiación para poner a prueba si YO podía o no podía ser un éxito a gran escala. Algunos inversores habían ofrecido a Hogeg y Arbel meterle cerca de $2,5 millones para desarrollar todo el potencial de YO. Finalmente cerraron una ronda por $1,2 millones declinando recibir más fondos porque consideraron que no los iban a necesitar en estos momentos. Sin embargo Hogeg no duda en afirmar que aún está alucinado con la cantidad de gente que quería invertir en YO a valoraciones estratoféricas.

Esta semana YO se colocaba entre las 5 aplicaciones más descargadas del App Store en los EEUU. Más de 500 mil personas se han bajado la app y ya han enviado 4 millones de notificaciones de YO.

Hogeg y Arbel reconocen que  el futuro de Yo es incierto. “Los trucos no sobreviven”, dice Hogeg. “Sólo los productos que crean valor lo hacen.”Ellos mismos saben que en las próximas semanas o bien YO se convertirá en un fenómeno global o bien se quedará cómo un divertido experimento de marketing.

 

Vía Business Insider

Leer: “Este es el Youtuber que gana 4 millones de dólares al año

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

22 comentarios

  1.    Responder

    Hay muchos criticando la aplicación pero se les olvidó pensar más allá.

    Si reducimos el Yo a un simple aviso o señal, con una buena API puede servir para recibir avisos cuando hay un post nuevo en tu blog favorito, cuando un producto consigue el precio deseado, cuando el páquete que esperas está listo para recoger, etc, etc. ¿A que ahora no es tan estúpida?

    Las posibilidades son muchas.

  2.    Responder

    Osea, que basicamente es un busca. Tiene utilidad, pero lo veo mas en tema laboral.

  3.    Responder

    Es la aplicación mas chorrotonta que te puedas encontrar. En principio la idea no es mala, en teoría esto sirve para dar tokes a tus contactos, solo que esos tokes se pueden hacer también usando wassap, messenger, line, etc. Me la he descargado y se nota mucho que es un experimento realizado en 8 horas, pues tienes que añadir uno a uno a tus posibles contactos, ya solo por eso no merece la pena.

    1.    Responder

      Pues yo pienso todo lo contrario. Aborrezco las aplicaciones que sí o sí te coje toda la lista de contactos y, del mismo modo, eres contacto de todo el que tenga tu teléfono. Yo quiero tener a los contactos que YO QUIERO TENER. Es uno de los motivos por los que prefiero hangouts sobre whatsapp, telegram y cia.

  4.    Responder

    ME ENCANTA !! jajajajajajaja es como… ¡¡ YEAAH !! … en serio, para
    mantener conversaciones estúpidas, mejor un YO. Una burla brutal a las
    redes sociales y a la estupidez humana, más que ser estúpida, es el
    sarcasmo de la estupidez.

    1.    Responder

      Estupidez humana. Cierto. Totalmente.

      TU el primero.

      1.    Responder

        Chorlito, no te des por aludido…

  5.    Responder

    Nos estamos volviendo gilipollas del todo

  6.    Responder

    Ahora hay que hacer una que responda Qué ?

  7.    Responder

    fandroid spotted

  8.    Responder

    Conclusión: la estupidez vende y como los usuarios de apple son los más estúpidos, son el taget perfecto para estas tonterías.

    1.    Responder

      Escribes desde Apple no?

      1.    Responder

        NOPE. PC.

    2.    Responder

      También la encontrarás en la Google Play de tu Android, idiota.

      1.    Responder

        Limpia la baba que le cayó al iPhone.

    3.    Responder

      Ve a un psicólogo, aquí no vas a superar tus complejos

      1.    Responder

        A ti no te resultó.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR