Aún no están claras las implicaciones que puede tener para la industria de la denominada web 2.0 tras la demanda presentada por Viacom contra Youtube pidiendo mil millones de dólares por infringir los derechos de copyright, de momento lo único que está claro es que se verán las caras en un tribunal ya que ha Google ha decidido no negociar y verse las caras con Viacom ante los tribunales.

La batalla está prevista que se inicie el próximo 27 de Julio en New York, aunque la verdad es que de momento y buscando las argucias legales más favorables, los argumentos de Google no es que sean todo un alegato en defensa de los contenidos compartidos. Básicamente parece que su primera lí­nea de defensa es alegar que ellos retiran contenido bajo copyright tan pronto como tienen conocimiento de ello….y que por lo tanto Viacom no les puede exigir responsabilidades….un poco decepcionante para los defensores de un cambio de modelo de negocio en la industria de los contenidos.
[tags] Youtube, Google, Viacom[/tags]

  1. creo que va a ser divertido… y eso que soy accionista de GOOG. Las consecuencias del fallo traerán cola. Espero que no se me borre la sonrisa.

    Quizá lo más llamativo sea la “cachaza” con la que parece que se lo están tomando desde la parte demandada. ¿tendrán algún as en la manga?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…