GurusBlog

El mundo quiere en sus calles a los Yuccies

yuccies-compressor

Los hipster han dejado paso a los yuccies (Young Urban Creative). Es una generación que busca vivir de lo que le gusta y, en su gran mayoría, son jóvenes creativos, autónomos y emprendedores. Para ellos lo más importante mantener su propia identidad sobre todas las cosas.

Te tienes que plantear las siguientes preguntas para saber si eres un yuccies:

¿Eres más de Instagram que de otras redes sociales?
¿No te gustan los tatuajes y piercings?
¿Pasas de las barbas y los bigotes?

Entonces, con gran probabilidad, eres un yuccie.

Los jóvenes urbanos creativos son menores de 35 años y buscan desenvolverse en ambientes de trabajo poco tradicionales. Estos saben cómo mantener su estabilidad financiera y, por lo general, son empresarios creativos de pequeños negocios. La generación denominada de los ‘yuccie’ no quere trabajar en oficinas, es decir, en trabajos que no les entusiasmen. Ellos prefieren dedicarse a lo que más le gusta y tener sus propias empresas creativas o volver a oficios artesanales y manuales.

Por tanto, se puede decir que rescartar de los hipsters su capacidad de ser creativos y de los yuppies, la habilidad para generar dinero. Viven en ciudades cosmopolitas y se inclinan por los productos orgánicos y son fans de los huertos urbanos. Por tanto, tratan de recuperar la ciudad como un lugar donde vivir.

Por otra parte, los ‘yuccie’ son amantes de las redes sociales, pero una es la estrella para ellos, Instagram. No escuchan la radio porque siempre tienen música en streaming y no compran revistas porque todo está en Internet. Esta tribu urbana suele ir a los sitios en bicicleta para no contaminar y así ayudar al medio ambiente.

Los ‘yuccies’ son así:

• Motivación al máximo: perciben la oficina como la esclavitud y pedir vacaciones les parece tan absurdo como ver publicidad.
• No viven irónicamente: siguen la moda de forma instintiva y no les gusta la idea de los fashion victim.
• Tuvieron un blog: usan más el Instagram que Twitter, aunque dominan todas las redes sociales, excepto Snapchat, que piensan que eso es para jovenzuelos.
• Hacen deporte: pero en este caso no son runners aunque si les gusta correr.
• La música en streaming (Apple Music, Spotify): les encanta Netflix, libros y revistas en papel, y sólo tocan el periódico cuando van de visita.
• No pisan ni un banco: gestionan sus cuentas a través de internet y tiemblan ante la idea de pedir un préstamo. Viven sin lujos y gastan todo lo que pueden en ocio.

La afirmación del que “Los hipster han muerto de éxito” surgió en un artículo del medio digital Mashable. Donde indicaba que la crisis también ha tenido su papel en este grupo, ya que ha supuesto un reajuste de las expectativas de la gente respecto al salario y al crecimiento profesional.

Por tanto, ha llevado que en vez de alquilar oficina privadas, los yuccies prefieran espacios de co-working o galerías y cafés (pero sólo los que sirvan café y ensaladas orgánicas), ya que creen que este ambiente es mejor para el intercambio de ideas y el desarrollo de su potencial creativo. Viven en zonas de la ciudad donde el alquiler es barato y que puedan llenar su cuenta de Instagram con bicicletas de una sola velocidad apoyadas en las paredes llenas de grafitis y polígonos industriales abandonados.

Podemos identificar unas cuantas ciudades que en sus barrios y comunidades podamos encontrar yuccies. Seguramente podemos encontrar incubadoras, laboratorios de diseño, galerías, cafeterías,…

En Belgrado es una ciudad que ha tenido poca renovación. A pesar de que ha tiene un pasado bastante difícil, el futuro de la ciudad se ve brillante, convirtiéndose poco a poco en un destino de moda y puede atraer a muchos turistas. El distrito Savamala está en el centro de la ciudad donde existen diferentes espacios creativos.

En Copenhague se crean las tendencias en el norte de Europa. Por tanto, Copenhague es una de las mejores ciudades que quiere vivir cualquier yuccie. Los daneses les encanta la bicicleta, ya que el terreno de la ciudad es casi plano y es bueno para circular sobre dos ruedas, tomar café con leche orgánica en los sillones de cuero viejo, pasar horas ojeando las estanterías de librerías viejas y pasar la noche en galerías de arte local. El distrito de Vesterbro es un lugar perfecto para esto, tiene una mezcla inusual del aspecto tradicional del norte de Europa con el ritmo frenético de una ciudad moderna de la era digital.

Estocolmo es la capital de Suecia ha sido durante mucho tiempo sinónimo de cool , sobre todo, sus distritos de Östermalm y la zona de SoFo, al sur de Folkungagatan, donde se encuentra los lugares de reuniones más inconformistas de la ciudad. Aquí hay un ambiente de actividad creativo con nuevas empresas innovadores con jóvenes a su cargo. Los yuccies pueden ir al mercadillo de los domingos, o tratar de mantenerse al día con una noche en Trädgården, uno de los locales más populares de la ciudad que abre cada verano.

San Petersburgo ha sido durante mucho tiempo el lugar para ver las tendencias tradicionales y actuales, que se refleja en lugares emblemáticos de la ciudad, como impresionantes monumentos y edificios que se concentran en su centro histórico. Sin embargo, por las calles laterales y callejones que ahora se encuentra un número creciente de talleres y espacios creativos donde se concentra la generación más joven de talentos. El barrio de Nevsky Prospect está lleno de tiendas y boutiques, pero también es un gran lugar para ver a creativos.

En Londres las áreas que podemos ver la creatividad es Shoreditch y Brixton, pero los yuccies se están concentrando en Islingotn. Está zona se considera un sitio de mala muerte, aunque a día de hoy los jóvenes profesionales están prefiriendo los pisos de alquiler aunque sean una caja de zapatos. Está zona esta lleva de nuevos cafés de moda, discotecas y pubs.

En el Barrio de Gracia de Barcelona es el eje principal de inconformismo, pero los yuccies han comenzado a irse al Barrio de Sant Antoni. Una parte de la ciudad donde la modernidad y la tradición se han asentado de manera cómoda durante muchos años ya. Los jóvenes urbanitas han tomado el control y están abriendo espacios de creación y negocios. Disfrutan de la noche de ambiente creativo en la zona de los locales de copas.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

1 comentario

  1.    Responder

    Algo que no me gusta de la cultura hipster es la cantidad de tatuajes que estaban ingresando al estilo. SI bien es cierto, le da un toque único, a veces me parecia que era excesivo.

    Si los yuccies prefieren ir sin ellos, a mi parecer, excelente elección.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR