GurusBlog

Zinkia consigue el sí de los bonistas. ¿Y ahora qué?

zinkia

Este lunes 9 de diciembre se celebró la Asamblea de Obligacionistas de Zinkia en segunda convocatoria ya que la primera, celebrada hace un mes, no consiguió el quórum necesario para proceder a votar la refinanciación de los bonos planteada.

En esta ocasión no era necesario un determinado porcentaje de bonistas en la votación y se podría aprobar la refinanciación de los bonos emitidos en 2010 con un cupón anual del 9,75% con una mayoría absoluta de los asistentes. Finalmente, el porcentaje representado en este nueva asamblea fue del 53,44%.

La votación se realizó y se consiguió la mayoría absoluta necesaria para refinanciar dichos bonos. Con esta refinanciación, la amortización de los 2,24 millones de euros en bonos de la compañía se alarga dos años, hasta el 12 de noviembre de 2015, pasando el tipo de interés del 9,75% al 11% y con la posibilidad de recompra en noviembre de 2014. El cupón del 9,75% correspondiente a este mes de noviembre que todavía no se ha pagado, se ha comunicado que se procederá al pago del mismo en los próximos días.

Por lo tanto, Zinkia salva un punto importante para conseguir la más que necesaria estabilidad financiera. Recordemos que desde el pasado 31 de octubre la compañía está en preconcurso de acreedores tras no haber conseguido financiación a través de una emisión de 7,8 millones de euros en bonos que había abierto para superar las tensiones de liquidez que lleva arrastrando desde hace tiempo.

Ahora queda refinanciar la parte de la deuda financiera que tiene que los bancos, llegar también a acuerdos con los proveedores para responder ante ellos, etc. Es decir, todavía queda camino para decir que la compañía se ha estabilizado a nivel financiero y que en lo que tiene que centrar el 100% de sus esfuerzos es en hacer crecer los ingresos y beneficios.

Partiendo de la base que lo que voy a comentar es una opinión mía, que puede estar equivocada, pero que es lo que realmente pienso, desde hace tiempo soy optimista con mi inversión en Zinkia. También es cierto que desde este verano he comentado que la compañía necesita urgentemente financiación y que si no la encontraba podría ir a preconcurso o incluso a concurso de acreedores. Esto no significaría el fin de la compañía. Presentar preconcurso o concurso supone pasar por una etapa muy difícil pero que puede ayudar mucho al futuro de la compañía si se consigue salir con éxito. En esta etapa difícil estamos y lo lógico también es que la acción lo refleje con caídas importantes. Las dudas, los nervios y la incertidumbre hace que mucha gente no confíe en esta compañía y que vende casi a cualquier precio.

Por otro lado hay gente que dice que por qué no vendo y compro más abajo. Pues porque el tema de los “stop-loss” no me gustan por norma general. Lo que ocurre es que si compro a 1 euro y me pongo un stop-loss en 0,85€ (un 15% de caída), estoy casi convencido que luego no compraré a 0,50 euros como alguna gente me dice que haga. Y no creo que compre porque si he vendido algo a 0,85€ es porque creo que no vale más, no porque quiera aprovechar los movimientos de la bolsa, vender a 0,85€ para luego comprar a 0,50€. Esto aunque parezca fácil es hilar muy fino. Me dicen que es muy sencillo poniendo una orden automática y ya está. ¿Pero seguro que vas a poder comprar a 0,50€? ¿Si llega a 0,52€ y luego se dispara, volverías a comprar a 0,80€ o pensarás que es un movimiento especulativo sin fundamento? ¿O estás seguro de que realmente vas a poner esa orden de compra más abajo, a 0,51€ por ejemplo, y que no vas a tener miedo a verla todavía más abajo dada la situación y debilidad que presenta la empresa? En definitiva, si vendo a 0,85€ por ejemplo, yo creo que ya la inmensa mayoría no volvería a comprar. Es muy difícil anticiparse y adivinar cuándo una acción va a subir, hasta dónde puede caer y cuánto tiempo tardará en recuperar un determinado nivel. Por eso, los stop-loss no los utilizo y miro si de verdad confío en una inversión o no. Luego también es cierto que ponderaré más o menos una acciones que otras en mi cartera. En este caso, confío en Zinkia, creo que voy a tener unas plusvalías importantes, pero como sé que me puedo equivocar y que todavía la compañía tiene que demostrar mucho, la ponderación en mi cartera es bastante baja.

¿Y por qué soy optimista?

Mi primera compra de acciones fue en julio de 2012 a 0,72 euros y la segunda vez que compré fue este mes de mayo a 1 euro por acción. Siempre he sabido que la situación financiera de la compañía era delicada. Las tensiones de tesorería eran cada vez mayores y la necesidad de financiación era imperiosa. Por otro lado, estaba la marca Pocoyó. Una marca reconocida a nivel mundial y con unas audiencias impresionantes (a niveles de los grandes, Dora, Mickey, etc). Hablando con amigos o conocidos que viven en EEUU, en México o en Colombia, todos me han dicho que allí Pocoyó lo ven todos los niños. Por lo menos con los que he hablado y tienen hijos o tienen amigos con hijos pequeños, me confirman que Pocoyó está en todas las casas. Esto tiene un valor que a lo mejor todavía no se ha explotado bien. Pero conseguir esto no es nada fácil y hay que valorarlo. Por lo tanto, aquí ya no entra una valoración clásica de flujos de caja, de analizar la situación del balance, etc, aquí lo que entra es intentar conocer cuánto puede llegar a valer una marca como Pocoyó bien gestionada. Mi valoración es muy superior a lo que marcaba Zinkia este mes de julio a 1 euro por acción. La capitalización con la acción en 1 euro es de 24,46 millones de euros. Mi valoración de Zinkia la situó por lo menos en el entorno de los 2 euros a uno o dos años. Puede que veamos a Zinkia a 2 euros algo más tarde, en 3 ó 4 años, Sinceramente creo que la veremos antes, pero es que firmo más que duplicar mi inversión en Zinkia (mi precio medio de adquisición está en el entorno de 0,85€) en 4 años. Pero es que poniéndome en el peor de los casos, tengo descontado hasta que pueda perder el 100% dada la ponderación de mi cartera. Lo cual lo veo casi imposible pero nunca se sabe.

Por lo tanto, confío en Zinkia desde antes de entrar en preconcurso por un motivo fundamental y es la marca Pocoyó. Aún con el preconcurso o incluso si llegara a concurso de acreedores o todavía peor, si llegara a producirse una liquidación de la compañía, ¿cuánto valdría Pocoyó para una gran distribuidora? ¿O cuánto valdría Pocoyo para Disney por ejemplo? Es decir, si hubiera que vender los activos para pagar deudas y ver qué es lo que les queda a los accionistas, creo que como mínimo un euro por acción se puede sacar “fácilmente” de la venta de Pocoyó a una gran compañía de animación o comercializadora de marcas.

Bastante gente me criticó y me comentaba que no sabían cómo puedo estar positivo en una compañía como Zinkia. Pensaban incluso que podría tener algún interés distinto al de ser un simple inversor-accionista que confía en su inversión en una compañía. Me decían que la gestión era nefasta, que las deudas ahogarían a la compañía, que no saldrían adelante, y que cómo persisto y mantengo mi visión positiva hacia Zinkia contra viento y marea. Pues repito que creo que Zinkia será un buena inversión por debajo de un euro fundamentalmente por lo que puede llegar a valer Pocoyó como marca. He escrito varios análisis y varios artículos en los que me extiendo mucho más sobre por qué pienso esto.

Ahora, lo que le toca a Zinkia para poder seguir viendo el futuro de manera positiva es refinanciar toda la deuda que tiene además de los bonos que acaban de refinanciar. Necesita refinanciar unos 7 millones de euros más lo cual no será fácil pero creo que lo conseguirán. Una vez refinanciada toda la deuda, creo que sería necesaria una ampliación de capital. El presidente comentó en la Asamblea de Obligacionistas que no se planteaba una ampliación de capital. La verdad es que no sé por qué lo dice ya que dinero necesitan de manera urgente aún consiguiendo la refinanciación. Si lo dice será por algo. Y ese algo será algún contrato o algunos ingresos y cobros que tienen que estar al caer porque si no, para mí la ampliación de capital es más que necesaria.

Pero bueno, habrá que seguir la evolución de la compañía y las noticias que nos den.

La verdad es que veo la situación de Zinkia muy parecida a la que ha vivido Catenon justo este verano. Catenon estaba también en una delicada situación financiera, con unas tensiones de tesorería importantes y necesitaban además una restructuración interna importante. Realizó un ERE y llegó incluso a presentar preconcurso de acreedores. Una vez conseguida la refinanciación este verano, salieron del preconcurso y en estos días están con una ampliación de capital. Por el camino la acción sufrió muchísimo llegando a tocar a 0,27 euros por acción en el mes de junio cuando en abril llegó a tocar los 1,38 euros. Este lunes 9 de diciembre ha cerrado a 1,25 euros y las perspectivas de futuro, tanto a nivel de negocio como de estabilidad financiera, son muy positivas.

Con este ejemplo de fondo, creo que a Zinkia le pasará algo parecido. Insisto en que es mi opinión, que soy accionista de Zinkia, es decir que me juego mi dinero y que aquí cada uno debe valorar sus inversiones y entrar donde estimo oportuno y donde se sienta cómodo. No tengo ningún interés mayor a que mi inversión salga bien porque lo creo y lo comparto en este blog. Insisto en esto por varias críticas recibidas tras publicar varios posts durante la emisión de bonos de este mes de octubre. Muchos no entendieron mi visión positiva hacia Zinkia y pensaba mal sobre mi posición. Cada uno puede pensar lo que quiera, pero si invierto en Zinkia y mantengo mi posición, repito que es porque creo que vale bastante más de cómo cotiza hoy en bolsa e incluso bastante más del precio que pagué por mis acciones. Realmente, también es cierto que pensé que iba a ser difícil que la compañía entrara en preconcurso porque creía que conseguirían finalmente la financiación. Pero ya comenté que aunque el preconcurso retrasara la subida de la acción, creía que antes o después, y no me refiero a 15 años después, me refiero a uno o dos años, la acción reflejaría un precio bastante más elevado al de mi última compra de acciones a un euro.

Esto es la bolsa y hay que saber dónde nos movemos. Es decir, hay que saber que no siempre acertarás, que no siempre tendrás resultados a corto plazo, etc. Pero lo importante es confiar en tus inversiones independientemente del “ruido” o el sentimiento que haya hacia una determinada acción. Yo creo en la marca Pocoyó y en que vale mucho más de lo que dice la acción en bolsa. Es cuestión de esperar como digo uno o dos años, pero al final creo que la cotización lo reflejará. Si me equivocó, no pasará nada. Perderé lo que tenga que perder y asumido estará.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

2 comentarios

  1.    Responder

    Pues, con todos los respetos para el autor, me parece que el análisis es extraordinariamente superficial. En él sólo se argumenta a favor la existencia de una marca muy reconocida. En ningún caso se profundiza en la vigencia de los derechos a explotar, el envejecimiento del catálogo producido, la desaparición del equipo creativo que inventó Pocoyo (hoy en Vodka) y su sustitución, la estrategia de obtención de ingresos en los próximos años, el coste de nuevas producciones y cómo se van a financiar (aspecto clave donde los haya), los países y territorios donde la marca puede tener recorrido, etc… En definitiva, me parece que el autor, como tantas veces otros inversores, ha entrado en esta compañía porque los dibujitos están de moda, pero sin conocer el negocio ni el sector ni de lejos. ¿Sabe a lo que suena (y ojalá me equivoque)? Suena a intentar crear falsas expectativas sobre una compañía en la cuerda floja para ver si hay un calentón y colocamos las acciones que compramos por equivocación. Todo el mundo en este sector sabe ya lo que es Zinkia (lo que ha venido siendo desde hace mucho) y el poco futuro que le queda.

  2.    Responder

    Buen artículo, cientos de empresas que cotizan en bolsa cierran cada año, esta claro que la bolsa es riesgo, Zinkia ha dejado las cosas claras desde un momento por ello ha tenido un castigo en bolsa, otros en su momento como bankia engañaron a sus accionista y lo perdieron todo, aunque ahora con las nuevas acciones de bankia tienen cierto potencial. Zinkia debe dar el salto a la pequeña pantalla.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies